jueves, 28 de junio de 2012

TODA HEROICA TAREA… / Poesía de José Ignacio Restrepo


SERENDIPIA

1239

Coincidencia de múltiples quebrantos
que ha elegido serena la tristeza,
como madre de apego coronario
que elocuente se preste
al trabajo mejor de ir formando,
los que tienen las manos y los pies,
cercenados de fe pero aun intactos…
Como barco que ajusta su bitácora
poniendo de su lado el astrolabio,
hincho velas con vientos decorosos
y reparo el mástil con amor,
lavo, plancho, corrijo el mal lenguaje,
todo lo negativo es equipaje
para dejar sin pena allí extraviado,
lo penoso, lo vacuo, lo tirano,
y no temo dormir y despertarme
para hacer de lo previsto y lo probable
objetivo capaz de ser cumplido,
que ya fuimos del tiempo forajidos
prestándonos a búsquedas pueriles,
porvenir que comprendo está a la mano,
no verlo y no tomarlo es de hombres tercos,
o de soldados muertos de terror
vencidos por la guerra del pavor
marcados en la frente
como tristes y nobles insensatos…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 27 de junio de 2012

DEL ABC DEL AZAR / Poesía de José Ignacio Restrepo


SIN SABER

bannerMuseo

Estamos como antes empezamos,
urgidos por la piel y con demora
viendo como se caen a pedazos
las cosas respetadas por valiosas…
Ansiosos de muy pronto descubrir
en dónde se ha ocultado de nosotros,
el método por todos necesario
para hacer dinero en nuestras casas,
o al menos ( y eso dice el profesor),
aquel que nos indique sin sudor
que diablos hacer con la mordaza,
después de retirarla de los ojos,
y ver que vemos más pero de aquello,
que quisiéramos por dios
ver mucho menos…
Las ruinas nos persiguen por el aire,
y vamos entre lastrados y aburridos
corriendo como el cojo aventajado
que aun no maneja bien esa muleta,
que otorgada le fue por algún rico,
que quiere disminuir lo que le pesa,
es decir los impuestos que lo obligan
cada día a pagar por lo que tiene,
corro entonces mejor gracias al rico
que maldije todos los días de mi vida,
que magnífico y cruel contrasentido,
estoy hecho de ellos como cafre
que saliera brillante de la cárcel,
después de trasponer miles de riesgos
llega al último día de condena,
y al cruzar para esperar el colectivo
no ve a ese borracho malnacido,
que lo arrolla simplemente por no ver,
pues el cansancio lo ha vencido
y va dormido…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

lunes, 25 de junio de 2012

HUBO UNA VEZ… / Poesía de José Ignacio Restrepo


SUNLIGHT

sundance

Los veranos de la piel llevan su nombre
hace años que los daba por perdidos,
osados y gimientes regresaron,
de lugares malolientes y pequeños
donde antes creyeron morirían,
y esas cartas recibidas y olvidadas
que trajeron los ecos de tu voz
en fugaces y simples resplandores,
donde solo decías con tus letras
por qué no llegabas al rescate,
se quedaron en tu espalda de marino
en esas cicatrices ya fundidas,
por hacer esa jornada en todas partes…

Vienen luego las iras,
los cardos que se incrustan en los labios
por decir ese te amo sin sentirlo,
solo somos como ínsulas labradas
en los mares oscuros del delirio
y tenemos promesas por cobrar,
que no somos amigos,
nada puede aunque quiera
el dios destino…

Y tu rostro,
que hace tanto me trajo la verdad,
hizo vino de cepas algo verdes
pero era la sed mi potestad,
y lo hice de mi piel un bloqueador,
ahora vago por playas solitarias
con un único amigo de la mano,
el amante de la luna,
hermano sol…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 24 de junio de 2012

AQUEL CANTO DE INDIOS / Poesía de José Ignacio Restrepo

FIBRILACIÓN


Tentada está la inusual melancolía
de sentarse a esperarte aquí confiada,
traída de mi mano sin saber
que paciencia al final debe tener
el que quiera poner la realidad,
en otra dirección,
otro lugar,
pues lo que conseguimos no nos da
satisfacción o probabilidad,
de hacerle a este hangar cambio adecuado,
para llegar a la noche de volar
y meter el avión algo cansado,
en un sitio seguro
y bien cerrado...

Derivo y me estremezco
una vez más,
pues no existe ese sitio en parte alguna,
mi pecho ya ofuscado se estremece,
por volverse juguete entre las manos
de alguno que en minutos
será un manco,
y vuelve ciego y sordo
a establecer,
que para dar un giro más valioso,
debemos detener el coche brioso,
que carece de frenos y acelera
como loco que se piensa muy sagaz,
sin conocer la vía un poco más...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Derechos Reservados

martes, 19 de junio de 2012

LOS CUENTOS DE LA VERDAD / Poesía de José Ignacio Restrepo



GULLIVERES


Contra todo lo dado y esperado
reinan hoy los gendarmes y ladrones
ataviados de limpios uniformes,
que llevan en el pecho los galones
de victorias ilusas por lo falsas,
hacen fila los héroes con su hambre
pues hay un ministerio en esta cuadra
que hace mucho les adeuda su prestigio
y con salarios pingues les devuelve,
algo de fe que dar a esos sus hijos,
tortillas que se mezclan con la leche
se comen con canciones viejas,
que los valores perdidos rememoran
trayendo como por magia
a los abuelos,
para que prueben hoy
porqué debes reír
llevando ese papel del caramelo
en la mano sudada que lo oprime.

Gulliveres atados a sus penas
que han quedado gobernados por espantos,
de alfileres cogidos como moscas,
sin falacia erigida ni quebranto,
azarosos, diezmados, belicosos,
soldados cuya alma va perdida,
porque tomaron por guía a las estrellas
y ahora simplemente no las ven,
maldicen los minutos que no llegan
para agotar el día con su luz,
los ojos van cerrados para hallarse
en mitad de la nada que no es
ni presente, ni pasado,
ni tal vez...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©



sábado, 16 de junio de 2012

LOS RECUERDOS DE LO NO VIVIDO / Poesía de José Ignacio Restrepo



HILANDO EN BORDES


Dos veces llamé a la puerta
del drama de los recuerdos olvidados,
aquellos que mintiendo me soñé
y otros,
caminados contigo calle abajo
cuando aun éramos críos,
y la bronca experiencia innecesaria
de la bella mocedad nos alcanzaba
para hoy y mañana bien comer
la semana que viene, ir de cena
me decías volteando sin mirarme
el reloj de arena por la tarde,
nos debe guarecer lo sustantivo
para el mes que solo tiene treinta días
y el año que aguantemos mucha hambre
que llamaremos bisiesto por si acaso
lo nombraremos siempre en la memoria
de primero y de último si puedes,
no es la pérdida aquello que deprime
es la falta del sueño lo que oprime.

Son soledades mustias e incompletas
aquellas que colgamos en paredes,
cuadros con cosas ahí copiadas,
o espejos que nos reflejen aun más bellos,
con los brazos cruzados nos paramos
 a mirar como ocurre ahora el mundo,
y después diseñando escapularios
nos mentimos y robamos la experiencia, 
de sentir como hermanos la proeza
gobernando dolores insepultos
y deseando que cambie el inframundo
para que alguna vez, alguna hora,
sobrevenga ante la sed de todos
una vena que abierta nos alcance
para darnos el líquido deseado,
de esa bella y sublime cantimplora,
cuyo mérito estriba
en saciarle la sed a los convictos
que vivimos aquí
y aquí morimos...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO

Copyright ©

miércoles, 13 de junio de 2012

MADRE NATURALEZA, SE MI BIEN... / Poesía de José Ignacio Restrepo



SIETE MUDAS


Siete mudas de fe
tiene mi torso,
las desgasta el dios sol
entre veranos de alma mal vividos
y acicates de miel mal relamidos,
son las cuatro que tuve por premura
y las restantes tres,
por angostura,
entrantes y salientes de mi pelo
desdicen de arrobadas pretensiones,
que entre poemas dados y canciones,
construyen otro mapa,
el cronograma pleno y enquistado
que jamás perro viejo atrás dejado,
consideró acabada biografía,
o retazos de vieja habladuría,
que se cuenta o se olvida,
depende de que tenga compañía.

Toda virgen tendrá su escapulario,
todo pecho prontuario de caricias,
toda historia su encaje
y una bala perdida el transeúnte,
que vio mucha TV de policías,
entre el pasto abundan los gusanos,
en la nieve hay cristales invisibles,
y los hombres con alma y piel sensible
encuentran el camino más difícil,
donde también caminan como hermanos
otros que van mudando sin rezongos
y de quienes aprender 
se hará posible.

Todos somos entonces macabeos,
de ningún historiador bien positivo,
canciones nuestro llanto,
almas que vuelan,
perdones por pactar,
dolores idos,
somos vientos ansiando primaveras
peldaños ascendiendo y descendiendo,
vástagos de ramajes elevados,
semillas en la tarde cual recuerdos
que sueñan con olvidos delicados
cuando nazca otra piel
y seamos mariposas
no gusanos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

lunes, 11 de junio de 2012

DEL AGUA BEBIDA HACER SUDOR / Poesía de José Ignacio Restrepo

QUERELLA MUERTA


Conminadas todas las justicias
tras de las quejas puestas ante el sol,
como zapas se ponen más pequeñas
cuando las miro justo como ahora
para encontrar su huella en la memoria,
como quien busca atada a guerra ajena,
la razón de su paz ensombrecida,
el motivo de justicias requerir,
para volver por caminos de equilibrio,
en mitad del peor de los delirios,
sobadura de pieles enlazadas
con sabor a pasión desesperada,
cuya misión mordaz de hallar la causa
se perdió entre tanta vil tarea,
sobrevivir apenas,
como dije,
y la página atar a buena piedra
con cordel irrompible tirar lejos
al estanque que el mapa no posee
y que carece de aguas en verano
y los inviernos espera quisquilloso
para irrumpir en todo lo que es manso...

Yo no tengo más nombre ni problema,
mi domicilio está perdido entre la guía
nadie puede jactarse de saber
si lo dije o dudé anteayer apenas,
mi delirio consiste en presumir
que podemos negarnos a decir
esas justas memorias resumidas
nos dilatan las horas compungidas,
a las que deberán rancias llegar
las razones porfiadas,
comedidas,
a explicar porqué ésto,
porqué aquello,
para que abran las puertas del lugar
que negamos a todos existía,
pardo, en brumas y gris
llamado cielo,
que ha quedado perdido para todos
en una vieja y olvidada poesía...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

miércoles, 6 de junio de 2012

MIENTRAS TODO VA RÁPIDO, VOY LENTO / Poesía de José Ignacio Restrepo

EN EL LEJOS


A dónde vayan 
los mustios pensamientos
a buscarse para hilar un llanto,
mandaré soldados mercenarios
armados de dicientes sentimientos
confabulados con mi paz de espíritu,
para vencer tanto abismo utilitario
que luce como un viraje a los infiernos,
y hacer hoy y mañana,
el mes entrante,
mientras tenga apetito el corazón
las filigranas para hacer sin prisa
el delicado retrato de ese cómo 
y el mapa perfecto de aquel qué,
con los cuales vencer el menosprecio
que a la vida le da
el género humano...

A dónde tenga que ir
para llegar,
y sin culpa mi bien parir dolores,
 hacer del mal un ejemplo en retroceso
fermentando desagrado y sinsabores,
iré presto como afiebrado volador
que traza vigoroso entre los cielos,
la nueva muestra de un arte decoroso
que guía a otros que no pueden
a saldar las cuentas de lo indigno
delatando que es poco su pudor
y por sus culpas muere de hambre y frío
el amor con sus muchas desnudeces.

Que sea franca la lid y ardua la lucha
por dar un poco de aliento a la nobleza
a esta vida vestir con muda nueva
pues entre pobres y flacos y alienados,
pasamos los gigantes por enanos
y la escondida blancura de las almas
por tristeza y elocuente gris rutina,
se esconde la belleza de la encina
en negros bosques sin flores, sin abejas
donde ayer descubriste que lo que hay
al final ni te salva ni te alegra...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

lunes, 4 de junio de 2012

MENCIÓN DEL FIN / Poesía de José Ignacio Restrepo

ENTROPÍA 


Sabes algo,
lector desconocido,
saber que no vendrás en esta noche
me hace sentir un alivio ya olvidado,
pues tanto te aguardé
tras de este biombo
que di en denominar literatura,
vos algún día bautizaste poesía,
y en la premura
por saber que era posible,
adquirió existencia uno ante el otro
sin tenerla al menos para si...
Nos creímos la imagen 
vos y yo,
que realmente un diálogo teníamos,
una conversación sobre estos temas
que trae a colación el corazón,
cuando es la soledad la que nos habla
y se está perdiendo la razón de a poco,
por conversar duro desde adentro,
con uno mismo diciéndonos mentiras...
No existe
conversación,
ni poesía
solo la terca osadía de creer
que hablándole al silencio hemos logrado,
subvertir la soledad,
el tedio,
detener el reloj
con la palabra mejor
de nuestro lado...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

DIA UNO... / Poesía de José Ignacio Restrepo

VISUAL


Desteñida la máscara,
olvidado el antifaz en otra cara,
perdido el interés en esta broma
de ser el que no sos,
inventando con arte una maroma
que al público le luzca interesante
y de riesgo suficiente y decoroso,
para cubrir el esfuerzo de mirar,
y no pasar el lapso de este instante,
mirando ya hacia atrás
o hacia adelante,
en el quiebre sin música
ni objeto,
que aleja a negras moscas
de los ojos,
para que choquen
 sin saber
contra el espejo.

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

viernes, 1 de junio de 2012

TESTIGO AÑEJO... / Poesía de José Ignacio Restrepo

CARTA A UNA ANA


Hablo de esos sentires
que al llegar
no queda más remedio
que llenarse de ellos,
son como esos bellos domicilios,
jardín exterior, bellas aves del paraíso,
tu tocas la puerta, nadie abre,
tu voz se vuelve eco repetido,
el golpe de la aldaba
viene, va,
esos sentires tristes,
completamente ajenos,
porque el otro se ha puesto en un lugar
absolutamente inaccequible
y no sabemos bajarnos
de donde nos ponemos,
menos aun para bajar al otro,
no sabemos.

Te hablo de esas tristezas
que quisiéramos exhibir en vitrina,
o pasear bajo el sol
un martes por el parque
allende al canal,
ese lugar del amor,
de los enamorados,
vernos por allí con la cara que nada dice,
mirando con ojos ausentes
que no pueden ver nada,
como culpando la felicidad de los otros,
para que sea menos perfecta,
acaso también menos envidiable.

Te hablo,
sobre todo,
de un aguijón legítimamente establecido
entre esas dos fracturadas costillas,
se oprime allí y puede brotar el dolor,
cuando suspiro
arde como si un buen cuchillo
se estrenara para llegar aquí,
al borde almibarado
de tu nombre,
no se por qué,
no se cuándo,
es un chuzo en mitad del suspiro,
como la vocal abierta 
de tu nombre corto,
de eso te hablo,
si, de eso.

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©