miércoles, 28 de diciembre de 2011

DESDE EL OTRO SEGUNDO, EL SIGUIENTE…/ Poesía de José Ignacio Restrepo

 2012

pendulo

Si hemos hablado del tiempo inexistente,
de que su rúbrica tiene nuestra letra
cuando su paso desabrido incoherente,
ninguna condición opone al nuestro,
entonces a que viene colindarlo
con calendarios, con fiestas, con sermones
a cada hora o minuto darle apuro,
que de simples religiones nos designan
en sus presagios el paso de su gloria,
que nada tiene que ver con lo que digan
que ya por eso es glorioso su destino…

Pienso en la mano firme que se tiende
nombrando con genuina disonancia
el pronto arribo de las  jornadas nuevas
bautizadas con el nuevo año que llega,
pienso en las numeradas contingencias
que traen fecha, traen hora y responsables,
y no puedo entender de modo amable
nuestra disposición a esta estructura,
para nombrar la historia no hacen falta
todos los días cual  soldados puestos,
uno tras otro formados en la fila,
los preferidos con derecho a la memoria,
los demás puestos allí para el olvido
que irreductible llega como mazo,
a destrozar aquello que merezca
ser dejado sin número ni plazo,
en los corpiños secos de la mente,
donde perennes hacen de ilusiones
lo que a malas acciones quedó atado
aquello sin hacer o hecho con dolo,
negado a revisiones y perplejo,
que ni acaso en el lente refractario
del más viejo catalejo santo,
pudiera revestirse de ese premio
que consiste en recordarse entero
lo que no sucedió de modo inolvidable
o aquello que pasó por nuestra vida,
tranzado en el celado escepticismo,
que nos dice al oído con premura,
nunca va suceder querido amigo
es un sueño o solo una locura…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. Las jornadas de revisión pueden ser tediosas, incluso falaces en ocasiones, pero siempre parece oportuno ese momento, a pronto de acabar un año extraño o de comenzar uno nuevo lleno de promesas, pero a fin de cuentas, lo importante es estar vivo para hacer recuento, los muertos no se atarean en esto. (Me gusta la nueva imagen del blog, abrazos)

    ResponderEliminar
  2. De esa vivencia pródiga que siento, agradecido por sentir latiendo el pecho, te toca a ti también amiga mía, su pedazo de tedio bajo el azul del cielo que también nos nombra...Agradecido por ver tu paso en este sitio... Abrazos Carmen..

    ResponderEliminar