domingo, 29 de abril de 2012

DEJAD POR HOY ATADO AL INCONFORME / Poesía de José Ignacio Restrepo

AY MADAME...


Los  nuevos dolores hacen fila
porque estos días mi corazón tiene su obra,
estos contratistas me persiguen
en mi mente se inventan pensamientos,
encabezados solo por tu nombre
en la mañana,
al mediodía
o en la noche,
me recuerdan de mi hablar tranquilo,
el teléfono sin fin me mira
dejándome tu voz sin una queja
porque no viene al caso la amargura,
dártela, dármela,
sembrarla en el futuro.

Conozco los overoles de lo triste
las voces de malestar del jefe lerdo,
apago la luz de su despacho
y bajo completa la persiana
para que afuera
sepan que me fui,
aunque se que otros me esperan
para contarme sobre otras formas de sufrir,
que trae uncida tu patente soledad
tan gemela de la mí,
tan igual...

Esta recuperada vacuidad
como premio de Loto indeseado,
la promesa de hacer miles de cosas
que no deseo hacer
nunca jamás,
mientras sigue aplazándose la vida
este ahorro de verte,
de tenerte,
debiera hacerme rico, pero no,
solo dolores nuevos entre augurios,
rasguños novedosos,
mudas señas,
dolores que redefinen infortunios,
silencios por ese cable telefónico,
mientras habla mi voz,
mientras tu voz aguarda...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

sábado, 28 de abril de 2012

COMO LLAMADO DEL MAR CONTRA LA ROCA / Poesía de José Ignacio Restrepo

A UNA HORA SIGNADA


Los días brillantes
suelen atrincherarse
entre el tiempo vulgar 
que transcurre,
columna de hormigas
hechas prisioneras,
cargadas con el paso infame
de su próximo invierno.

Pequeño gladiador,
segundo inefable,
decidido,
hasta el ya de lo mío
luchador errante,
por vos capturo el tacto
de la brisa viajera
dejo en el cepo a mi gemelo perezoso,
brinco, brinco,
hasta alcanzar la tez del aire
y allí dormito con paciencia
un día,
a mi espera, la mía...

Vaya que gozo,
ver que en un momento,
viene prendida de mi la vida,
ya fuera de su trinchera
cual fuerte amazona
que desnuda su cuerpo,
mientras ríe
corriendo en su volátil carrera,
y me invita sin pena a que la siga,
y vea más,
 no se dónde,
el brillo ancestral
de su profunda desnudez...

Días brillantes,
arte pagano no precisa 
de memoria ni de culto,
ni acaso de alguna dirección
en la intención de los ojos,
solo extraviarse ante la máscara caída,
la primera,
la que le sigue,
la que ahora toma piel
del blanco impoluto de tu hueso...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 25 de abril de 2012

A LOS PLANES.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

POR HACER....

on the plane | windows on the world

Qué de las listas falla por principio,
todo diría, todo por que sí,
y si solo hablara de ésa del mercado,
todo repetiría nuevamente,
porque un momento como ése debe ser
nuevo cada quincena, cada mes,
al llevar cosas nuevas de comer
que ornamenten un poco la alacena,
y no las mismas marcas de hace años,
seguras por ya ser reconocidas,
actitud de salud conservadora,
pero carente por completo de aventura
en algo que se puede aventurar.

Pero,
hablábamos arriba de las listas
y ante el tema no me voy a amedrentar...
Hablo claro de esas que hemos hecho
al principio del año por pertrecho
para tener idea del deber
de eso que otros morales nos afirman,
es menester lograr con un esfuerzo
pues la evidencia señala que sabemos
que de ir al contrario ofenderemos,
lo que otros esperan o desean,
o incluso ya en verdad se necesita,
para juntos llegar a esos lugares
mejores, superiores, saludables.

Son las listas 
como enjambres algún día,
verdaderas infecciones de la piel,
reveces que nos atacan si dejamos
que se atoren en nuestra alma y en las manos,
desde aquí les deseo en libertad
manejar el prosaico porvenir
con la mirada experta del que asiente
cada vez que algo nuevo y diferente,
aparece en su zona de quehaceres,
es mejor conservarse si pudieres,
frente al ayer en el fondo parecidos
para evitar extraños sobresaltos,
cuando abramos los ojos de mañana,
y de pronto desde adentro
una voz ronca
nos ordene continuar con el octavo,
falta esto para poder lograr aquello,
ya despierta que tienes buen trabajo
pintar esto, levantar la cerca nueva,
en el sifón verter todas las botellas,
y dejar de fumar,
CON UN DEMONIO...!!
Falta mucho para ser como no fuiste
y alcanzar a ese ser que no pediste,
 en verdad somos harto petulantes,
la arrogancia brota hoy por todas partes
y no es hora,
ya no queremos alcanzar
de la lista ese último lugar...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


domingo, 22 de abril de 2012

PROBIDAD DEL AMOR / Poesía de José Ignacio Restrepo

CLARIDAD


Se de migajas caídas de algún pan
en mitad de la tarde o la mañana,
atendidas por un perro que pasaba
y que nada llenó,
lamiendo el suelo
pero hizo el intento,
es lo que vale…

Como nosotros que de inusual manera
con la boca abierta cual vitrina,
vamos mostrando el hambre
en cada esquina,
para quedarnos con eso que se cae
y el suelo poder lamer
así sea en reversa y con congoja...
La experiencia no explica el desarreglo,
y tampoco nos matiza este dolor,
pues el comportamiento picaflor
es conducta aprendida
y no heredada…

Los hombres
tienen alma y piel mezquinas,
sus infelices pasos les alejan
de corazones buenos femeninos,
que serían fácilmente enamorados,
si fueran generosos de verdad,
lo demás es dilema de los siglos
y tema de banales literatos,
¿acaso no es verdad que ama mejor
aquel que no desea poseer
reconociendo al otro en su valor?
JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

martes, 17 de abril de 2012

GRACIA SIN DIOS… / Poesía de José Ignacio Restrepo

HAY A VECES…

la búsqueda

Hay a veces durmiendo una pregunta
en una posición inconveniente
con la espalda templada a la derecha
y la cabeza encalada hacia la izquierda,
como nave tumbada medio hundida
que espera una estocada decisiva
para volcar la carga descuidada
en las aguas de un mar color dolido,
por ser este un puerto malherido
de grosera e infecta alcantarilla…

Hay despertares ígneos, cenizos,
que ni aun quiénes somos recordamos,
madrugadas de vértigo blasfemo
que nada tiene valor y todo es feo,
atamos a la ventana sin bandera,
ese pálpito de estar y poseer
un corazón, un brazo que hace fuerza
y otro que algún mal por bien detenga,
doblando ante la vida una promesa
que hicieron ante la pila bautismal,
si algún bien por un mal puedes volver
y si tranzar deja en alto la belleza,
no es pesado pensar que aun hay promesa
en esperar que el mundo cambie en algo
y podamos llegar a algún buen puerto,
viendo el viento hacer danzas sobre el agua
en su arrogancia esbelta de gitano…

Hay cortas y elocuentes certidumbres
hechas por costumbre y en silencio,
bebemos de su léxico renglones
para entenderlo todo sin errores,
albergan sus sentidos casto amor
que debería servirnos como ejemplo
cuando llegara esa rancia soledad
que es capaz de romper a cual más duro,
esta lucha ancestral vale oro puro
y todo hombre la enfrenta alguna vez,
de nada servirá que atrás camines
habita en torno a ti y en los confines,
del lugar que le da fuerza a tus sueños
y te espera cuando reclines la cabeza,
torcida por cansancio o apatía
para darte como a mi una gran sorpresa,
que nada y todo es al mismo tiempo
no existen enfrentados o vencidos,
el mal puede mañana ser el bien,
y te puedes cambiar por buen motivo
y a nadie saludar en este sitio,
si último llegaste y fue casual
puedes ya descansar
y hacer ovillos…



JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

sábado, 14 de abril de 2012

POLARIDAD / Poesía de José Ignacio Restrepo

CUMPLEAÑOS


Las cinco velas 
apagadas en la torta,
la feliz madre vigilando todo,
el niño con las manos ocupadas
toda su vida es solo una canción
llena de baile, regalos y emoción...
Este recuerdo sin tacha
es tan lejano,
cuando le llegan los quince
y ya es muchacho,
la calle hiede de penas e ilusiones
ganadas día con día y mucha fuerza,
tiene en la mano una nueva cauchera
de tres tensores, 
lo que quieras poncha,
en sus ojos de rebelde cazador
cabe incluso un haragán o un impostor,
y los años que hacen fila por venir
traen sin duda el desahogo elemental,
que cualquiera puede ahora elucubrar
no saldrá bien, ni regular,
sino remal...

Por eso 
no me quemo yo las manos
cuando veo tanto pibe aletargado,
y me lleno de tristeza nauseabunda
si a la guerra los veo ya partir,
en los ojos aprecio nazarenos
que irán a dar la vida en el terreno,
por una causa conocida poco 
que a veces sabe a lucha
fratricida,
y otras a rochela en sangre fresca,
para que pueda todo suceder,
el capital rodar hacia los bancos,
los de arriba subir otro escalón
para que no se salve ese montón,
que come mucho arroz y poco pez
con la mano que recuerda
alguna vez,
se persignó doliente y respetuoso
ante un Cristo quieto y ojeroso,
que veía con él como se entierra
el mundo de la sal
y de la guerra...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

jueves, 12 de abril de 2012

SIN ROMPER AUN.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

EN UN ABRAZO 
DE TU MAR


Ya que la pleamar por verte no termina, 
ni a la luna fatal merma en su órbita, 
deja que las estrellas iluminen 
el paso de regreso a mi Pandora, 
azotea venial de mis latidos, 
de mis cuentos prohibidos la señal, 
camino donde enhebro entre cadenas 
la soledad sin ti que me condena...

 Y por si llega el sol y no nos ve
y deja de abrigar este lamento
que en concordancia leve con los vientos
envía hoy hacia el cielo una noticia,
que sea por mi falta de pericia
para bogar el mar sin recordar
que las corrientes llevan los mensajes
 a donde quieren ir o solo van.

Que son vagas rutinas nuestras vidas
para el dueño de la mies y de la vida,
que las penas de amor se reproducen
como frutos de colores por el llano
y que el mar es su hermano en esas lides,
el plancton que no vemos es su haber
de cuentas por amar sin devolver,
amores desdeñados y rencores...

Entonces que no lloren nuestras almas
que habernos conocido ya es un logro,
si te amo o me amas con pasión
un mensaje enjaulado en la botella,
hará de mensajero a las estrellas
para que en luz bendita nos comente
que es la noche oscura nuestra amante
y en ella ya tenemos nuestro goce...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

lunes, 9 de abril de 2012

ASUNCIÓN DE NADA... / Poesía de José Ignacio Restrepo

NUEVA PREGUNTA


De mi ninfomaníaca arrogancia
al pernoctar tantas noches engrapado
vecino de una idea,
enajenado,
como si fuera ramera joven y barata
que pese a ser la más bella de la calle
regala lo que obtiene en su trabajo,
o como un escarabajo que recorre
del pecíolo al tallo solamente
en la hoja ya seca inútilmente,
buscando el contenido de la vida
como si en ello su alimento hallara,
voy asido fatalmente al desconcierto
por no ser
alguien simple,
lo confieso.

Llamado inteligente si escolar
va a formarse pues no tiene otro lugar,
y en ves de repetirle que es allí
donde será su tarea confirmar,
los más grandes se comportan 
como deudos,
y lo envían al extramuro del infierno,
cuando convencen su infantil cabeza
de que vino formada y ya madura,
pues no es inteligente de ocasión
sino el dueño fecundo y razonable,
un imberbe que todo lo conoce,
que lamento recuerdo que así fue
mi aventura escolar,
el tiempo que llamamos 
de aprender

Ahora solo y algo silencioso
sin poder liberarme del ornato
que esta constelación de palabrejas
me impone pronunciar en mi dilema,
que se busca y se encuentra
por momentos,
y luego se disgrega en ornamentos
para que sea vuestra dispersión
obstáculo o medio aquí elegido,
no tengo la misión ya de decir
como pobre maestro no ocupado,
sino funciones menos paralelas,
la de esconder el tema
una de ellas,
y las otras un día
ya sabrás...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

sábado, 7 de abril de 2012

FRESCO SIN MURO Y SIN BROCHA... / Poesía de José Ignacio Restrepo

PRELACIÓN DE MODO


Hacer de ebanista 
siendo para la talla un instrumento,
eco del torbellino
que nada puede hacer 
para una brisa convertir en viento,
sin metáforas,
solo un hombre corriente
que no puede ser acaso diferente
en lo que corresponde
a ese mandato,
que destina instintivas prioridades
a resueltas y jurídicas necedades,
cuando la vida aguarda a ser vivida
sin más plan que salir y dar la cara,
porque todo el que espera
sutiles salvavidas que lo guíen
en la tarea serena de seguir,
se perderá de ver en lo simple
lo más bello
 y de esa hermosa sensación 
de estar perplejo,
sentir aquel comezón al tocar algo
que pudiera muy bien ser un antídoto
para la cruda infección que se lo come,
o algún despertador no conocido,
para el ser que ahora lleva
adormecido,
a repetir sin culpa ante algún sabio
completo y sin error
como gris párvulo,
el útil y olvidado abecedario.

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©


miércoles, 4 de abril de 2012

UN MENSAJE DESDE ACÁ... / Poesía de José Ignacio Restrepo

SIN SOLEDAD


Me acerco y me retiro entre dolores
que han  dejado tus mórbidas visitas,
porque tener y no tener es un martirio
que llevo dentro cual secreto a voces,
tejido con sapiencia en este cuerpo
que predica lo que ama más que nada,
esta piel que te merece ya lo grita
como la voz de alguna gruta amada, 
ciento dos poemas se disputan
quien te vio de primera y escribió,
dama ley,
dama amor,
dama escalera.

Mi corbata se anuda en cabestrillo
al sendero que más enamorado
piensa siempre ser dueño de tu paso
y adulador cercano de tu oído,
más te vale pedírmelo que darlo
soy islote perenne y solitario
por grabarme en el mapa de tus trinos
como sabio sinsonte de hortelano
que llegado del otro continente
abastece de sus cantos su glosario,
nuevo siempre,
muy sencillo,
enamorado.

Al mis manos abrirse al firmamento
que recibe de mi lo que le toca,
ancho voy recitando mis memorias
de viandante por lejanos corazones,
las lágrimas que ves cristales son
y al verlas decidida detendrás,
pues nada que de afán nazca conciso
dará a la vida guerra sin martirio,
y vos y yo sabemos de igual modo
que en la piel que se escoce no tenemos
ese tacto que corrompe todo,
pero nudos ya tiene el corazón
como fiel diapasón
del reloj nuestro.


JOSÉ IGNACIO RESTREPO

Copyright ©

martes, 3 de abril de 2012

ELOCUENTE... / Poesía de José Ignacio Restrepo

JENGIBRE


Toda la lengua servida hacia tu causa,
la miel y el hosco recuerdo del deseo,
menudo saltimbanqui de las horas
que se fueron igual de sal manchadas, 
como si un último istmo a lo real,
dejara abierto el candado descompuesto,
para que entre lo malo con lo bueno. 

Ah, botella de vino de recuerdos,
unos vienen vestidos, otros muertos,
y yo que tengo tiempo aquí los formo,
según los años que lleven ya dormidos;
este que tengo preso entre mis dedos
aun no abre los ojos para verme
parece moribundo ni se mueve,
le doy respiración, le tomo el pulso,
lo pongo humedecido junto a otros
ataviándolo tan solo de mi aliento, 
para que luego escuche mis murmullos
en su rostro descompuesto y trastornado,
 y a ese Rabel que pasa adormecido
que delicado trajo el viento frío
entrando de la calle sin querer;
las cuerdas endurecen en crecendo
y en la ventana abierta quien me ve
conmovido voltea y nada mide,
pues conoce esta senda de quimera
recordar y vivir sin diferencia, 
ya la habrá recorrido alguna vez,
con el alma vertida entre sus pies.

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

lunes, 2 de abril de 2012

PENSAMIENTOS DE LUNES... Poesía de José Ignacio Restrepo

TERCO


Etérea sensación de perder la cordura,
por ver a los demás llamados semejantes,
recorrer esa ruta brumosa equivocada
donde pierden su todo apostándole a nada,
maduros van hablando perfectas tonterías
señalando los puntos importantes y sacros
de los negros asuntos que ya tienen por dogma,
día a día ejerciendo como autos de choque,
tu también los has visto y después miraste lejos
a la pista con su auto penetran con la única lid
de acabar con aquellos que al frente se les pongan,
para hacerles de algún freno,
para evitar que lleguen
con el motor en ON
cuando la fiesta merme...

Me quedo hipnotizado mirándoles probar
sus sapiencias de más tomadas de algún libro,
repiten como loros que están agradecidos
por tener como hollar el camino que es suyo,
valientes anatemas que pierden esa opción
de nada preguntar pues solo es importante
aquel asunto simple que vive sin alarde
en el fondo sin nombre de tu espíritu sereno,
allí nada es ajeno, ni oscuro, ni probado,
allí todo está claro pues nada allí se niega,
hay vítores de flautas cuando la luz se hace
en torno a lo que antes generó vil pregunta,
la vida se hace hoy el antes fue un aspecto, 
un hoy que se ha marchado donde antes vivimos,
quien del pasado se nutre para mirar su después
tendrá gran frío en la piel y preguntas siempre abiertas
ninguna paz llegará al que de tal modo obra,
y su paso torcerá pues sus ojos van nublados,
verá su sueño alcanzado irse en medio de la noche
sin poder hacerle un broche en su mente y en su piel,
valdría más hacer cerca campamento con la muerte,
marcharse sin avisar, sin cantar y sin vivir,
el hoy es todo lo que hay lo demás aun es frontera
y allí irás sin pasaporte cuando el presente lo quiera...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©