miércoles, 30 de noviembre de 2011

SOMETER O TOLERAR... / Poesía de José Ignacio Restrepo

LEALTAD DESNUDA


Gasto cruel del que mi mano se ha cansado,
y que lo deja tirado sobre el suelo
como a un niño viejo que olvidado
a dejado a sus pies sin el regreso,
al común lugar de cita con recuerdos
que le tuvieron por fiel protagonista,
limadas por tanto tiempo las aristas
sin que hubiera un plateado resultado,
solo opacos colores,
abandonos,
tirando de los pomos de la puerta
donde el presente cada día se presenta,
arden los singulares comentarios
de los ojos de sus infancias resolutas,
casi como plañideras prostitutas,
recelando de clientes conocidos,
mientras que el hambre atora los sentidos
de cuya vocación firme y bendita
debiéramos obtener gentil noticia

La botella vacía nos avisa
que estas sedes no son providenciales,
del ordeñado pregón de sus altares
vasta recordación tengo y reparo
cada que me detengo por remedos
que me hace mi perfil desde el espejo...
No temas, silenciosamente digo,
nada hago de bien sin esculcarme,
pero fuerza no opondré a distinta suerte
si por afán o decidida circunstancia,
fuera a desaparecer lo omnipresente
para poder seguir en la batalla...
Enconos debo tener de cien pasados
que me pidieron iguales resultados,
y vos seguís aquí gentil memoria,
dirigiéndome sin vara ni reproche,
esperando como dama a que la noche
nos junte aquí en la cama sin remedio,
para decirnos cosas como amantes
de propósito incierto, altisonante,
en el más misterioso de los lazos,
el que lleva un varón con su pasado,
desquicio de otro canto de algún Dante...

 JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

lunes, 28 de noviembre de 2011

LOS COLORES DEL DÍA / Poesía de José Ignacio Restrepo

ITINERANTES..



Con los colores de tu ausencia meridiana,
hago yo la comida, hago las camas,
me salgo de mis textos y mis cuitas,
y te busco en las prendas ya lavadas
que se dejaron del sol secar completas,
las pongo sobre la cama descansada
que jugo con nosotros hace horas
y les tiendo la mano hasta quitarles
las arrugas innobles con la plancha...
Dejo tu traje listo allí colgado
para que no nos quite tiempo noble,
el justo y necesario para darnos
esas bellas consignas que en la noche
refrendan el tesoro que tenemos,
genuino, potente, estatutario...

Repaso con la mano todo borde
toda juntura que se cubre de la tela,
y entre se pasa el día veo tu huella,
pisando por las calles de la casa,
el parque que pusimos en el baño,
la rotonda que tenemos en la sala,
las pisadas que dejamos bien pintadas
cuando andamos la otra vez por las paredes
pensándonos cultivo de los sueños
que aun no conseguimos pero vemos...

Y luego cuando llegas en la noche
y me encuentras dormido sobre el texto
sin haber completado las diez hojas,
ilustrando vidas compartidas
de imaginarios seres, me repites,
ay amor te has cansado imaginando
y yo lo he hecho reptando realidades,
y entonces convergemos en los sueños,
definitivamente sin dudarlo,
después de dar amor al agasajo,
unas veces por mar y otras por tierra,
como viajeros que se saben más 
del portal de los sueños que del cielo...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

martes, 22 de noviembre de 2011

LA MAGIA DE NO VER / Poesía de José Ignacio Restrepo

ADENTRO


Hídrico bienestar
que del norte hasta mi sur
del rostro abates,
como góndola que ningún mar conoce
y feliz se recorre en una sola ola,
lágrima que se nace y se refugia
en esa propia sombra exigua, mustia,
que al pasar de un lado hasta otro lado,
simplemente se gasta,
deja su huella sacra
para el siguiente instante
enarbolada

Qué es ese llanto
que precede al vigoroso salto,
buscador del resuello gobernante,
que la pereza deja de sentir y suelta
como el que sabe que la vida le va en ello,
como el que ha entendido que la vida
es un instante fugaz adolorido,
un regalo al saltar al precipicio,
que ni a desempacar tiene permiso,
el que se queda en el temor lastrado
y no salta entero hacia el abismo
cuando el aire lo llama enamorado
a que pruebe sus alas,
a que entregue lo mejor
de su si mismo...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

viernes, 18 de noviembre de 2011

SOLO UN TEOREMA / Poesía de José Ignacio Restrepo


TIEMPO REBELDE


Fantasmas que merodean
recordatorios de idas, suficiencias,
cosas soñadas para dar placeres
a los sentidos de este tiempo errante,
porvenir aquiescente mercenario,
que se aposenta aquí a mirar la lluvia,
que a través de la ventana todo nubla...
Es el pasado real de vanidades
ese recuento de músicas inquietas,
que dieron a los pies rutinas nuevas
protagonistas de la luz y los espejos,
aunque solo pasó por algún tiempo,
pues vino luego el quehacer sensato
un pie tras otro pie,
el verano dejando su finura,
el invierno su huella prematura,
las manos encallecidas de trabajo
diciéndonos que lo sueños ya no duran...

Figuras oblongas que vuelan
por los senderos que ya ni se recuerdan,
nuestras mejores carreras no duraron
lo suficiente para dejar tristezas
en el fondo de los ojos veteranos,
tenemos ante si angostos caminos,
tardíos, nocturnos, matutinos,
y todos parecen ser iguales
pues el sentido de allanarlos
nace dentro...

Que liviandad esta adultez rival del antes,
ha sido la inocencia itinerante
viajera del ayer robusta y seria,
y la de ahora es más una ignorante
del certero y feliz romanticismo
que supo guiar mis pasos por lo negro
sin que yo sintiera miedo o inquietudes,
el hoy recibe arriendos que no cubren
esa necesidad de contestarles
preguntas que quedaron insistentes,
y recubren el presente en disonancias
que ni siquiera ecos bien producen
en la pared escrita por las ansias...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©


martes, 15 de noviembre de 2011

NATURA LEE / Poesía de José Ignacio Restrepo


LOGIA DESÉRTICA


Esta es la hora fatídica,
la hora del armado de las piezas
en el espíritu siervo de los hombres sin rostro,
esta hora nupcial con las oscuridades
que enturbian los pasados horarios ideales
tiene de cierto los confines vastos,
pues todos son y no son 
al mismo tiempo
Esta rama del mundo
sostiene todos los máculos cerebros,
engarzados o libres,
sometidos por propia voz
o neutros hasta el gris más espontaneo,
juegan su juego de saberse gobernados
por los signos evidentemente  mudos,
que llenan las paredes desertadas
de este sucio hospital,que vibra 
entre su propio 
desgobierno
Y ya vuelan los dados,
la apuesta que nos deje mal parados,
será la que gallarda nos perdone
porque sabios nos privamos
de pensarnos y ofrendar paz en las manos,
que teníamos llenas hasta el tope,
de veranos, y regalos nobles
que luego hallamos tirados
por derroche

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

miércoles, 9 de noviembre de 2011

NO ES DOLENCIA SABER, AMAR, SABER.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

NO...


Descreo de esa túnica morada
que me cubrió primero para luego,
atarme de la pata de la cama,
y no le otorgo crédito ninguno
al amor que se torna en infortunio
basado en el principio de tener,
porque no creo ni he creído ayer,
que sobre tal principio se sostenga
la gesta de crear luminiscencia
desde el verbo nacido para dar,
que fue desde el comienzo el verbo amar...

Descreo de la piel que ya entregada
se ponga por valor acrisolada,
del detestable precio del mañana,
que te ata sin curso ni sosiego
al albur incansable del recuerdo,
porque no es el amor el sentimiento
que se adueña de ti para apreciarte
como no es esta noche propietaria
de la tarde por prohijarse toda,
en las horas que dice la memoria
vinieron con promesa más temprano
desde que hizo este milagro el sol y padre,
en la mañana cierta y constelada....

No es ese el amor que dijo sernos
el padre de la vida y fundamento...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

martes, 8 de noviembre de 2011

ESE TEMA RECURRENTE / Poesía de José Ignacio Restrepo

VERDAD ES...


Bogas sinceramente atareado, 
con ambas manos que compás abierto, 
te dejan ver que salvarás tu vida, 
y que ese es el deseo del destino 
en los armónicos sonidos leves,
que manifiesta el portento de este día...
Entre el cardúmen sin límites
de inhóspitas circunstancias que nos siguen 
pero a veces se esconden torpemente, 
debe hallarse la manera de conquistar 
una a una, como cópula egregia, 
aquellas que permítanos seguir 
con vida suficiente para ir de frente
decir al hoy para que escuche hasta el ayer,
soy el dueño de atónita tarea,
el persentil que mide lo invisible,
quien determina el paso y su dilema...
El poeta pugna en la palabra
por transferir en mecánica rutina
su ilusión entendida en la razones, 
medianamente manifiestas, necesarias,
para saltar fronteras, hacer jaulas
donde guardar y liberar a sus quimeras...
Y de la soledad concupiscente 
y de su vértigo hermano e inefable, 
deslíe el motor amable de la vida...
No olvides, poeta que hoy escribes
pero que fiel te lees otras veces
en muros de alabastro negro y fino
o en el murmullo bello de cipreses,
que es la soledad hembra sedosa,
de piel intacta aunque nos pase el tiempo,
ella es completa compañía idónea...
Mansa en la noche, si duérmese a tu lado,
de voz contrita e inefable tono,
si llega el día y allí está todavía,
pero nodriza será que nunca calla
si no prohíbes su agnóstica presencia
al llegar una mujer que sea sapiencia,
que te venda cara su belleza,
y te de gratuito su respeto pleno...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

jueves, 3 de noviembre de 2011

ECOS / Poesía de José Ignacio Restrepo

POEMA NEGRO


Déjenme los recados 
del moribundo corazón 
que llevan dentro y vivo,
yo les traduciré sus inefables
cantos de redomadas persistencias,
contadas riñas y voces como aldabas
para hacer de romeros endulzados
en los náufragos oídos pudorosos
que anteayer se abrían como aspas
que cielos muevan de molinos toscos...
Márquenme con sus uñas esos sobres
donde contadas las tareas que pasaron
podamos incluir en esperanto,
encubiertas y exclamadas peticiones
para que no se marchen las guirnaldas
que alumbraron las puertas y ventanas,
recibiendo visitas de colores,
a que culpar sin mérito ni gusto
a los recuerdos que verás sobrevividos,
y como asesinar lo que ahora pasa,
para no bien venir en solitario
aquellas centinelas y felices
menoscabadas cuencas que predicen
que todo perderás al ir ganando,
pues que eso es la vida qué esperabas,
partidas al jugar del hoy ganadas,
para perderse en la puerta de salida
cuando nadie te de la bienvenida...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©