viernes, 30 de diciembre de 2011

EN EL PREVIO MAR / Poesía de José Ignacio Restrepo

AL CALLAR


Quedado delantal de mis acciones
que tiene manchas de todo los colores,
con fe puedo contarlas y emigrar
hacia los testamentos olvidados
que tienen todo por ahí tirado,
y nos predican fatuas condolencias
para los fines predichos de negro...
De la paciencia por sangrar finales
cuyas heridas mortales no llevamos,
ardo de rabia por saber que amamos,
pero no somos veraces ni elocuentes,
por eso las tareas se nos caen,
los hijos son cual pálidos cipreses,
de quebradizo lomo ante el impulso
del menor de los vientos que se llega...

Amarrado a la espalda llevo todo,
como un fardo de estrellas y de cruces,
llevo fango en las manos de rascarme
y guirnaldas de luz en los zapatos...
como escuece la vida, como talla, 
pero cuan dulce es su trino, 
cuando silbamos como comentando, 
que belleza ha sido, que perfecta,
cuan fea la ilusión de ir a apagarnos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

jueves, 29 de diciembre de 2011

SONATAS DE MI CORAZÓN.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

DESATADO DESEO


Me habría gustado ser el frío de tu pecho
cuando sin más dejáramos caer la ropa,
habría sabido ser buen compañero
para ese sentimiento cruel y temerario,
de abandonar terrenos conocidos
por islotes perdidos y sin nombre,
que en mares de oscuro color y sabor rancio
le dicen a la boca sin saliva
que la prisa que habita entre las piernas,
las tuyas y las mías sin distingo,
nos va a costar la vida por un tiempo,
y nos la va a devolver cuando se pueda...
Me habría sido fácil pernoctar a la vera
de esa ávidas luces en tus ojos mecidas
bautizadas sin nombre y acaso sin amor,
con mórbidas alusiones a aquello que te empuja,
apodados recuerdos de seres ya olvidados,
direcciones ajenas en casas derribadas,
rostros en menoscabo
que el tiempo dejo quietos,
para que los situaras sin razón pendenciera,
entre sabanas limpias de otro favor logrado,
porque cuando queremos recobramos la prisa,
por sabernos tan buenos como recién podamos,
bellos verbos o axiomas que para nada sirven,
solo cuando miramos el portento profundo,
de saber que elegimos sin razón ni motivo
al ser humano bueno que nos lleva prendidos,
de la mano que damos,
otra vez como niños...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 28 de diciembre de 2011

DESDE EL OTRO SEGUNDO, EL SIGUIENTE…/ Poesía de José Ignacio Restrepo

 2012

pendulo

Si hemos hablado del tiempo inexistente,
de que su rúbrica tiene nuestra letra
cuando su paso desabrido incoherente,
ninguna condición opone al nuestro,
entonces a que viene colindarlo
con calendarios, con fiestas, con sermones
a cada hora o minuto darle apuro,
que de simples religiones nos designan
en sus presagios el paso de su gloria,
que nada tiene que ver con lo que digan
que ya por eso es glorioso su destino…

Pienso en la mano firme que se tiende
nombrando con genuina disonancia
el pronto arribo de las  jornadas nuevas
bautizadas con el nuevo año que llega,
pienso en las numeradas contingencias
que traen fecha, traen hora y responsables,
y no puedo entender de modo amable
nuestra disposición a esta estructura,
para nombrar la historia no hacen falta
todos los días cual  soldados puestos,
uno tras otro formados en la fila,
los preferidos con derecho a la memoria,
los demás puestos allí para el olvido
que irreductible llega como mazo,
a destrozar aquello que merezca
ser dejado sin número ni plazo,
en los corpiños secos de la mente,
donde perennes hacen de ilusiones
lo que a malas acciones quedó atado
aquello sin hacer o hecho con dolo,
negado a revisiones y perplejo,
que ni acaso en el lente refractario
del más viejo catalejo santo,
pudiera revestirse de ese premio
que consiste en recordarse entero
lo que no sucedió de modo inolvidable
o aquello que pasó por nuestra vida,
tranzado en el celado escepticismo,
que nos dice al oído con premura,
nunca va suceder querido amigo
es un sueño o solo una locura…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 21 de diciembre de 2011

AMADAS COSAS QUE ME SIGUEN…/ Poesía de José Ignacio Restrepo


A LOS  ZAPATOS VIEJOS

Empathy_by_nicoli80

Tengo las facultades de mi sombra
para hablar hoy de luces y contrastes,
cuando te digo sobrio y educado,
que nada tengo de lo que deseo,
que yo poseo lo que necesito,
que soy aquello por  lo que persisto,
y de lo que me falta me sujeto,
para hacer del mañana un artificio
del que poseo algún camino con su llave,
algún presente cercano y merecido
y ese preludio de amor inconsecuente,
que todos creen tener como derecho,
pero que puede tardar como ha tardado
lo que los sueños ponderan por soñado
cuando superan lo real o elucubrado
cuando el sol anuncia que es de día…

Por eso admito que calzo los mejores
guantes de piel para los pies cansados,
zapatos viejos que hace tiempo tengo
que no los cambio por nuevos y afamados,
así la marca por si sola abra puertas,
y abra aun más ojos congestionados…
Este placer de andar en mis recuerdos,
protegido de albur por suavidades
que hace ya mucho en los pies se me metieron,
para que de a las cosas buen contraste,
no puede mi espíritu buen pagarlo
pues su valor supera el mejor precio,
solo puedo llevarlos prometiendo,
que calzaré esos viejos mocasines
con todos los vestidos sin distingo,
aunque la calidad no se acomode
o no salga el color o su tejido…
De esa sencilla condición extraigo
que es lo más importante el movimiento,
que sea cómodo el paso o la carrera,
si es necesario volar que ellos se acuerden,
no sea que me dejen envarado,
en la mitad de un fétido momento,
por temer correr sobre los charcos,
o probar el pantano nuevamente,
por eso ante mis pies ahora calzados
por los zapatos más viejos que poseo,
les extiendo sin fecha pasaporte de uso,
porque no hallo en los nuevos aunque busco
aquella fidelidad que encuentro en ellos...
Cuando quiero botarlos y recuerdo,
los muchos y bien concluidos pasos ,
simplemente los dejo entre sonrisas,
al borde inmediato de mi cama
mientras ellos se duermen musitando,
nos vamos a dormir querido dueño,
algo sucios ya viejos y en silencio
repiten su feliz hasta mañana...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

sábado, 17 de diciembre de 2011

ALUCINÉ ENTRE EL RECUERDO / Poesía de José Ignacio Restepo

EXTRAÑEZA...


La tristeza no suele
llamar a condolerse,
llaman esos cipreses,
bellos del barrio alto,
llama si esas nubes
que se ciernen inmensas,
y van pronto a soltar,
esas lágrimas gruesas
nos avisa otra vez
en los ojos cerrados
que alguien ya se marchó,
con rumbo hacia otro lado...
Como esta tempestad
de versos infelices,
que parecen danzar,
son bellos pero tristes...
Como esta mansedumbre
de recodar lo ido,
sin poder oponer
ninguna resistencia,
porque somos los héroes
de nuestra inercia dormida,
cuando queremos algo
lo soñamos despiertos,
y si ese algo se fue,
después de haber vivido,
elocuencias perfectas
que luego deben irse,
entonces nos sumimos
en esa pena ambigua,
de odiar el sufrimiento
que nos causa la pena,
en vez de agradecer
el haber confirmado
que somos suficientes
para haber conmovido
a un ser como nosotros,
que pudiendo marchar
después de habernos visto
se quedó a nuestro lado,
y optó por ser amable
para luego quedarse
un poco más aun,
y lograr ser amado...

Qué extraños somos
estos seres humanos...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO

• Copyright ©

viernes, 16 de diciembre de 2011

HOY VOLVÍ... / Poesía de José Ignacio Restrepo

REGRESO


Hoy el vuelto al bar
donde tullido y sin las llaves completas,
en un rincón el saxo me interroga,
como le dí al bar tan mal destino,
lo entregué por solo una bicoca,
el lugar que fuera sitio amado,
de más de un solitario yo incluido,
está hecho romería de silencios,
laguna de monedas de deseos,
que no hallaron aquello que pidieron,
y quedaron vagando sin asunto,
oliendo a miado de perro,
entre gritos de alados errabundos...

El bar es otra cosa,
nada que cuente su pasada gloria
en los versos de hoy bien se refleja,
que hacer con la prosaica goleta
que entre mares abiertos y osadías
ha recorrido sola ya mil días,
que hacer con los recuerdos idos
que no contienen sus colores ni su ritos,
algo como arreglar el saxofón
para que venga Aquiles a tocar,
y remendar los muros otra vez, 
en terciopelo noire,
el que les gusta a todos,
pues se reflejan luces
que no hay,
y se ven los fantasmas
que si están...

Volverán las versadas ilusiones
de sentidas canciones aun no escritas, 
tornará esa fuerte poesía
al bar de solidaria algarabía,
y acaso se apresten comentarios,
para hacer de delirios voluntarios
sobre el regreso fiel del barman y el librero,
que se sentaba a leer en esa esquina,
que ahora está tan sola
que da grima...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

sábado, 10 de diciembre de 2011

OTRAS MADEJAS RUEDAN / Poesía de José Ignacio Restrepo


SEÑAS DE GUERRA


Equinoccio de las malas decisiones,
como volverte sol de lento aprendizaje,
como alertar las luces sometidas
por el rigor del tiempo al abordaje,
de los miles de momentos prometidos,
que no fueron posibles por virajes
sin sentido

Sin sentido dejar las ilusiones
que tuviste entre albores o reflujos,
por no portar el debido pasaporte,
o la ropa adecuada para irnos
al sopor del lejano evaporado
inframundo domado
u olvidado

Los diarios que mostraban el camino
quedaron sin deber incinerados,
y los bienes supuestos olvidados,
porque de ahí adquirían su destino,
o era el equipaje un desatino,
y morimos parados
en mitad del incendio...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

miércoles, 7 de diciembre de 2011

SALDADOS CHUECOS.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

QUE ES EL AHORA?


Extraigo de las horas dignas
cuando el fermento se acentúa
y vuelca el liquido proscrito
del ámbar sentimiento procreado,
entre mi pecho y yo,
lo extraigo nuevamente,
lo excomulgo,
lo extiendo en esta fe,
que a veces se marchita
y se revive en igual gesto,
y la pongo en tus manos,
que es como decir,
la sirvo en tu vaso efluvio
para que sirva al universo....
Te miro,
has mudado el rostro
tu cabello enmarca causas dignas
que carecen de porvenir futuro,
pero tu ignoras el beso que te avisa
que solo es fuerte el tránsito del gesto
que se llama momento, instante, acto,
y yo te envío de nuevo a tus silencios
recuerdo sin nombre estupefacto...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

lunes, 5 de diciembre de 2011

OTROS, COMO YO LO HABRÁN SENTIDO / Poesía de José Ignacio Restrepo

PERDÓN Y JUEGO




A que tanto escribir, 
se duelen los recuerdos
que no son mencionados en los textos,
me miran francamente de reojo,
como diciendo en muda relevancia
casi que circunspectos,
en el fondo,
te merecemos acaso una palabra,
que rezongue en una nota breve
aunque no sea de molde...
Y de lado les miro,
lo resuelvo,
es la paz de los días que prometen
una lluvia sin término ni fuerza,
con los ojos les digo de alcahuete
no me vais a tratar,
acomodáos...
que para todos hay,
perded cuidado...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

viernes, 2 de diciembre de 2011

MISIONERO SIN DESCANSO / Poesía de José Ignacio Restrepo



DESDE ESTE PÚLPITO...




Desleíste con tu querida llegada
ese témpano que tenía claro
sería para siempre si pugnaba...
porque esto que soy yo no se parece
a lo que era ayer,
hace quince años,
cuando aun no sabía que existías,
antes de ser tu par y entre milagros
llegar a conocerte...
Fue llana coincidencia, serendipia,
fui a cumplir un trabajo, no a buscarte,
y entre mi mente veo de colores
todos esos momentos adorados,
que nos estaban prescritos, prometidos,
pues esto tiene la vida muchas veces
piezas de sal mientras los bordes se azucaran,
para que nunca te quejes,
para que el dolor de vivir
no sea nada...

Cual bendita lección yo la repito
en estas cortas letras vespertinas,
en donde bien pintadas dejo todas
tus sonrisas regaladas desde antes ,
para darle al amor vindicaciones
que acaso todos tengan por queridas
pero entren devenires y problemas,
olvidan que poseen ya tesoros
y los dejan tirados en lugares
que no pueden acaso recordar
ni siquiera nombrar luego por decoro..

Estaciones de metro, merenderos,
algún mercado, otros domicilios,
iglesias sin ministro, la oficina,
fronteras de algún fatídico resquicio
donde no hallamos eso que buscamos,
tendereros de sueños desgastados
con el cuello de rimmel bien pintado,
como llegó allí, no lo sabemos,
porque esa noche falta en la memoria
realmente no éramos, fue gloria,
cualquier cosa dirás por defenderte
tu conducta de ayer hoy es un peso
y el presente si hace contrapeso
debe callar, sangrar, ir olvidando...

Yo tengo la mordaza por recuerdo,
y me sirves de atuendo si desnudo
hablo el tema del amor con firme mano,
para darles vigor a quienes vienen
ante un púlpito de flores convenido
como adviento llegamos hermanados
desde siempre mirando
en las acciones
que nos hacen felices
o nos vuelven sin fe desventurados,
a ella que me dio lo que buscaba
que no era lo que yo diario pedía,
en silencio despedía a mi osadía,
me dijo un largo tiempo con su gracia
no, no te lo doy, aun...no te conozco
y entre sonrisas, baile y menesteres
me hizo su pastor entre alabanzas...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 

Copyright ©