sábado, 11 de junio de 2011

…y el ganador es…


CON UNO SÓLO

hipodromo-lingfield-park-

El cenicero rebosa de colillas
y el aire dentro brumoso testifica,
que nadie allí respeta el legalismo
recientemente impuesto que prescribe,
que en públicos lugares no se fuma,
más bien observan todos igual pose
todos la tele miran sin aliento,
ese embeleso pasa por las manos,
resbaloso el sudor 
les moja todo el cuerpo
igual que en cadavérica repulsa
que por pura inocencia sucediera
arterias levantándose en la frente,
diciendo entre la bulla que esto inunda,
a los nervios desatados que retuercen,
uno más que llega cae sólo
 este juego está hecho de peligro,
los visitantes se juegan la cabeza,
así como se escribe, como suena,
y en el hipódromo casi nadie sabe,
que casi todos están casi quebrados,
pero uno estará muerto en pocas horas
sino logra que su número corone
y se quede con la medalla victoriosa

Se llama Armando,
y es Blanco de apellido,
ya varias veces creyó ser forajido
y de los andurriales lo sacaron
por no ser suficiente su coraje,
ni su voz del apropiado temple,
para causar estragos sólo al verle…
Armando rebajó toda la apuesta,
y casi suplicó por un jornal,
pero eso fue peor,
siquiera dignidad debes mostrar
a la hora de entregar todo el honor,
buscando trabajar en lo peor
para ganarte el pan del malnacido…

Y ahora, mientras fuma como loco,
recuerda que en la escuela le decían,
no basta la lectura o buenas notas,
ni siquiera aplicarse hasta el cansancio,
se ha de contar con suerte en el momento
de encontrarse oportuna la secuencia
que puede revertir tantas carencias,
convirtiendo el esfuerzo poco en oro,
y ahora la memoria es inservible
los caballos se agolpan en carrera
por llegar de primeros a la meta
y en el asalto ocurre el trabazón
sobre charcos de lodo, hierba y agua,
y varios vuelan y caen, sin jinetes…

El narrador desdice enloquecido
y las cámaras buscan al que sale,
pero el momento es confuso
y Armando se retira sin aliento,
necesita algo de aire, un cigarrillo,
luego escucha que hay winner
y regresa…

En la calle ya tarde sin deseo
de estatuir los nuevos mandamientos,
Armando aun se pregunta que pasó,
sabiendo que otra vez huyó la suerte,
hoy se inicia otra semana de soñar,
con lograr acertar,
para tener el plante suficiente
que le deje fundar lo que desea:
El pequeño lugar donde haya cena,
en la madrugada desayuno,
y en el medio del día
un buen almuerzo,
para saber que si todo vuelve y falla,
tendrá puesta la mesa en ese sitio
para darse los tres golpes completos
y en las sillas tenderse,
a dormir una siesta de dos horas
que le deje salir fresco en la noche,
por si pasa la suerte
y le toca de cualquier modo
cogerle...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

9 comentarios:

  1. Un episodio tan bien narrado que se hace sola la reflexión y hasta se puede sentir el sudor en las manos de Armando. Costumbre vieja ir a buscar la suerte donde menos nos está esperando, me ha fascinado esta historia y tu talento para contarla tanto, que entiendo afortunado cualquier momento de entrar por este bar a tomar un trago... felicidades mi querido Restrepo, la calidad es algo que en tu mano, sólo va en aumento...!!!

    ResponderEliminar
  2. Fascinante amigo,se siente ese sudor en las manos y en el alma los gritos de silencios de impotencia,me suena a bohemia y a saxo,toda tu morada me envuelve en este cálido encuentro de tertulia y recuerdo.Gracias

    ResponderEliminar
  3. Aún no se si fue verso, fantasía, espanto, embrujo lo que he leído. Me he alimentado contigo, de este pan enmohecido, de esta angustia lacerante que recorre los caminos de los que viven por instantes...fue una experiencia dramática, como suele serlo contigo, pero te aplaudo la fuerza de recorrerte y recorrernos por precipicios y paisajes. Un aplauso.

    ResponderEliminar
  4. Inveterado hábito (ludopatìa) de ociocidad, pasión u obligación, sometidos a probabilidades de remotos aciertos justificando un estrés, un desencanto, o una ansiedad para subvertir las esperanzas en el albur y se reciclen los desengaños en el desatinado azar. Profundo poema de connotaciones psico-sociales donde descarnas un gusto empedernido por los juegos. Gracias Josè. Felicitaciones sinceras.

    ResponderEliminar
  5. Y si este bar se cerrara, si ni siquiera las ventanas conservasen ese secreto amoroso de ante tus grandes ojos abrirse todas, sabes que cerrándolos y recordando todo, en el sonido sin diezmo de ese saxo, retornará mi voz...Amorosa visita, mi Europa...gracias por llegar y por tus prístinos deseos...

    ResponderEliminar
  6. La misma vida de la que soy observador estudioso me lanza una y otra vez, con avara prestancia, a dejarme envolver por esas situaciones que nos llevan más allá, sin que podamos detenernos, aun viendo el peligro de quedar atrapados para siempre...si Mayte, lo fascinante es que es tan cotidiano, como tomar le café o llamar a un amigo...Y cualquiera podría perderse con solo estar en el lugar y momento, que no se hizo para él vivirlo...Gracias por venir, como siempre un placer recibirte en este humano escenario amiga mía...

    ResponderEliminar
  7. Que el drama siga Mardy, yo trataré de traerlo a este hogar en el humano tono que nos deje , extraer algo de él, un poco cada vez, de forma que crezcamos con la voz deseada del silencio...que mora aquí antes incluso de yo haber llegado ...Abrazos y gracias por llegar, amiga...

    ResponderEliminar
  8. En todo jugador mora el ardor, de saberse superior a cualquier evento, cualquier momento doloroso, hay una mística que le hace soñar con lo peor incluso mayor tiempo del que se aspira un ganador, un héroe...Vicio, sin voluntad, un desahogo, una salida para no encontrar la fe del trabajo diario que nos alcanza a las metas paso a paso...En todo caso Fabius, eres ya de esta casa y testigo serás de los que lleguen,,,hasta que sólo te sorprenda, no saber bien dónde es la realidad, si aquí dentro del bar o en esa otra calle que llamamos vida...Agradecido por tu visita sentida, amigo...

    ResponderEliminar
  9. Sin ser llamada......... la encontré..... donde Castel!!!! ja, toc, toc, permiso!!! pero cuando la leí quedé así..... perpleja de como escribes poeta, haces una descripción de un mundo triste, cruel, donde el deseo de ganar dinero sin mayor esfuerzo que la apuesta lleva a éstos Seres enfermos a perder su dignidad por entero, sin importar incluso perder familia, es tanto lo que necesitan de la apuesta que se lanzan hacerlo aún sabiendo la construcción de la destrucción que van haciendo a sus vidas y de quienes los rodean ..... así.... minuto a minuto de sus tristes e indignas vidas. Sencillamente sublime es como haces el relato, in crescendo sin omitir verdad alguna. Dejo mi admiración por siempre!!! un besito!!!

    ResponderEliminar