miércoles, 25 de enero de 2012

UNA POSTAL DEL ALMA.../ Poesía de José Ignacio Restepo

UNO QUE LLORA


A quién convocas 
cuando llamas al olvido,
si de su nombre tienes solo trazos,
bordes del ayer urdido entre deseos
y mandados a la horca con sincero afán 
en la cara de un invisible menosprecio,
el gesto de quien tiene suficiente,
y ahora no precisa de aliciente,
para sentir de más
y hallar lo menos...

A quién convocas
si ya no viene nadie,
a tu llamado precoz y mitigante,
las que recuerdas no han de oír querellas,
surtidas de la piel desde hace tanto,
y aquellas que sensatamente añoras
ni por error vendrían a esta hora,
pues las volviste ajenas a tu vida,
hembras heridas que en verdad
te amaron, no vendrán
silencia tu llamado...

A quién, por dios,
en tu cabeza mal revives,
ya no te acuerdas que gritaste fuerte
quiero estar solo, ya idos mala suerte,
y el destino cual prosélito criado 
magnánimo y gruñón al mismo tiempo,
con este amo tunante y penitente,
te ha hecho caso, carajo, te hizo caso,
no vengas a llorar por las ausentes
como si fueras un tunante párvulo,
que sufre retraído sus quimeras,
después de haber logrado dar un paso
ahora tirado en el suelo solo repta,
cuando tus lágrimas se rieron de los otros,
nombres de amor sufrientes por tu causa 
pencas de gozo, con dolor sembradas...

 JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


2 comentarios:

  1. Hermoso poema del que discrepo desde mi discreto observatorio, no suelen hacer caso a otros mandatos las almas soberanas, ya deberías saberlo, a veces, esa soledad solo es un espejismo que necesitamos creernos, solo eso, un espejismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calma de observadores, en el punto más alto de algún faro, la peor de las noches, que no marca tormentas en su arribo, ni columbra dramáticos reparos...Nada guía, ningún barco se hizo hace horas a la mar picada, allá adentro, estoy solo, siento el calor de una morada en la que ella duerme a un lado...esa confiada compañía, ella, que hasta en sueños me espera...Un aliento de más, el tuyo, para seguir vivo en esta ruta, sin mañana ni pronóstico...Gracias por venir Carmen..

      Eliminar