jueves, 19 de mayo de 2011

SOBRE LA MESA…


FULL DE ASES

arte-en-la-playa_1

Adheridos fatalmente a los objetos,
escondidos tras la falda larga y cálida
de las viejas costumbres,
fundidos a nuestros dioses de hojalata
que salen a pelear las guerras nuestras
con las armas diseñadas para otros,
que no muy bien partieron hace siglos,
de puertos cuyos nombres olvidamos
antier hizo seis años,
y todo porque el moho desabrido
nos hizo estornudar doscientas veces,
sobre el pañuelo rosa de un amigo,
que lo buscó anteayer antes de irse
para el juego de Moscas contra Pulgas,
que está muy por debajo de Delfines,
en las cuentas del bar, en las callejas,
mal nacidas apuestas de la noche
que ganaron sin ver a las del día,
el lunes aposté que ganaría…
Y el dios que me defiende
de los viejos azares y los nuevos,
me dijo en el oído pendenciero
que a todo le fuera y perdió el caballo viejo,
la estrella redimida no nació,
su luz tan fulgurante era mentira,
y en los mapas que habían prometido
mostrar la sucursal de un nuevo río,
si acaso un manantial pinta en azules
las brevísimas aguas que alcanzaren
para apagar la sed de mil jornadas,
ya  hechas de desiertos que llegaren,
apuesto a que si canto al firmamento
se estrella sobre el suelo en este instante
mal nacida mi suerte que no atina
en la cara me cae la saliva,
sí ofendido como hoy escupo al aire,
y luego autoridad sin estandarte,
con mi nombre en papeles azul grises
una multa pequeña o una grande,
me darán otra suerte,
por pintar en los muros groserías
y en las manos pondrán verde maleta
que me sirva de amigo y equipaje
para ser desplazado, ser goleta,
apostar a quedarme para irme,
a ganar la partida para darla
por perdida y donada,
otra vez sin que nadie
me obligara…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

4 comentarios:

  1. Que maravilla amigo mio!!! me gusta letra a letra pero esto me encantó!!....

    Y el dios que me defiende
    de los viejos azares y los nuevos,
    me dijo en el oído pendenciero
    que a todo le fuera y perdió el caballo viejo,
    la estrella redimida no nació,
    su luz tan fulgurante era mentira,

    ResponderEliminar
  2. Que hermosa tu visita mañanera, bella CJ...Eres como la aurora silenciosa mi mejor esperanza y bienvenida...Feliz jornada, gracias por venir!!!

    ResponderEliminar
  3. Así ocurre a veces mi querido poeta, y nadie nos obliga... como voluntaria siempre vengo y apuesto por tu letra al todo o nada, ya sea para tener que sujetar el firmento que encima mía se cayera o partir en dos el rostro para llorar con un ojo y sonreirte con el otro... sin tener más dios que me defienda ni saca donde guardar la ganada apuesta... porque siempre de tu lado gano... Este poema es soberbio, diferente, original, ENORME!!! TÚ MISMO!

    ResponderEliminar
  4. La ganada apuesta, Carmen...Un ancho río del cual no veo la orilla opuesta, su cauce aventajado no deja que le tema al agua, que baja furiosa por no ser respetada ni bebida en las otras fronteras, voy ciego y feliz...brincando por piedritas, y riendo porque si caigo,al menos reiré por hacer las cosas al revés y luego llevar todo a nuevas vidas, en la cara de retal de un nuevo verso...Gracias por yacer con estas letras Carmen...

    ResponderEliminar