martes, 28 de junio de 2011

ESOS QUE SON COMO NOSOTROS…


MEDIA BOTELLA

CALLEJERO

¿Que es eso que brilla blanquecino
tras del crecido vergel de tono malva,
esa forma cuadrada que ilumina
la hierba reticente bien crecida,
que moteada sin orden de silvestres flores
ha pasado del verde gentilicio
a tener por oficio cien colores?
Deseoso estoy yo,
de que sea botella acrisolada
de un vidrio diferente
que aun lleve en su interior
un poco del licor sobreviviente
que hace tiempo no prueba mi garganta,
los recuerdos inútiles no fallan
y aparecen sin mi en este instante,
he sido yo un señor y fui arrogante,
tengo un título o dos,
tuve casa y mujer y dos retoños,
pero más pudo un dios advenedizo,
se metió por mis venas y en mi juicio,
desbancando lo que había trabajado,
todo está allí tirado,
esperando a que junte algún valor,
un buen día señor,
pero hoy por lo pronto algo gané,
la botella tenía medio litro
más pobre el que olvidó medio tesoro,
con sólo haber gastado la mitad,
pero por hoy doy gracias al final,
que la espera es incierta y si no llega
el fundido valor para volver,
podré de esta manera rehacer
el camino del día hasta la plaza,
donde se que me espera
el almuerzo que sea en el menú
solamente a cambio del pedirlo,
lo otro que se espere,
lo primero es recuperar el juicio,
salud…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

7 comentarios:

  1. Pena grande del que lee o feliz olvido del que bebe, ambos engaños a un tiempo, cualquier asunto cotidiano queda por tu pluma bellamente expuesto como nada resuelve la botella... aunque a priori pareciera cierto...

    ResponderEliminar
  2. Como llegue o se marche no es lo básico, lo importante es que vive entre nosotros, son sus voces un canto aunque las calle...Gracias por advertir que por aquí hace falta, tu voz sabe a comida a la carta, a tejido de dios tu sabia estancia...

    ResponderEliminar
  3. Un buen catador de vinos, sostiene que el que bebe hasta embriagarse una vez y otra, hasta que por sus venas deja de correr la sangre, dejando paso al alcohol, camino a ser destilado por el hígado, no le gusta el buen vino, ni sabe diferenciarlo, el alcohol, es solo su refugio y bebería cualquier cosa, aunque fuese un frasco de agua colonia... He visto familias arruinadas en todos los sentidos, por ese mal. mi tierra que es una tierra de vinos, una cultura en realidad en torno a el, es muy común ver ese otro lado oscuro, del mal uso, de algo que debiera de ser un deleite....
    Tu poema, es un relato corto, profundo, dibujando el perfil exacto de un alma atrapada en su poca voluntad y una vida donde solo habitan fantasmas..... Un placer leerte, gracias... Besos

    ResponderEliminar
  4. De estos perdidos con ganas de aparecer hay miles en este planeta, mi padre solía decir "la esperanza siempre se pinta en la cara del vagabundo" Quizá mientras el vino ayude a llevar las penas será mas difícil superarlas. !sos un genio a la hora de retratar a tantos muertos del común..! !De esos habremos muchos por ahí...!
    Como siempre mi eterno agradecimiento por dejarme saciar la sed de mi intelecto en las aguas de tus letras José Ignacio...!

    ResponderEliminar
  5. De destilar se trata, las pequeñas historias son realmente almas que vagan, los deseos no logrados, las resacas que se quedaron atrapadas, los malos encuentros que construyeron en torno amargas jornadas sin ningún embrujo...Son los sinos gastados que se miran uno a uno en las letras de molde.. Gracias Antonia, por llegar, por entrar sin tocar en esta casa donde a veces viven fantasmas

    ResponderEliminar
  6. Estas sedes tenemos, Leonel...Poder pintar con el pincel a pleno, estos colores, estas ansias , estas caras, me deja ver entre recuerdos aquello que quedara mustio, donde no pude hallar algún sentido y ahora vago, junto a quienes vienen, buscándolo así sea partido, como se adhiere el musgo a viejos muros...Gracias Leonel, amigo, por pernoctar conmigo, en estas tareas de razones dar y lograr para las palabras algún bello abrigo...

    ResponderEliminar
  7. Siempre el muy temido instante donde lo tenido crece alas. Migistral

    ResponderEliminar