martes, 28 de junio de 2011

ESOS QUE SON COMO NOSOTROS…


MEDIA BOTELLA

CALLEJERO

¿Que es eso que brilla blanquecino
tras del crecido vergel de tono malva,
esa forma cuadrada que ilumina
la hierba reticente bien crecida,
que moteada sin orden de silvestres flores
ha pasado del verde gentilicio
a tener por oficio cien colores?
Deseoso estoy yo,
de que sea botella acrisolada
de un vidrio diferente
que aun lleve en su interior
un poco del licor sobreviviente
que hace tiempo no prueba mi garganta,
los recuerdos inútiles no fallan
y aparecen sin mi en este instante,
he sido yo un señor y fui arrogante,
tengo un título o dos,
tuve casa y mujer y dos retoños,
pero más pudo un dios advenedizo,
se metió por mis venas y en mi juicio,
desbancando lo que había trabajado,
todo está allí tirado,
esperando a que junte algún valor,
un buen día señor,
pero hoy por lo pronto algo gané,
la botella tenía medio litro
más pobre el que olvidó medio tesoro,
con sólo haber gastado la mitad,
pero por hoy doy gracias al final,
que la espera es incierta y si no llega
el fundido valor para volver,
podré de esta manera rehacer
el camino del día hasta la plaza,
donde se que me espera
el almuerzo que sea en el menú
solamente a cambio del pedirlo,
lo otro que se espere,
lo primero es recuperar el juicio,
salud…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

domingo, 26 de junio de 2011

CON LOS NUEVOS TIEMPOS…


SCRIPTO NOVUS

Que vida tiene esta magnífica pintura,
de cuyo dueño al pasar sabemos poco,
le sobra pelo o está calvo casi todo,
rapado el pubis es común en las mujeres
quitarse el vello del todo como niñas
manda la moda quizá pase mañana
o es aspaviento sin pregunta obvia
yo no se nada, acaso es paranoia…
La perla negra, Popeye, Quasimodo,
gatos y anclas en tamaños diferentes,
de rojos claros, amarillos o celestes
violetas frescos que parecen vivos,
se ven las olas saliendo por la espalda
o el puño del fantasma en los nudillos,
las quinceañeras se pintan ese nombre
de quien les dio reputación de hembras,
el “para siempre” no falta, a veces sobra,
entonces va un "hasta nunca" reteñido
en letra negra o rara japonesa,
si quieren ellas saber lo que él ignora…
Bellos tatuajes dolores de cabeza,
para los padres de sagrada doctrina
que era el cuerpo santuario del espíritu
y conservarlo sin marca era preciso,
son del infierno recitan entre llanto,
no puede tanto haber cambiado el tiempo,
el cuero mientras aguanta ya con otro,
y hay ya placer en el dolor sumado,
por maquillar al cuerpo para siempre,
y suertes quedan de romper la regla ,
la aguja es nueva, me hicieron dos por uno,
regreso ahora a mi casa cojeando,
arde mi nalga y casi grita el brazo,
serán mis padres el  idílico auditorio
para mirar desde mañana y siempre
mis dos tatuajes en tricolor mostrario,
que no saldrán con mi viejo escapulario,
ni con la cruz de oro que va al cuello,
por eso cambiaré
os lo prometo…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

sábado, 25 de junio de 2011

y, sí los hemos sentido…Los hemos sufrido…


TERCER CONSEJO

celos-2

Sintagma volador, grito de celos,
quien cree poseer se marcha a veces
con menos de lo mucho que tenía,
por pensar confiscar la vida misma
de aquello que sin medida adoraba,
es del amor derecho el defenderse
de todo lo que abata su existencia,
los celos son veneno aunque cadencia
les sobra cuando bailan, cuando cantan,
unidos como están los que se aman
muy tarde advierten que estos mercenarios,
no viven para dar sino al contrario,
la libertad completa es imposible
pero negarse a verla es algo triste,
y no proponen paz sino discordia…
Que se ama a voluntad y no obligado
en la meta de aquellos que se afectan
por el amor a diario siempre existe,
ese querer apropiarse de algo más
de aquello que en justicia pertenece…
Son los celos malvados consejeros
ni siquiera por error traen consuelo,
he de darte noticia de todos esto,
aunque se que ya nada desconoces,
no olvides que bien ama el buen amante,
que es libre, llega e igual puede marcharse,
no existe sentimiento encadenado,
ni olvido prematuro…Todo es dado…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

viernes, 24 de junio de 2011

PALABRAS QUE VAN CALLADAS…/ Poesía de José Ignacio Restrepo


CUÉNTAME MÁS

08_adriana_tono

Montado en un secreto dizque ajeno,
que me luce simplemente como farsa,
desde que bien lo supe lo sospecho,
que no es un tul guardado
envolviendo un pescado
sino el rayo de sol de un jueves santo
que fingió ser reflejo para irse,
y debió recogerse en un baúl,
que luego al ser cerrado por su dueño
dejó adentro a ese brillo tan perfecto,
convirtiéndose en verdad no bien contada
que espera su jornada individual
para ser de verdad cosa pasada
cuando todos lo sepan,
cuando sean las risas de las bellas,
balance para los llantos de las otras,
que no pueden creer tal vanagloria,
resentida por ser y por no ser,
los extremos y el medio de una historia…

Y por pura experiencia se que ajeno
es todo lo del otro que no es nuestro,
lo que ha sido comprado con dinero,
que de nuestro bolsillo no ha salido,
lo que a secreto unido puede ser
tantas cosas que incluso nada digo,
no sea que entre hablar e ir callando,
por nada precisar quede follando
sin mujer, sin camastro, sin deseo,
como dicen por ahí del tiesto afuera
meando sin tener la vista plena,
y errar la dirección es comprobarlo,
que quien habla de más de sus secretos,
termina definiendo lo velado
cual si fuera expresión de lo sabido,
lo tenido, vivido, y lo heredado…
Ven con otro secreto y me dedicas
una nueva sonrisa entre tus dientes,
para hacerte un adiós con mi sonrisa
y llevarme tu risa hasta la muerte…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

jueves, 23 de junio de 2011

Y NO SUPIMOS SU NOMBRE…


UN FAN INESPERADO

storm_by_sweethearthewolf66

Ha cesado el concierto solitario…
El negro Ajax encargado de tocar
el milagro que nutre por su hacer de teclas
y su esfuerzo de pecho que en sus ojos salta,
fehaciente sosiego que interpreta todo,
sentimientos, quimeras, dolores, desahogos,
recibe por aval en esta noche tormentosa
el permiso raro de poner cualquier cosa,
primero que el trabajo que por mes le paga
la renta, el gas, la vida, el alimento,
nadie vino y es tarde,
mejor decir temprano,
al dar la vuelta ve sentado a ese otro hermano
que vino con la fe de oírlo y conocerlo,
sin saber que este clima sobrehumano
echaría a perder el solo e´saxo,
dilatando su astral conocimiento,
para otra noctámbula visita,
que no es hoy ya lo ve,
cuando Ajax remirándole le dice,
con la boca cerrada y sonriendo,
como se habla a los perros
en todas las ciudades de este mundo,
“no fue hoy mi querido estás de malas,
te has mojado tu pelo por venir,
justo hoy que llovía no hay función,
te daré en justo cambio una ración,
que la intención invicta permanezca
y así puedas volver en otro día,
para ver a este negro interpretando
la voz inmaculada ´el corazón
que hoy tantos se perdieron,
por no mojarse el cuerpo igual que vos…
Ajax dejó al pastor allí perplejo,
y fue hasta la nevera y le sacó
la ración de comida que dejó,
por no haber actuado,
la puso sobre el plato y la dejó
en frente de su fan inesperado,
y se sentó a oír esa canción,
que le trajo la noche siniestrada,
con su boca cerrada, respetuosa,
eso tiene este bar almibarado
en la noche peor viene el milagro
disfrazado como un hambriento perro
que acaba de comer y se ha marchado…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

miércoles, 22 de junio de 2011

TENER FRÍO EN PRIMAVERA…


DEFINICIÓN NO PEDIDA

lecho vacío

Suelo evitar la compañía rota,
no entenderás muy bien de que te hablo
y tengo tiempo y ganas de explicarlo…
Por compañía rota se define
aquella que regresa de algo muerto,
un cariño, un trabajo, un manifiesto,
cuya causa perdida va de luto
y no puede verter mas que derrotas,
silencios demacrados desde dentro,
allí donde nacemos las palabras
cuando crece la vida y por nombrarla,
debe hablarse sin más,
porque mandan las cosas bien hacerlo…
Por quebrada amistad debe entenderse
aquella relación nacida muerta,
cuya vil intención es retomarse
donde mal se quedó medio trazado
en aquel gran moderato sin vigor
que dejó al corazón templado en trance,
y entonces no hay verdad en tal mentira,
es volver a empezar como si nuevo
fuera el nombre adosado a la rutina…
Me tienes que creer amigo caro,
no te digo esta nueva sin motivo,
que ya pasé por ahí y no hay camino
que te pueda llevar a un buen amor,
no hay calor ni verdad cuando tu eliges
en rota compañía un bello sueño,
todo mustio será, oropel vano,
volverás a sembrar terreno ajeno
esperando que al tiempo de su fruto,
para luego insaciado confirmar,
que no era ese tu lugar,
cuando sea el silencio compañía
y desértico amanezca el corazón
que en su día cantara enamorado,
pretendiendo juntar lo que la vida
rompiera en un alarde sin motivo,
porque de esas mieles sin sentido
están llenos las horas de los días,
las semanas, los meses y los años…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

lunes, 20 de junio de 2011

MANDAMIENTOS Y ESTATUTOS…


VEINTITRÉS PUNTOS

dias7

No todo está perdido se resuelve,
cuando como solemos decir por estas tierras,
caemos en la cuenta que por hoy
aunque sea el problema gigantesco,
palpita el corazón en la cabeza,
mana sangre por la herida recibida,
fue una horrible pelea, menos mal acabó,
¿o no ha acabado?

Cuento horas después de que cosido
el cuero del cerebro antes cortado,
por la voz contundente y el martillo,
con el cual respondieron dos muchachos
que heridos en su fuero respondieron,
de muy mala manera y con violencia,
sólo les dije que debían respetar
a la muchacha que riendo vapuleaban,
luego ella volteó groseramente
y me imprecó llamándome metido,
no podía creerlo, desatino,
yo trataba por su bien de defenderla,
y ella insultante les dio razón fundada,
para que ellos me dieran en la cara,
o en la cabeza, el órgano más grande,
donde no puedo hallar una respuesta,
para este evento genial, veintitrés puntos,
sangre por toda la maldita cara
un ojo amoratado, robado el amor propio
y la confianza en el mundo descuadrada,
por vil sentirme en defensa de la honra
y luego verla burlándose de mi,
soy un chiquillo de medio siglo casi
con su cabeza cosida y roto el traje,
que ha aprendido merced a este momento
una pelea en la vida más o menos,
una costilla que te habla por idiota,
la boca rota y el peor de los recuerdos,
todo por ser caballero,
mi padre bello se debe estar riendo,
la tumba sola hace tiempo no visito,
él me enseñó que debe respetarse
a la mujer, a los padres y a los niños…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

domingo, 19 de junio de 2011

ÉRASE UNA VEZ EN UN BAR…

 
EL NUEVO BARMAN

barman
 
Quien miente más,
comienza así el bolero,
el vidrio que se asume como rey
cuando tiene frente a si al cristal,
o lo hace desprovista de vergüenza
la luz que como espejo fiel refleja
lo que por ese cable llega,
que unos llaman fuerza
y otros solamente
denominan
electricidad
 
Quién miente,
más le pregunté
al nuevo barman que nada conversa,
quizá precise de un amigo nuevo
en este sitio extraño todavía,
él sirve bien, lo hace con holgura,
pero no habla casi no sonríe,
y en este bar la gente viene a hallar
lo que no tiene en la calle o en la casa,
por eso le pregunto a esta hora
quien es más feo, quien es más pendejo,
quien encerró a Mónica Lewinsky
mientras se la chupaba con susto y premura
a ese presidente recordado por su cabello claro,
o que le dijo Eneas a Benitín
cuando se divorció Popeye,
en todo caso el nuevo si me mira
pero con un difícil y anodino,
gesto guardado que a nada corresponde
ni el nombre dice cuando le llamo Alfio,
nada de nada, el sólo gesto púber,
que enmarca ojos con las alzadas cejas,
y yo terciando como si tal promesa
fuera a cumplirse no más en diez minutos,
en eso llega mi amigo de tres días
que me ha buscado para dejar de serlo,
y al verme en pie luchando con el hombre,
para que hable, para que reaccione,
para que diga siquiera por lo menos
el nombre o chapa por el cual es conocido,
me toca el hombro, me mira serio,
luego sonríe, no se lo que se trae,
el barman mira que estamos conversando,
mi amigo pide la palabra hablando,
“Mira María, me dice suavemente,
el hombre es bueno sirviendo las bebidas,
son los meseros los que saben el secreto,
que él no habla porque nada oye,
le escriben todo del uno hasta el veinte,
con cada trago un número le ponen…
 
Miro que todo funciona como él dice,
y siento pena de mi,
acaso torpe pero un poco aventajada,
saco un papel y escribo
“Soy María, disculpa tanta loca bobería,
yo no sabía que te tocaba solo”
y se la entrego…
Él lee eso y se sonríe luego
sus bellos dientes me brillan en los ojos,
es un Adonis que habla de otra forma,
que sirve tragos y casi nunca miente,
porque puede leer la historia en el papel
y acaso tenga virtudes escondidas,
le miro bien y ahora él replica,
dentro en sus ojos hay una vocecilla,
que creo oír fecunda, suavemente,
diciendo que de veras me comprende,
y yo le escribo mi nombre y mi teléfono,
y se lo dejo en la mano que me atiende,
para que abra la boca y me sonría
con esos dientes que brillan como focos
y que no son de mentiras…
 
JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

sábado, 18 de junio de 2011

OTRA CANCIÓN DE LA NOCHE…


TODO ESTÁ SIN ELLA

camita2

Sendas completas e inhóspitas esas que en hondas arrugas,
cavan los largos eventos que fueron piel del amor
y ahora son dolorosas rasgaduras amorosas
de olvidos emparentadas, de sábanas arrugadas,
perlas sueltas mal guardadas que ya no forman un todo
no tienen collar ni broche, ni aquel brillo natural,
y como ocurre  esta noche su dueño se asoma a verlas,
una por una las cuenta, con el alma disponible
para sentir más dolores, que después serán contados,
como recuerdos marcados por un sólo y preferidos
por un sólo malnacido que ya no sabe silbar…

Responderá divorciado cuando otros le interroguen
sobre su estado civil a las 8 de la noche,
en el bar de los iguales que buscan también collares,
son las horas en que dicta su corazón ya cansado
que entabla así disociado el resto de la canción,
hoy la cama fue inquietante por su tamaño gigante,
y porque fría contuvo todo el temor y la ira
que impidió la calentara como antaño bien lo hacía,
su cama ya es forastera de su piel y sus ensueños,
se ha divorciado de él marchándose con los de ella,
no supo como pasó hasta de él se divorció,
dejándole su tristeza durmiendo como una vieja
al lado en que estuvo ella por años tibia ocupando,
magia de magos odiada la que ocurría en la cama
que se fue tras de sus pasos quedándole a él los lazos,
su soga está inservible sin ni uno de los nudos
que tantas noches hicieran para quedarse casados,
ahora sueltos, desatados, son dos cosas que eran una,
se llaman mitad de nada, de nada llenos y enteros
a él le ocurre un dolor de mil cabezas formado,
se pregunta ensimismado cómo  será el de ella …
Y no puede contestar, estado civil, divorciado…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

miércoles, 15 de junio de 2011

TODOS QUEMAMOS CARTICAS, PARA AYUDAR A OLVIDAR…


PIRÓMANO

book-pages-heart

Tórridamente,
ha ido de un recuerdo al otro,
como si fuera un recio buscador
de tesoros pequeños y ostentosos,
hace tiempo guardados de su vista
en cajones llenos y ordenados,
donde también ha dejado baratijas,
como si fuera fiel coleccionista,
y hoy que los abre repasa moderado
cosa por cosa sin ninguna prisa,
cierto constata  que faltan unas cuantas
mientras encuentra otras cuyo origen
él desconoce, no tiene en el recuerdo,
son tantos años de hacer y deshacer,
coleccionando emanaciones naturales,
como hacen todos,
como sucede con quienes hallan gozo,
en ver abiertos sus sitios a la luz,
cuando por sombras llegaron hasta allí,
porque pasaron,
dejaron de servir…

De tanto amar se deja de querer,
se colecciona luego lo inservible
no tiene caro sentido para ser
más que recuerdo guardado entre la caja,
ha sido alhaja dormida entre el joyero
en cuello o manos sentida y cortejada,
paro a la hora en que perdió su brillo
dejó un cajón para vivir en otro
que no se abre sino cada veinte años,
fue destrabado y luego bien abierto
para buscar preciso remontando
sin otra pista que imágenes partidas,
no existe un nombre,
las fechas sólo viento de los años
vuelo tomaron  o son simples supuestos,
sólo los gestos gitanos e incompletos
que hiciera rostro, sonrisa, gris premura
al recibir caricias, al darlas con usura,
y ese tesoro de su perfecta risa,
y de sus ojos abiertos y queridos,
que se quedaron prendidos y estampados,
entre mi piel que guarda cicatrices
como recuerdos grabados del pasado…

Con gran cuidado revisa ese cajón,
en el que cree haber dejado antes,
no sabe cuando, sospechas son sus pistas,
lo que quedara de ese querer dejado
pero que nunca marchó del corazón,
y aunque revisa en un cajón y en otro,
de ese recuerdo partido pero hermoso
no puede hallar lo que complete todo,
que allí lo que hay es cal ya empalizada
que es casi nada…
Cierra aquel mueble
velado por la angustia
y luego toda la casa desmemoriada,
saca un cigarro y lo enciende con cuidado
luego le prende fuego al vecindario,
serán dos días más que suficientes
le bastarán para olvidar que allí
coleccionaba recuerdos incompletos,
contuvo todo lo que le fue tan caro
y sin embargo perderá la pista
de estos instantes sinceramente breves
si comparamos los muertos o extraviados,
que son difuntos en este fuego fatuo…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

martes, 14 de junio de 2011

LA TARDE VA…LLEGA LA NOCHE…


OBRERO 5 Y 30

obreros-fidel-ernesto-vasquez

Que entre esa seña pintada,
que la fatiga sentencia allí en su cara,
el tizne de payaso ensombrecido
los ojos fatigados entristece,
y deja en la sonrisa adolorida
este gesto medido por lo angosto
no es sonrisa ni llanto encadenado,
más bien inercias que tardaron en llegar
a la cara de palo que el cansancio
desparejo sin ganas gesticula,
mientras nadie lo mira
el paso por el centro de esta hora,
con minuto dormido sin deshonra,
le gana sin espejo a la jornada
diciendo para adentro estoy cansado,
y hacia afuera callando,
para no renunciar al privilegio
que le diera sustento y membresía,
en el club sin registro de los pobres...

En la mesa le espera consumida
una sombra extendida y pudorosa,
como fémina dócil sin resabio,
y cuando él toma asiento
ella se marcha,
tras el último gajo atardecido
que a la noche invocara,
la pequeña sirvienta que le atiende
con tristeza le mira,
sospechando que en casa nadie espera,
al señor proletario de la mesa,
donde siempre le aguarda
ese rayo de sol anochecido
que al marcharse le deja
con un gesto de sueño sin almohada
que soñara sin él,
con la quincena…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

domingo, 12 de junio de 2011

SEMBLANZA CALLADA EN MADURO ROSTRO…


CAJONES VACÍOS

79437-Reunion-de-Jubilados-y-Pensionados_tb300

El día último en este caso es martes,
cae quincena y a todos bien les viene
cuando del banco salen los billetes
con los que pagan los jefes el esfuerzo
de darse hasta el cansancio,
sin que nada más importe o valga
ni la esposa o los hijos,
ni esa muela hace rato destapada,
que tocará arreglar,
cuando sea otro distinto
el plan de seguridad social…

En el postrero día de trabajo,
cuando todo es igual y nada importa,
los pensamientos vuelan saturados,
que si fuimos honestos,
que si algo esto te deja,
o de esta marranada de veinte años,
la verdad es que todo es casi nada,
has dejado la carne adolorida
y los ojos cansados de mirar,
pudieron muy bien ver otros lugares,
cansarse de soñar y darlo todo,
por mejores propósitos…
Pero fue lo que es, ya no hay repulsa
que pudiera vencer la apuesta echada,
que signara la marcha de las horas
y aquello que llamamos circunstancia,
que sumada la una con la otra
lo superfluo termina destacando,
cancelando sin pena lo sublime,
detrás de tanto tiempo nada queda,
mantenimiento y sopa,
esta cárcel sin rejas fue la tuya,
y tuyo fue el sentido sacrificio
de la diaria labor por ocho horas,
que hizo ricos a otros,
no a ti mismo…

A las seis cuando salga para casa
recordará que tuvo redenciones,
de momentos,
de gentes,
de razones,
y esas fueron gratuitas y perfectas,
transeúntes momentos que en su mente
grabados no quedaran, se marcharon,
la memoria abrió feliz sus puertas
y ahora ya no sabe,
si pasó o lo soñó…
Que fatiga sentirse cual demiurgo
que sabe que no hay otra temporada,
al final de la obra escucha aplausos,
y de golpe despierta, abre los ojos:
se han quedado desiertas las plateas,
y el teatro vacío lo interroga…
Él que barre lo mira y a la escoba
pone ritmo y compás, a él le pagan
no más por hacer eso…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

sábado, 11 de junio de 2011

…y el ganador es…


CON UNO SÓLO

hipodromo-lingfield-park-

El cenicero rebosa de colillas
y el aire dentro brumoso testifica,
que nadie allí respeta el legalismo
recientemente impuesto que prescribe,
que en públicos lugares no se fuma,
más bien observan todos igual pose
todos la tele miran sin aliento,
ese embeleso pasa por las manos,
resbaloso el sudor 
les moja todo el cuerpo
igual que en cadavérica repulsa
que por pura inocencia sucediera
arterias levantándose en la frente,
diciendo entre la bulla que esto inunda,
a los nervios desatados que retuercen,
uno más que llega cae sólo
 este juego está hecho de peligro,
los visitantes se juegan la cabeza,
así como se escribe, como suena,
y en el hipódromo casi nadie sabe,
que casi todos están casi quebrados,
pero uno estará muerto en pocas horas
sino logra que su número corone
y se quede con la medalla victoriosa

Se llama Armando,
y es Blanco de apellido,
ya varias veces creyó ser forajido
y de los andurriales lo sacaron
por no ser suficiente su coraje,
ni su voz del apropiado temple,
para causar estragos sólo al verle…
Armando rebajó toda la apuesta,
y casi suplicó por un jornal,
pero eso fue peor,
siquiera dignidad debes mostrar
a la hora de entregar todo el honor,
buscando trabajar en lo peor
para ganarte el pan del malnacido…

Y ahora, mientras fuma como loco,
recuerda que en la escuela le decían,
no basta la lectura o buenas notas,
ni siquiera aplicarse hasta el cansancio,
se ha de contar con suerte en el momento
de encontrarse oportuna la secuencia
que puede revertir tantas carencias,
convirtiendo el esfuerzo poco en oro,
y ahora la memoria es inservible
los caballos se agolpan en carrera
por llegar de primeros a la meta
y en el asalto ocurre el trabazón
sobre charcos de lodo, hierba y agua,
y varios vuelan y caen, sin jinetes…

El narrador desdice enloquecido
y las cámaras buscan al que sale,
pero el momento es confuso
y Armando se retira sin aliento,
necesita algo de aire, un cigarrillo,
luego escucha que hay winner
y regresa…

En la calle ya tarde sin deseo
de estatuir los nuevos mandamientos,
Armando aun se pregunta que pasó,
sabiendo que otra vez huyó la suerte,
hoy se inicia otra semana de soñar,
con lograr acertar,
para tener el plante suficiente
que le deje fundar lo que desea:
El pequeño lugar donde haya cena,
en la madrugada desayuno,
y en el medio del día
un buen almuerzo,
para saber que si todo vuelve y falla,
tendrá puesta la mesa en ese sitio
para darse los tres golpes completos
y en las sillas tenderse,
a dormir una siesta de dos horas
que le deje salir fresco en la noche,
por si pasa la suerte
y le toca de cualquier modo
cogerle...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

ENTRE GEMELOS DOLORES ME SOSTENGO …


ESE QUE LO TIENE TODO


Que lenta se sucede hoy
esta hora venida de tu piel rendida,
que ahora no está aquí,
pero llevo extrañamente refundida,
como tatuada quedó a las cosas que me lastran,
y a las otras que no, quiero nombrarlas,
me parece algo honesto no callar
las cosas que tocaste con tus dedos,
no sólo me acompañan,
sentido de tu piel voy como bote
que no precisa el nombre de este mar
ni saber la distancia hasta la costa,
para remarse todo,
para cantarse en todos los idiomas
y callarse en todos los silencios
que transporte este aire,
que pueda grabar lucido su saber,
y en su ignorancia aleve continuar
tallando en esa cláusula del mar,
que te dice que podrás reconocer
una ola o el más aciago viento,
si te colocas con el pecho abierto,
mientras dejas salir toda la sangre
de cara hacia el sereno norte,
y te sabrá amor tantas arriadas
de velas que se tienden y se anchan
circuncidados deseos renombrando
entre negros sargazos
o mediterráneos inconclusos,
todos los giros amados de tus dedos,
yendo,
tornando,
deteniéndose,
reptando,
entonces todo fue yugarse allí,
salvarse para luego irse,
asumir que la vida era un calvario
pero menos contigo que sin ti,
mucho menos contigo que sin ti…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

jueves, 9 de junio de 2011

ESE HEROISMO, CASI INVISIBLE EN NUESTRO TIEMPO…


SU NOMBRE ES DECENTE

LA VIDA

Tiene en la voz esa sapiencia muda,
y entre los ojos cientos de inclemencias,
que están calladas y viejas y hasta sordas,
pues él las llama y ellas se le esconden,
cuando sonríe y joven aparece,
que incluso el hijo en él se reconoce…
Padre por gozo y vocación se sabe,
en tiempo hábil llega cuando es noche,
pues nunca un día a la labor sustrajo
su mejor fuerza fue para el trabajo,
y la cabeza con todo su cabello
da testimonio en ese gris perlado,
que está cansado de darse regalado…
Él es papá de cuatro que están grandes
y sin embargo les lleva delantera
a su manera en su jovial cuantía,
porque su fuerza, donaire y osadía
ponen ejemplo y dan cátedra juiciosa
sobre el amor que guía y obedece
a la sacra entrega enternecida,
de culminar este camino largo
al mismo paso que ayer lo comenzara,
humilde y sabio,
haciendo todo a lo que fue llamado
confiando el resto que por virtud no puede,
a que la vida lo deje aproximado
al cierto cielo,
la puerta de llegada,
que un día supo  quería trasponer
junto a su amada entrelazada a él
y al bello sueño de procrear afecto,
de darlo todo sin acusar recibo,
para llegar en tiempos diferentes
a ese vientre del que una vez salieron
con cuentas claras en medio de las manos,
como los hombres que en la bondad nacieron
y no torcieron aleves el camino,
para ganar perdidos galardones…

El padre sabio los ojos entrecierra,
saber a donde lo llevan sus esfuerzos
le da el valor de continuar  queriendo
ver el final con sus abiertos ojos,
y al día último llegar como el primero,
con todo pago, sin deudas y decente
como su padre lo hiciera antes de él,
y en el deseo de que sus hijos bellos
hagan igual para probar que el cielo
es un lugar adentro y no allá arriba,
que se construye con fuerza y con coraje,
con cada acto de amor y de paciencia
que en la bitácora quede redimido,
que de él se diga cuando morir le toque
se fue un buen hombre
el cielo se engrandece…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

OTRO ABRAZO EN SOLEDAD …

LA ANTESALA

4pmohq84

Yacer o despertar,
terminada la fe gracia indulgente,
quedan calles que hollar fiel penitente
y el bienestar antiguo que surgía
de la sana oración cual nuevo día
hoy sólo es un recuerdo inacabado,
una suerte de viejo decorado
que se deja pintar como una tela,
cuando quiere volver a deleitarse
pues fue ungido prefecto de su ley
y ahora apenas puedo deshacer,
como muerto los pasos,
por el camino incierto caminado
entre castas verdades y anclas leves,
sacerdote no fue un actor apenas,
sin novedad los salmos repetía,
ante crédulos,
humildes,
peregrinas,
que pensaban que él era el camino
mientras él les decía soy el medio,
y luego despertó  como otros tantos,
puente  era  en quebrado y seco rio,
y devuelto sin fe como cualquiera
ya no hallo ese camino,
que soporte el momento  que trasiega,
renacido perplejo va sabiendo se
de Dios vástago ileso y mercenario
otro huérfano de histórica jornada,
cuya árida siembra no dio nada,
y entre diáfanos lores a la vida,
salva el día rindiendo testimonio
de que sólo un camino es valedero
para el cielo allanar sin ser remiso,
cuando mengue la vida y el espíritu,
deje el cuerpo habitado por vacío,
y un impío que es,  pero seguro,
ahora debe decirlo,
y en silencio repite,
el que fue sacerdote en nada cree,
del vaso que en la mesa le interroga
toma el último sorbo,
el arsénico quema el vientre limpio
quien le dijo que era ese el remedio
sin comer es mejor le aconsejó,
por eso no comió…
con lo poco que trajo se marchó

No me desampares
 
JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

martes, 7 de junio de 2011

LOS SITIOS QUE TE DUELEN, SIN HABER PUESTO EL PIE…

DE LOS SIN NOMBRE

hospicio

Este muro sabe muy bien de culos duros,
el que lea dirá que este no es buen verso
o que ningún buen poema se hallará,
si se trata bajo de él sangrar alguno,
y yo con otros cuantos le daré
pruebas harto certeras, consecuentes,
de que el muro si es pero no es…

Es la banca detrás de la oficina,
pura piedra juntada por su forma,
entre el alto vergel y la rotonda,
donde el místico niño llora duro
tapando con la mano su volumen,
porque algo grande le cela su decencia,
un hombre está en su piel ya por nacer,
sus doce años son quince por dolores
que ha sufrido uno a uno,
sinsabores,
en este vil lugar, llamado hospicio,
donde suelen traer y resguardar,
a los niños nacidos sin un nombre,
de un simple hogar carentes…

Alejandro se llama,
el arco de su frente dice todo,
incluso el inclemente que le ordena
que debe obedecer al que le manda,
aunque cosas sin nombre pasen luego,
como ya acontecieron,
no tendrán allí de esclavo a este mozuelo,
que dice con los ojos que es un libre,
libre de los dolores y las gracias,
que vengan a su piel por manos rancias,
libre de los anzuelos interpuestos
para entregar la pesca regalada,
y venderla a terceros,
libre de los conceptos negativos
que en torno de su ser se vuelvan mito,
y libre de si mismo,
cuando asfalto le sobren a sus dientes
y caído en el suelo tenga ganas,
de parirse de nuevo, de morirse…

Este muro es asiento de cien culos,
que dejaron de ver el firmamento,
por saber que servían de incensarios,
a esta gente sin nombre y sin espíritu,
han llorado como hombres siendo niños,
han ganado su respeto ante el espejo
que llorando su suerte ha compartido,
y las heridas tienen,
y el menoscabo tienen,
porque seres sin alma
que se llaman personas y son fieras,
han logrado hollar sus carnes bellas,
y bordaron sus almas de tragedia
que no cedieron nada,
que acaso enaltecieron
y la turbia mirada sólo viene
del pavor por pensarse parecidos,
a estos seres humanos malnacidos
que salidos de vientre de mujer
se parecen más bien  a hórridas hienas,
santa vida dejó aquí ángeles bellos,
santa vida les premie su quehacer
de crecer entre males e infortunios
por nombre no traer tatuado al dorso
o en el cordón cortado y anudado
que les dio de comer por nueve meses,
garantía no hay,
mi querido Alejandro,
ponte siempre derecho,
y deja de llorar,
él que te hizo ese mal
quizá se piense vivo pero es sal,
hace tiempo está muerto aunque insepulto,
tu brillas como un sol,
y también tienen tus ojos
ese brillo esplendoroso de la luna…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

sábado, 4 de junio de 2011

SI FUERA HACE AÑOS / Poesía de José Ignacio Restrepo


NIGHT CLUB

EN EL TUBO

Si fuera hace  años tanta luz  sería mucha
para alumbrar su acto ensimismado,
que aunque el público aplauda
en el mayor derroche que un teatro
de una sola mujer cause de noche,
aquí  hoy está lleno a la mitad,
si fuéramos tan sólo a comparar
con el vivo montón de hombres felices,
que se vienen en manada como bueyes
entre viernes y domingo todo el año
de los males del mundo a descansar,
y su único objeto es ver bailar
a esta hembra completa, singular,
prestidigitadora de este tubo que se alarga
desde el piso a la techumbre iluminada,
que armado en aluminio de primera,
le sirve de baranda y azotea,
a su cuerpo desnudo en tribal danza,
instrumento tan sabio como arpa,
que si falla una nota en el arpegio
la dispensa le llega en la que sigue,
y el silencio la mira mientras ciñe
el plateado recurso, su sustento,
que la libra de ser una ramera
y la asciende al nivel de creadora,
de milagros ansiados con su cuerpo,
causante de que hombres y mujeres
entre ensueños flirteen y agasajen
a los ojos en ella hipnotizados,
ella es profesional y sólo importa
que se acabe lo que hay en la bodega,
las que no saben hacerlo como ella
que son ese relleno necesario,
cambian fuerza por pan y sus propinas
y arrastran juventud, fuerza y belleza,
y las alas cortadas de angelinas,
que curadas sin casi cicatrices,
ocasionan preguntas infantiles,
cuando presas entre algún ceñido abrazo
ellos hacen de galantes o de sapos,
reina, ¿en qué cielo se te busca,
¿cuánta es la recompensa
si te llevo alzada entre mis brazos?

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

jueves, 2 de junio de 2011

Y CÓMO CREES…


DEL CALLEJÓN

CALLEJON SIN SALIDA 42

Trae la hipótesis resuelta
en una parte incompleta de su ser
a la que llaman así los estudiantes,
por ese nombre tan llano de la silla
donde tranquilo se asienta por su cuenta
el centro entero del ser del individuo
desconociendo a quien lleva, quien coordina,
el que se adueña de todo el equilibrio
en esta turca dispuesta para el uso,
del que la lleva  incrustada,
salvaje brota consciente de su falta
y el cerebelo no anuncia al que lo lleva,
que sin los viejos instintos,
también quien piensa adolece
y su dictamen completo no será,
sino le aplica al seguro alguna duda,
que fiel alguna pregunta le formule
siempre del que, del como y sobre el cuando,
para acertar,
ganar,
dar en el clavo.
Pero este gil de cerebro comprimido
que está seguro de acertar y ya no duda,
dará a sus dientes una inútil experiencia,
cuando ellos den de canto con la calle
después del golpe sincero,
el puño plano que viene delegado
del brazo diestro de un hombre aventajado
en las labores del cuerpo,
el cual parece de un atlas renovado,
salvando el rostro desierto de belleza,
que cruza tres cicatrices…
Y sin embargo,
sobrevivido al golpe que lo tumba,
el dueño insulso insiste en parca idea
y desde suelo se alza renovado
con el propósito sano de ganar,
la nueva hipótesis corre por su cuenta
el otro no se la traga y lo despacha,
con un segundo jetazo de la izquierda,
que lo derriba a la playa de la calle
a donde quedan dos dientes,
esta no era la hipótesis primera
ni la segunda tampoco,
mientras le sacan la propia billetera,
y lo voltean sin el menor respeto,
piensa que tuvo razón su cerebelo
al prevenirle de andar en noche oscura,
por esa calle dormida y silenciosa,
y no atendió  la llamada de la noche
que el  gato en pena le hiciera…
El con su negro pelaje le decía,
gastando su cuarta vida,
que ese no era el sitio ni la hora,
para probar sus teorías inseguras,
sobre el maldito amor propio,
que en esta dura ciudad noche servida,
ni un duro vale la tesis de la vida
cuando llegada la muerte
aquel siguiente latido es teoría

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

miércoles, 1 de junio de 2011

SIMIENTES PUEBLAN LA TIERRA…

EL PAGA DIARIO

usurero

El que suena los dedos, anular contra pulgar
en el adentro abyecto de su mano,
que no teme mirar al que le teme,
y ya nada le amilana ni humano ni divino ,
cada que abre su boca algo incomoda,
en su afán maloliente de atrapar,
beneficios que no le pueden dar,
quienes doblan rodilla con la boca,
y aceptan su dinero,
sobrevivientes sin lugar de asueto,
que entre falsas consignas por vivir,
van llegando al morir
más temprano que tarde
y sin decoro…

De su gris vestimenta cubre piel
el tapado león al que alimenta,
nunca escucha la voz de su conciencia
que sin cesar repite, prestamista,
revisa de tu alma ese bolsillo
que hace rato, hace días,
roto llevas…
Se te sale el vigor por ese nicho,
domas almas amigo y al final,
las vacías que dejas cobran duro
su causado malestar de ir sin futuro,
dejándote tan pobre o más que ellas,
cobrador de salvaje impositivo,
que no trae algún bien o presupuesto,
sino por el contrario maleficios,
de tu uña algo larga blancuscona,
ese resto de coca que ella esconde
anuncia para ti, porque eso existe,
sagrada corraleja en el infierno,
cuando entre la punta que te guarda
el que llega haciendo malacara,
quien franquea la puerta será hormiga
y acaso ante algún dios merezca horca,
pero no en los de aquí, no en los de ahora…
Cuando mira tu plexo prestamista,
te está viendo tan dueño de la caja,
él ya mide el cortejo que la siga
que bien cabe en los dedos de la mano,
y sobrándole dedos,
cómo resuenan vivas por librarse
de las deudas pendientes que tenían
esos acreedores sin justicia,
que ordeñaste hasta ver quedar sus ubres
desgastadas, vacías,
igual como se ven ahora tus ojos
abiertos sin mesura,
con el miedo llenando las venitas,
que pagaban ayer cualquier impuesto
para dejarte ver,
y al no poder pagar no vieron bien
el brillo del cuchillo que venía…
Descansa en paz, famélico de alma
agraviado por dios desde la cuna,
difunto y coronado  prestamista,
cuya única consigna fue robar
que en tu lápida haya estas palabras:
Recibió su jornal bien merecido,
el que supo reinar, rey de la usura...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor