martes, 17 de abril de 2012

GRACIA SIN DIOS… / Poesía de José Ignacio Restrepo

HAY A VECES…

la búsqueda

Hay a veces durmiendo una pregunta
en una posición inconveniente
con la espalda templada a la derecha
y la cabeza encalada hacia la izquierda,
como nave tumbada medio hundida
que espera una estocada decisiva
para volcar la carga descuidada
en las aguas de un mar color dolido,
por ser este un puerto malherido
de grosera e infecta alcantarilla…

Hay despertares ígneos, cenizos,
que ni aun quiénes somos recordamos,
madrugadas de vértigo blasfemo
que nada tiene valor y todo es feo,
atamos a la ventana sin bandera,
ese pálpito de estar y poseer
un corazón, un brazo que hace fuerza
y otro que algún mal por bien detenga,
doblando ante la vida una promesa
que hicieron ante la pila bautismal,
si algún bien por un mal puedes volver
y si tranzar deja en alto la belleza,
no es pesado pensar que aun hay promesa
en esperar que el mundo cambie en algo
y podamos llegar a algún buen puerto,
viendo el viento hacer danzas sobre el agua
en su arrogancia esbelta de gitano…

Hay cortas y elocuentes certidumbres
hechas por costumbre y en silencio,
bebemos de su léxico renglones
para entenderlo todo sin errores,
albergan sus sentidos casto amor
que debería servirnos como ejemplo
cuando llegara esa rancia soledad
que es capaz de romper a cual más duro,
esta lucha ancestral vale oro puro
y todo hombre la enfrenta alguna vez,
de nada servirá que atrás camines
habita en torno a ti y en los confines,
del lugar que le da fuerza a tus sueños
y te espera cuando reclines la cabeza,
torcida por cansancio o apatía
para darte como a mi una gran sorpresa,
que nada y todo es al mismo tiempo
no existen enfrentados o vencidos,
el mal puede mañana ser el bien,
y te puedes cambiar por buen motivo
y a nadie saludar en este sitio,
si último llegaste y fue casual
puedes ya descansar
y hacer ovillos…



JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

4 comentarios:

  1. "...en las aguas de un mar color dolido" ese mar te llena la mirada, por eso mana agua salada. Me ha parecido un poema extraordinario, fluye solo sin darnos cuenta va de la palabra a nuestra cabeza sencillamente el corazón lo lleva... un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la palabra y la voz su protegida, brota el tejido cuya piel amiga, suele cubrirnos cuando llega el frío...Y cuando es el calor nuestra congoja, entre el silencio de la voz vienen aromas, como este tuyo que cala nuevamente entre las letras. Este que soy, tu vecindad amable, te envía unas gracias repujadas y se alegra otra vez por tu presencia... Abrazos Anabel...

      Eliminar
  2. Del sueño a la relatividad, qué inmenso paseo lleno de sabiduría. No es el sueño quien cede la conclusión, sino el insomnio previo, cociendo a fuego lento la memoria para servirla en la mesa del oneiró... Estoy tan de acuerdo con tu poema como fascinada por su bella elocuencia, tanto que me da algo de disgusto decirte lo contrario, pero es cierto, hay un lugar en el mundo donde eres único, el primero y el último, ojalá sueñes con él.. abrazos Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que queda de soñar sino más sueños...Este alfeizar de vuelos encumbrados y aterrizajes sin previo aviso, sirve de mensajero parlanchín, a veces es remero sin su barca, y a ratos en el bar sirve de partner, para tomarse un ron con quien bien llegue...Que seas tu mi bien, es en la espera, el mejor porvenir en este sitio, que sea de mañana o ya en la tarde, convengamos querida que es verdad...HACES FALTA EN ESTE LUGAR...Abrazos Carmen...

      Eliminar