martes, 4 de octubre de 2011

ESTAMPAS QUE CREO VER / Poesía de José I. Restrepo

MISIVA


Me habría gustado ser el frío entre tu pecho
cuando dejáramos caer la ropa,
habría sabido ser buen compañero
para ese sentimiento cruel y temerario,
de abandonar territorio conocido
por llegar arropada de vacíos,
hacia perdidos islotes,
en medio de silencios llanos,
mares de oscuro color
que están lejos y cerca al mismo tiempo,
te abaten y luego te levantan,
me habría gustado ser protagonista
de tu epístola recia,
ser gobernado por ansias sin frontera,
sin espera ni puerto,
mientras todo lo mío
se debate en la piel de tu boca
que carece en absoluto de saliva,
y apenas si se alcanza,
a esa prisa que llevas en las piernas,
por llegar acostada a todas partes

Me habría sido fácil,
te lo juro,
pernoctar a la vera de ávidas razones 
bautizadas sin nombre y sin amor,
con inocentes y mórbidas estampas,
poblar frecuentemente de sabores
tu boca adolescente y desalmada,
y en tus ojos colocar cien direcciones
carentes por completo de recuerdo,
saber que quieres ir a visitarlas,
cada vez que me miras y te veo,
cada vez que te rozo y te poseo,
incluso con la voz de mi recuerdo

Me habría sido fácil,
regalado,
ser ese eco en el murmullo de tus labios,
entre voces de negada repitencia
y sempiterna presencia,
que no deseas ya,
que no te agradan,
ecos de reverente fondo
y mensajes lentamente acrisolados,
habitantes de mi extraño corazón,
que ahora late con fuerza,
y que ansía la calma sí no te halla,
como anciano que persigue algún recuerdo,
y por no encontrarlo,
lentamente cierra los ojos,
y dormita sobre el brazo de la silla

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario