jueves, 7 de julio de 2011

EL AMOR ESTÁ EN TODAS PARTES…


ELLOS TRES


Recto a la cara en el duro mentón,
el puño ya sangrado le corona
y el sereno equilibrio se trastorna,
porque van con este como tres…
La pelea transcurre en simultáneo
con la vida que en el bar paciente sigue,
salieron de su ambiente con premura
a resolver aquel pequeño asunto,
llamado por los dos amada Rosa,
y aun no solucionan rencorosos
tras de veinte puños dados
y cuatro verónicas caídas …
Los dos se llaman Luis, los dos la aman,
es decir han dormido con su cuerpo,
probaron de su miel y el bello sexo,
y ahora ya no pueden olvidarla,
han debido buscar en esta hombría
la respuesta lograda y decidida,
a que sea el que venza la contienda
quien se quede con lo que ella significa…

De repente,
los dos sangrados rostros
se detienen en mitad de la querella,
algo de luz penetra aquella calle
hecha penumbra en tan mala hora,
una mujer observa a los dos hombres
que ya peleados sólo cargan la fatiga
de no haber encontrado soluciones
a asunto tan tribal y primitivo…
- No peleéis, así nada se arregla,
por veinte años mis padres practicaron,
y hoy las cosas están peor que antes,
no creo que yo quiera más o menos
al que quede tendido o al que gane,
es mejor que paréis y nos sentemos,
a platicar con orden y concierto,
como ha debido ser desde un principio…-

En la calleja oscura y silenciosa
esos tres amorosos se sentaron,
los perdidos peleadores la miraban,
ella apenas les tomaba de la mano,
y lento les explicaba que el asunto
se salió de las manos y ahora toca
resolverlo con luces y sin puños…
Las siluetas se alejan lentamente,
con un poco de sangre los dolientes
dejan ver que fue insana la pelea,
mientras ella les ama por igual…
Ambos Luises se toman de las manos
separados por la Rosa que los ama,
es seguro que hoy conversen mucho
y mañana por turno les atienda
 o los convenza de hacerlo todo juntos...

El dolido y agrandado corazón
acaso entonces halle algún descanso
con cariño del bueno como reza
la canción de otros dos que antes cantaron
cuando de la misma mujer se enamoraron…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

11 comentarios:

  1. Jose Ignacio querido, ya sabes que siempre trato de ser lo mas elocuente y serio posible en mis comentarios y mas cuando de tu bello blog se trata... Pero esta vez (se de tu indulgencia) tengo que decirlo porque no seria honesto no hacer esto... jajajajajajaja no me imagino envuelto en tan álgido y beligerante debate por una mujer amada.. Queda en mi la siempre moraleja que me dejan tus bellas narrativas, pero esta ves es la importancia de afrontar los problemas en caballerosa forma... me has hecho divertir jajajajaja mi abrazo fraterno siempre maestro y amigo ......

    ResponderEliminar
  2. Me sacaste del forro una sonrisa, aunque a la segunda linea ya advertí que reías sincero entre mi juego...Estos días Leonel son nuevos días, los hombres y mujeres son distintos, diversos derroteros para los mismos asuntos o sofismas...gracias por llegar de esta manera tuya, querido amigo, y por el gracejo y tu risa nuevamente un abrazo lisonjero...

    ResponderEliminar
  3. Que decirte mi Restrepo, hoy seré una irreverente ante tu poesía...

    Que siempre Divina es:

    Pero prefiero que me hagan la guerra en la cama
    y el amor en la cena ..........

    Mil besos mi Restrepo

    ResponderEliminar
  4. Milord, esta historia me recuerda que he pasado muchos años luchando contra el machismo..¿Desde cuando una mujer sigue siendo un premio para el vencedor de una lucha? ¿Regresamos a las épocas de los duelos, donde las mujeres eran meras prendas de ganador? Por supuesto que escrito por ti, Milord, dudo que ese sea el sentido, aunque es lo que queda a mi entender, si bien le das la posibilidad a la pobre muchacha del posterior diálogo para hacer entrar en razón al uno o al otro...no se si darte las gracias o un soplamocos por travieso.

    ResponderEliminar
  5. Que no es irreverencia mi pequeña, mi bella Abigail, más bien perdona no poder repetirte más de cerca, que gana quien la corte puede hacerte y también lo hace quien puede comandarte, con un deseo vivo que se vuelva canto, en la cama o en la cena...El lugar donde hagamos el amor siempre es sublime, si lo hacemos de verdad, ante los ojos de todos aunque estemos privadamente aparte...Por venir gracias Abi...

    ResponderEliminar
  6. Es la Rosa una fuerte deidad, primorosa en soledad que añora, no ver a sus amigos enfrentados, ni siquiera por ella, no es el galardón de su querella, los dos Luises egoístas la desean, y nada pueden ver sino justo en el instante en que ella llega...Es al revés, mi Mabel, ella comienza ese círculo y lo cierra, es la muralla y el lazo que la asciende, es la ventana y también el firmamento, es el vino y acaso su fermento...Una moderna razón mujer centrada, ellos son de ella un incensario, se dignifican después de mal luchar, cuando descubren por ella el verbo amar...Tu fidelidad me causa gran afecto, Mabel querida, hogar es siempre este sitio para tu bello verbo..

    ResponderEliminar
  7. Un comentario no puede resumir lo que ha quedado...esta historia se cuenta, y se re lee por todos los continentes, sin distinción entre heteros o congéneres...a veces hay un mal tercio, o uno necesario, indispensable para sacarnos de la modorra y el mal hábito; puedo decir que lo he disfrutado del principio al termino, que no es mal ser mesurado para llegar a un buen termino. Donde hay consenso no hay dolo! Supongo...un beso!

    ResponderEliminar
  8. Tienes ese buen hábito de hablar esas verdades distintas de la manera que cualquiera las exima de su cuota natural de indecisión y duda...Que bien se siente que alguien haga de la historia un bien atemporal y cierto, que posee entre sus dones el servir de anecdotario o luminaria ,para cualquiera que lo tome , incluso en su sentido algo anticuado de parecer mostrar a la mujer como premio...Gracias divina Mardy, por allegarte a este alero de algún centro mío, donde igual llueve mientras los rayos del sol parten el cuero...

    ResponderEliminar
  9. Una diapositiva inmensa, perfectamente descrita, con toda su realidad y crudeza, tan posible como cierta, caso tan antiguo y tan vigente al mismo tiempo, resuelta con tu magistral toque de utopía por tu alma generosa y bella... cuánto de bueno no habría en el mundo si todos lo miraran tras tu prisma.. gracias por hacer posibles tan bellos que arrojan siempre luz donde solo lo oscuro se hizo, una vez más como siempre, enhorabuena...

    ResponderEliminar
  10. Tu eres el borde dorado de mi frente ... cuando de tu voz escucho decidida, la palabra siempre....Siempre, eres el borde dorado de mi voz cuando entre silencio creo percibir tu amado aliento...Eres el puente, el río, una noticia cierta de que no habrá nunca fin el perlado universo de tu sino, reverente al mío...gracias bella..!!

    ResponderEliminar
  11. En alocados amores, se trastocan las razones y más, cuando son dos o más pretendientes, queriendo consolidar a la inocente o pícara pretendida. A veces, el incontrolable instinto codificado que llevamos las especies machos, tienen supremacía ante la razonada caballerosidad. Eran otras épocas en donde existía hasta el DERECHO DE PERNADA, como privilegio de ciertos machos feudales. Por fortuna hoy son otros tiempos y las mujeres tienen el privilegio de escoger o quedarse no con el más macho, sino con el que más le convenga o simplemente el que más le guste asi sea el más débil. Son gustos o Caprichos. Bien encauzado y bien perfilado tu Poema. Gracias José. Abrazos por siempre.

    ResponderEliminar