viernes, 2 de diciembre de 2011

MISIONERO SIN DESCANSO / Poesía de José Ignacio Restrepo



DESDE ESTE PÚLPITO...




Desleíste con tu querida llegada
ese témpano que tenía claro
sería para siempre si pugnaba...
porque esto que soy yo no se parece
a lo que era ayer,
hace quince años,
cuando aun no sabía que existías,
antes de ser tu par y entre milagros
llegar a conocerte...
Fue llana coincidencia, serendipia,
fui a cumplir un trabajo, no a buscarte,
y entre mi mente veo de colores
todos esos momentos adorados,
que nos estaban prescritos, prometidos,
pues esto tiene la vida muchas veces
piezas de sal mientras los bordes se azucaran,
para que nunca te quejes,
para que el dolor de vivir
no sea nada...

Cual bendita lección yo la repito
en estas cortas letras vespertinas,
en donde bien pintadas dejo todas
tus sonrisas regaladas desde antes ,
para darle al amor vindicaciones
que acaso todos tengan por queridas
pero entren devenires y problemas,
olvidan que poseen ya tesoros
y los dejan tirados en lugares
que no pueden acaso recordar
ni siquiera nombrar luego por decoro..

Estaciones de metro, merenderos,
algún mercado, otros domicilios,
iglesias sin ministro, la oficina,
fronteras de algún fatídico resquicio
donde no hallamos eso que buscamos,
tendereros de sueños desgastados
con el cuello de rimmel bien pintado,
como llegó allí, no lo sabemos,
porque esa noche falta en la memoria
realmente no éramos, fue gloria,
cualquier cosa dirás por defenderte
tu conducta de ayer hoy es un peso
y el presente si hace contrapeso
debe callar, sangrar, ir olvidando...

Yo tengo la mordaza por recuerdo,
y me sirves de atuendo si desnudo
hablo el tema del amor con firme mano,
para darles vigor a quienes vienen
ante un púlpito de flores convenido
como adviento llegamos hermanados
desde siempre mirando
en las acciones
que nos hacen felices
o nos vuelven sin fe desventurados,
a ella que me dio lo que buscaba
que no era lo que yo diario pedía,
en silencio despedía a mi osadía,
me dijo un largo tiempo con su gracia
no, no te lo doy, aun...no te conozco
y entre sonrisas, baile y menesteres
me hizo su pastor entre alabanzas...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 

Copyright ©

2 comentarios:

  1. Es el amor el que te busca a ti, nunca tú a él, y es también el que decide en que corazón asentarse... Decide igualmente si se queda o se va, y si se queda, por cuánto tiempo lo hace: por un tiempo puntual, por una temporada o para toda la vida... Pero si decide irse, nada puede hacer por evitarlo... Porque contra la fuerza del amor no hay otra fuerza que valga...

    ¡Sí, Jose Ignacio! Aun con sus penas las dolorosas heridas que puede causar a nuestro corazón, prefiero amar y haber perdido, que nunca haber amado...Hermosos versos. Gracias Poeta.

    ResponderEliminar
  2. Tu luz puesta en las palabras de tu casa, balcón de navidad, quieta esperanza...Elevada virtud hallo en este corolario monasterio, en que todo lo dicho se refunda cada que habló el poeta o fue la vida...Gracias tengas por venir, este sitio de coses y caballos añora la vida útil de otros meses, aunque bendice el silencio que le traes cubierto de sabia bondad, querida Claudia María, abrazos...

    ResponderEliminar