martes, 17 de mayo de 2011

SENTIR, PENSAR...REGIR...


QUIÉN CRECE QUÉ...


Perdido gobierno de las ansias,
que la razón luciferina entierra,
hallo en vuestra ausencia aquel poder
que la niñez tuviera
y el demandado crecimiento
me ocultara,
en esa dura madurez
que día a día solivianto,
minuto a minuto 
de mi rostro oculto,
segundo a segundo
entierro sin virtud ni nudo...

Debo alcanzarte...
La inocencia febril 
largamente  corrompida,
grita en la puerta del siguiente latido,
no le des a la razón
más respuestas
si con ellas matas,
lo que pide ese niño
que hay por dentro,
y si otorgas más de lo que pide,
tenderás una trampa al universo
que ha sobrevivido
pese a todo,
allí verás tu rostro compungido
por matar por etapas a ese niño,
que cavila en tu interior 
cual forajido,
para elegir el camino correcto,
si no es el pensamiento su reducto
acaso lo sea el sentimiento,
y allí detrás el ceso te supera
y la ilusión del bien pensar te mistifica,
y sales a buscar a la ramera
que dio la vida al cagón
que te la quita,
pues será ya tarde 
que llega la respuesta,
que no puede habitar
en cuerpo de hombre
el saltimbanqui sentidor
que tiene por alma su quimera
y mil diamantes vivos
en su infantil cabeza...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

6 comentarios:

  1. Y quién dijo que no, si saben de sus saltos todas las estrellas, puede habitarlo y lo habita, solo cambió la voz, es para despistar... reitero bello, este poema pica!

    ResponderEliminar
  2. ...síntoma de que el dulce va por dentro, de que toda corteza de fruta es alimento pues sino pocos pájaros veríamos y del sentido brillo de los ojos que nos miran desde el alto firmamento, creo poco tendríamos, si del grito ronco que nos mueve ni un picor siquiera nos naciere... Gracias bella...

    ResponderEliminar
  3. Excelente!!
    sabes algo,?
    soy saxofonista , 13 años de pasión con este maravilloso instrumento.
    agradecido...saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno saberlo Alex, a ver si de esta senda nocturna alguna vez se ensaya un paso o una copla en secuencia o a dos voces, y tu saxofón suena al fondo, a ver que tal se oye una de esas fantásticas tonadas, tuya, mía, nuestra...

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, y ya habitual de ti, una obra maestra. Es todo un placer leerte, amigo. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Estás en tu casa, Mara...Pronto habrá una gran nevera y un novísimo chef, y agrandaré el menú, de forma que adquieras el hábito de cenar aquí e incluso buscarte un rincón para quedarte a dormir...

    ResponderEliminar