miércoles, 30 de mayo de 2012

A ESTA HORA... / Poesía de José Ignacio Restrepo

MISTERIO


De este albor
vespertino,
que se abate sobre los molidos cuerpos,
que ya dieron de si toda su fuerza,
sudorosos,
cansados,
recelosos,
que no buscan de si
sino llegar,
en la casa buscar
cama y sustento,
¿habré de conceptuar
alguna breve,
con objeto de henchir
alguna vanagloria
imaginaria,
o dejaré que el halo de la luna,
explique sin más
qué es lo que pasa?

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

lunes, 28 de mayo de 2012

A PROPÓSITO.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

42º C


Lenta mi sombra asciende, 
el pavimento de llena de mis grises,
vuela sin rumbo el ávido estornino
que no encuentra el retorno
hacia su fuente,
que del martes acá
ya se ha secado,
es el día más cálido anunciado
de un verano locuaz
en equinoccio...
Me paso sin pensar
mi pañuelo casual y colorado,
por los vértices anchos de mi frente,
y el recuerdo de días más clementes
deambula como agua por pasillos,
donde el sol se ha echado como un crío,
a mirar sin prisa lo que pasa,
sin plantar este fuego ni rendirse,
sino solo proponiendo un extravío,
que le dejen un zaguán para dormir,
una sombra 
donde también pueda ir, 
a pasar unas cortas vacaciones,
con dos o tres canciones
y silbar,
el verano
está a punto
de acabar...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

viernes, 25 de mayo de 2012

RITO PEOR QUE MASCARADA / Poesía de José Ignacio Restrepo

EL GESTO


Como vago que por mal
dejó su empleo
y se persigna de noche por recuerdo,
repaso con mis pasos este predio,
que a estas horas tempranas
no es un barrio,
sino apenas un túnel medio abierto,
solitario y sin nombre,
muy oscuro,
de un desconocido monasterio.

Un gato se pelea con su sombra,
tan negra como él pero sin duda,
más hambrienta 
y con una vida menos,
esqueleto brillante e incompleto
recuerdo de un caro pez de restaurante,
y he dado un buen salto pues pensé,
que era ésta mi hora,
el último minuto de la trama,
la peor pirueta hecha sin ayuda
de la ya ida jornada,
la postrera,
pero solo fue un respingo de mis pies
que han bailado de Bruselas hasta Java,
bromeando en las lenguas jorobadas
con besos resabidos a alquitrán,
como viaja solitario el cormorán,
llevo leguas perdidas pero halladas,
y las busco cuando veo algún zaguán,
recuerdos portentosos por ajenos,
ensamblados en mi mágico cerebro,
desnutrido,
en puzzles sucesivos
que estos gatos de dios
no pueden ver,
pero saltan en pedazos otra vez
regados por el gélido escenario
del andén,
que no es negro
y menos blanco...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 23 de mayo de 2012

CANTARES / Poesía de José Ignacio Restrepo

VAGABUNDO


Que tienen esos ojos de cansancio
si son jóvenes, si son bellos
como otros,
quizás el arco hundido o las dos cejas
con algunas canas ya
sin estar viejas,
más bien son los recuerdos allá atrás
en los pasillos del cerebro
de anticuario,
que como pecera vacía con mil huesos
le rememoran vida muy antigua,
que parece ser suya,
por ajena.

Esa guitarra que lleva
atorada a la espalda,
que canta a veces cuando él la deja,
parece consentir en su descanso
que el vagabundo tiene sentimientos,
ordenados, fugaces, manifiestos
de momentos felices
que pasaron,
y luego a su pesar 
le abandonaron,
como nos pasa a todos,
sin quererlo.

Y las hojas del viejo calendario
tiradas sobre el suelo
y en desorden,
diciéndole a los vientos
nuestros nombres,
igual que le repiten a sus ojos,
viejos, enternecidos, azarosos,
lo que se tarda el tiempo
en comprender
cómo hilan los días su quehacer
 sobre el camino alargado que pasamos,
ese jardín tejido en flores secas
que reverdecen sin embargo,
cada que allí posamos
nuestros pies.

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

martes, 22 de mayo de 2012

EN ESTE GIRO DEL MUNDO / Poema de José Ignacio Restrepo


CUALQUIERA DIJO AYER

abajo

Volteado del derecho y del revés,
el concepto toma el tren y va de viaje,
se toma algunos días de vacaciones
pues no haya felicidad en el lugar
donde lo dejan, lo retiran y lo ponen,
fatigado del alma e inservible
del tacto de los otros está triste…
Miro lejos y creo verlo allí
en el mar plateado que está sucio
de todo lo que tiramos sin vergüenza,
brillante pegajoso hidrocarburo,
desechos y basuras que no quiere,
el concepto trata de ahogarse,
se zambulle más allá de donde veo,
lo presiento morir sin más remedio…
Alguien dijo, despierta, y desperté,
mojado de sudor en madrugada,
soñando que el concepto se ahogaba
y luchando por salvarlo
yo con él…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 18 de mayo de 2012

A TU SAL, INMENSO MAR... / Poesía de José Ignacio Restrepo

ANTE AQUEL GIGANTE...


Como en plexos curtidos por el sol,
en los que el viento 
ha grabado con furor
sus visitas cortas,
vespertinas,
buscando entre las huellas de la piel
un arco conocido,
algún dintel,
la capitel columna donde viaje
adherido por milagro o que se yo,
ese anterior ultraje
o el fervor,
de tu mejor recuerdo,
ese de rojo vestido y manifiesto,
voy,
me deslizo a tres instantes solo
de que te quites todo,
y sí me olvides,
entre el agua tibia y azulosa
que ha llegado a salvarte
de soledades presentes y pasadas,
perennes, aquiescentes,
desbordadas,
donde acaso voy yo,
si,
con las mías y las tuyas
ya ahogadas...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 16 de mayo de 2012

ANTES DE SER O ESTAR… / Poesía de José Ignacio Restrepo


ADVIENTO

Amor y alma

Cuando viene tu mano
como promesa de vencido invierno,
en sombreado arrebol de azul nacido
que tiene el don de despertarlo todo
lo ya olvidado sin culpa
y lo acaso por milagro revivido,
debe pasar saliva en mi garganta,
y sin agua soñar
con mi verano…

Esa eres tu,
mi luciérnaga apremiada,
que traes luz a mi vida y a mi casa,
como hilera de luceros espejados
cuya labor de ser y ungido axioma
es mirar cuan feliz puedo sentirme
ante este adviento retado y conseguido,
tu existencia a mi lado
como portento soñado
y solo mío…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

lunes, 14 de mayo de 2012

¿Y NADIE ME CREÍA? / Poesía de José Ignacio Restrepo


ARRITMIA


Alojada en mitad de la garganta,
mansamente en su irónica osadía
la palabra genial me precedía
y podía admirarla
casi afuera,
dicha por algún genio, 
de primera,
pero hacía el inventario
nuevamente,
estrujando de mal modo
mi fría mente,
y ella graciosamente se me iba,
montada en un caballo,
que ironía,
o cubierta de alquitrán
como pingüino
que surgiera inesperadamente vivo
del derrame más grande de petroleo
ocurrido al final del otro siglo.

Engarzada como joya de un habsburgo
que joyeros buscaran y no hallaran,
la palabra genial que algún gran juego
dejó en diez
los minutos miserables
que tuvieron los otros al buscarle,
y ni eso 
porque presa allí en mi nuca, 
taladrada por el afán y por el miedo,
donde nació, creció y se hizo una semilla,
atorando los sueños y la calma,
mientras nadie gritaba en esa sala
lo que yo no podía musitar
tanta era la alegría intercostal,
mi corazón casi se paraba,
al ver toda  la tabla ya completa,
en euros era casi una fortuna,
ciento cincuenta mil más dos que sobran,
apenas comprendí reí en silencio,
y del pecho con gran fuerza me salió,
BINGO, BINGO,
MIS QUERIDAS SEÑORÍAS, 
la tabla completa es solo mía!!!

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©
Enhanced by Zemanta

sábado, 12 de mayo de 2012

PRESENTE Y FIN... / Poesía de José Ignacio Restrepo


DE FICHAS Y JUEGOS


Ojos como asbesto
bordean las mallas,
tras los ventanales...
Horadan los cuadrantes
del monstruoso reloj del muro
esperando la hora señalada
que les permita dejar
esta moderna nave,
salir
de este iracundo pliegue
de la historia,
en donde a su pesar
llevan años como galeotes...

La voz de la sirena
les libra de los tapones auditivos,
de las viseras de los ojos
y de los guantes sucios
en las manos,
y como liebres en solar de batatilla,
salen sin orden por la puerta
de la casa de juegos de sus amos...

Ojos como de asbesto,
se cierran ya de noche,
en las pequeñas jaulas de ladrillo y zinc
intentan horadar el espacio,
soñar un porvenir posible
lleno sin saber cómo
de encanto,
un lugar sin igual
donde no haya máquinas,
no haya que morir para lograr
ese poco de respeto,
ese sorbo de placer en libertad,
un lugar sin humo,
sin sirenas,
ni amos...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 9 de mayo de 2012

RESISTIENDO... / Poesía de José Ignacio Restrepo


HALO


Contar palabras
o contar silencios,
hablar ante tu rostro con el mío
o en mi ausencia 
interponiendo un recuerdo,
amagos de verdad,
recelos que por horas hacen fila
se quedan, se marchan y regresan,
como agasajos que fueran repetidos
de inquieto merecer 
y sin sentido.

Contar silencios,
del viento
tapándonos la cara,
con las manos inquietas y sensibles,
explicando al azar
con tapabocas
que hoy tenemos nuevas soledades,
inciertos futuros en la guía,
como niños vamos otra vez
creciéndonos a penas,
otra vez.


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

lunes, 7 de mayo de 2012

CAMBIA DE ROSTRO EL DESEO / Poesía de José Ignacio Restrepo

SOBRE TI


Quién tiene la potestad para saldar
esta cuenta sin fondo que se toque,
cuando mis dedos llegan
se despiertan aromas incisivos
que aun no recibieron bautizo,
cierras los ojos,
los puños en tus manos forman
piedras de río bajando por montaña,
alcaraván que canta su quejido,
su frenetismo arrancado
a las estrellas,
tu puño de animal no sometido
dice a la luna, al sol, a lo que quede,
que sabes lo que eres, 
solo piel,
en mis manos de raro gentil hombre
cuya misión de tocar es poesía,
lleva la marca augusta y orquestada
que la naturaleza ha predispuesto
y este bello instrumento que tu eres,
dice el sol,
dice la luna,
y lo que quede,
es obra bella aunque alce alto su puño,
como esta nota que brota hecha un murmullo
cien han salido ya,
de tu boca y tu piel,
ojos cerrados de animal placer
y mis dedos de hábil tejedor,
te hacen ahora olvidar,
el pasado de algún otro impostor
que haya dejado sin adiós
este lugar...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


jueves, 3 de mayo de 2012

EROS TEME CALLAR… / Poesía de José Ignacio Restrepo

EVADIDAS…

ENTRE PIEL

La palabra que falta hace rato hace un guiño,
me ciñe por la espalda, me tañe en el oído,
me socaba la piel, se entrelaza a mi instinto,
hace ruidos de ave volcando la comida,
tumba luego la jaula donde la puse ayer
en seguro recaudo de este mundo al revés...
Se baja por la cama debajo de la manta
y llega hasta los pies para hacerme cosquillas,
en mitad de la risa te recuerdo dos veces
la primera, ya ves, a veces se te olvida,
la palabra precoz que te llega a la mente,
y la segunda, más obvia, por halarme despacio,
al lavabo, a la sala, al cuarto, a la mansarda,
para ir a buscar los perdidos vocablos,
aquellos que la voz esculpe sobre el cuerpo
y que marchado el fuego sin dejar un testigo,
volando se nos van para habitar el aire,
cual tesoros hallados, perdidos o gastados,
que dejaron de pie todos nuestros deseos,
sin la paz necesaria para echarlos al fuego,
o dar vuelta a la página con su texto olvidado…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


miércoles, 2 de mayo de 2012

RECABADO DEL ATLAS DEL PASADO / Poesía de José Ignacio Restrepo

ANTIGUO


Que virtud excesiva la del lazo
que ata todo lo tuyo con lo mío,
a sabiendas que el tiempo malherido
con su espalda de Cristo que ha caído,
ya nos cubre de un porvenir sin bendiciones,
cartas que no escribimos,
souvenirs de amor que no mandamos,
deseos en la piel haciendo fila
y lágrimas caídas sobre el piso
pero nunca lloradas,
de que todo lo nuestro ya pasó
son añejos testigos...

Vengo de la avaricia de lo nuestro,
del tiempo desmentido e irredento
por las cosas previstas que marcaron
las caricias con frío por la prisa,
y los frutos regados por el suelo
como tosco tributo...
Y como vengo,
me marcho acongojado,
el rostro presumido de este lapso
vacío de lo mío va mirando,
respirando del aire que nos dio
un poco más de tiempo,
para halar de esa atadura
hasta romper
y hacer un gris adiós,
sin largar un lamento,
sin rezarle un perdón
en tonos bajos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©