miércoles, 1 de junio de 2011

SIMIENTES PUEBLAN LA TIERRA…

EL PAGA DIARIO

usurero

El que suena los dedos, anular contra pulgar
en el adentro abyecto de su mano,
que no teme mirar al que le teme,
y ya nada le amilana ni humano ni divino ,
cada que abre su boca algo incomoda,
en su afán maloliente de atrapar,
beneficios que no le pueden dar,
quienes doblan rodilla con la boca,
y aceptan su dinero,
sobrevivientes sin lugar de asueto,
que entre falsas consignas por vivir,
van llegando al morir
más temprano que tarde
y sin decoro…

De su gris vestimenta cubre piel
el tapado león al que alimenta,
nunca escucha la voz de su conciencia
que sin cesar repite, prestamista,
revisa de tu alma ese bolsillo
que hace rato, hace días,
roto llevas…
Se te sale el vigor por ese nicho,
domas almas amigo y al final,
las vacías que dejas cobran duro
su causado malestar de ir sin futuro,
dejándote tan pobre o más que ellas,
cobrador de salvaje impositivo,
que no trae algún bien o presupuesto,
sino por el contrario maleficios,
de tu uña algo larga blancuscona,
ese resto de coca que ella esconde
anuncia para ti, porque eso existe,
sagrada corraleja en el infierno,
cuando entre la punta que te guarda
el que llega haciendo malacara,
quien franquea la puerta será hormiga
y acaso ante algún dios merezca horca,
pero no en los de aquí, no en los de ahora…
Cuando mira tu plexo prestamista,
te está viendo tan dueño de la caja,
él ya mide el cortejo que la siga
que bien cabe en los dedos de la mano,
y sobrándole dedos,
cómo resuenan vivas por librarse
de las deudas pendientes que tenían
esos acreedores sin justicia,
que ordeñaste hasta ver quedar sus ubres
desgastadas, vacías,
igual como se ven ahora tus ojos
abiertos sin mesura,
con el miedo llenando las venitas,
que pagaban ayer cualquier impuesto
para dejarte ver,
y al no poder pagar no vieron bien
el brillo del cuchillo que venía…
Descansa en paz, famélico de alma
agraviado por dios desde la cuna,
difunto y coronado  prestamista,
cuya única consigna fue robar
que en tu lápida haya estas palabras:
Recibió su jornal bien merecido,
el que supo reinar, rey de la usura...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

2 comentarios:

  1. Encontró la avaricia en el dinero su don supremo y en el usurero su escudero, para que corriera la muerte de papel llegado de papelas o cualquier otra sangre de inocentes muertos, y en justo final en tu poema le das muerte oportuna, soledad del viaje de la tumba al infierno... de tu fertilidad escribiendo me quisiera al igual que de tus besos.. otra genialidad Restrepo, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Y yo que con tu venia tuyo soy, que no soy usurero, que me doy, debo darte las gracias como ofrenda y dejaste mis besos empeñados en tu dichoso pecho, que del mío es ya una compraventa... Gracias reina!!!

    ResponderEliminar