miércoles, 25 de mayo de 2011

SAGRADAS SENDAS QUE TODOS CONOCEMOS...


MEDIA ROTACIÓN Y UN SÓLO SUEÑO


Es rotación medida la que inicia tu voz,
cuando en tu tono bajo y amoroso
te despides de mi y te das la vuelta,
colocando tu espalda deliciosa
contra la mía seria, decadente,
con tu corto y difuso
buenas noches

Y si agregas querido en el inicio,
o al final, con un dejo soslayado
que mirando un segundo de mi lado,
se cuelga como niño irreverente
de la ventana abierta de un hospicio
y en mis ojos sin lastre lo haces mio
entonces el sagrado sacrificio
de otros días cansados se me olvida,
y sacando los recuerdos me germino,
a mi mismo entre tu carne me convierto
en el hereje mayor que te conmina
a pasar en las bocas miel divina,
toda la noche, sin horas, ni morfinas,
para quitar el dolor que no repara
y que queda metido entre las carnes,
para surgir de nuevo al otro día,
a las diez y catorce o a la una
cuando te duela allí entre las costillas,
o en la caída plena de las nalgas,
por llevarte de los llanos a las cimas
sin medir bien la hora de salida
y mucho menos la hora de llegada,
ampliando entre romeros y entre dalias
las ganas de querer y de quererme,
para que no más me digas buenas noches,
y repitas los gritos contenidos
después de mojar todas las sábanas,
a punta de sudor y semen vivo...

Nos dejamos llegar a la mañana,
alegres por tener el sueño entero
y empezamos mejor un día nuevo
diciéndonos mi amor,
este día mi sol
amanezco a tu lado
y como manda el canon,
me encontré tu deseo
y no he dormido...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

4 comentarios:

  1. En mar de lágrimas y suspiros he leido tu poema...Nada nunca tan bello te he leido...Quizá la madrugada...Quizá el sentimiento solitario de la poeta que busca palabras en las nubes negras y quietas hacen manar la sal de mis inquietas pupilas...Quizá es que hiciste un poema de insuperable belleza...

    ResponderEliminar
  2. Que felizmente ojeras puestas y nunca coincidí más con Cj, seguro que en la biblioteca de algún antiguo monasterio franciscano guardarían este poema en el estante de la buena vida, el buen amor y la mejor letra... amanecer con este poema provoca, amén de algunos suspiros y tiernos ardores, el deseo de que vuelva la noche para soñarlo intésamente o quedarse así de bien despierta...

    ResponderEliminar
  3. CJ Sand, que tus manos se adentran en mi propia alma y me rozan la piel, hasta dejarme tan alegre como un sauce llorón que ya no tiene motivo para dejar una lágrima tirada por allí, en cualquier sitio...Que estímulo me das para sentir lo que hago, para seguir haciendo esta tarea de seguir sintiendo...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por saberme de esta forma Europa, y por todos los otros lugares estamentales que ya conoces como mi propia vida...Besos, desde la hora mejor hasta la más divina....

    ResponderEliminar