martes, 31 de julio de 2012

DEL TRECE... / Poesía de José Ignacio Restrepo


QUEMADO


Con la tez en escamas y el espejo,
obrando como critico glorioso,
mi cínico dilema sigue vivo,
hostigando este viaje que en el fondo,
no tiene una misión ni un compromiso,
un festejo inefable por la duda,
una centella amable a la pregunta,
de qué ciega razón le da su rumbo,
y si debo aguantarme otro estallido
que le queme a mi rostro
su delirio...

Compresas de las sales con que como,
en aguas que han llegado de los mares,
que tengo por montones en poemas
lacerados del alma y vecindades,
en mi cara cubriendo lo quemado,
esperando con fe que regenere,
mientras ríe mi boca por capricho,
y el dolor me corrige en un segundo,
doblegado al dolor
hosco relincho...

Trece son los destierros que me esperan,
que ningún desterrado bien conoce,
en su propio terruño ya no ver
el camino que lleva a lo que tiene,
al llegar no poder reconocer
lo que antes le fue propio y ajeno,
en el músculo centro y capital
esperar el latir del bien obrar
para desenvainar ese cuchillo
que quiere cercenar el estribillo,
que brota de su boca sin demanda,
corre mi bienhechor que cae el sol,
corre que este es un día sin honor,
salta por la ventana sin mirar
si es del último piso el alfeizar,
o es solo una parodia de un nivel,
pesadilla de altas cualidades
en las cuales todo podría suceder,
sin bajarte siquiera
de la cama,
mientras se ríen de ti los pedestales...


JOSÉ IGNACIORESTREPO
• Copyright©

lunes, 30 de julio de 2012

NUNCA VAYAS ALLÍ / Poesía de José Ignacio Restrepo



EL CLUB


Manchas van,
manchas vienen,
recorren estos pasillos de la muerte...
En los gritos y aullidos
se colige
que este sitio no contiene gente,
y las huellas de sangre
que se muestran,
desde el sur hasta el norte
son de garras pequeñas,
y los ecos
son ladridos de animales
que antes fueron amigos,
y hoy son sal de este sucio pugilato,
de este antro barato,
que es llamado
el club de la pelea.

En el centro de la casa abandonada,
estas almas perdidas
que parecen jauría detenida
de un infierno pintado,
han formado una rotonda grande
donde dos canes luchan
con su inmensa desdicha de tener
por amos dos demiurgos de la muerte,
sus berridos maltratan los oídos
pero todos están enardecidos,
muchedumbre vil que quiere sangre,
esclavos del deseo que esclaviza
que replica sin voz
a duras penas,
deja ver algo humano,
a duras penas...

Obligando a animales que antes fueron
amigos de jornada,
de trabajo,
para que dejen heridas en el cuerpo
de otro igual que se lucha su comida,
su celda de alambrada,
su castigo,
estas bestias de guerra,
que ahora bajan o suben
las apuestas,
fueron no hace mucho
cachorros de carita tierna
que esperaban del mundo,
una treta mejor
que este tinglado,
con bestias de pavor
por todo lado.

Diezmos pagan
las pobres almas parcas,
que sufren viviendo en este mundo,
pasajes de angustia y sucio orgullo,
pintados como frescos infernales,
donde campea la muerte vergonzante,
los perros de pelea
tras sus amos,
convertidos en gleba solamente,
pedrusco que se aparta sin mirar,
ya no podemos ni llamarlos gente,
a su pactado dolor con estos perros,
son carne,
mutación,
sangre perdida,
gritando como en álgida herejía,
escenario de inhumano goce
del cual ayer huyeron
empujando sus alas y muy tristes,
unos ángeles que miraban consternados,
este atajo poblado de miseria,
donde perros y amos
se visten de overol
y hacen su fiesta...

JOSÉ IGNACIORESTREPO
• Copyright©


martes, 24 de julio de 2012

SI UN DUELO A MEDIAS... / Poesía de José Ignacio Restrepo

DELICADO


Estoy perdiendo el sentido del desastre,
me rondan ecuménicos ataques,
por la derecha escucho repitencias
en ecos asombrados,
o difusos,
pero que llegan solos por lo bajo,
como raleas de guerra
que perdieron,
estoy perdiendo el sentido del olfato
porque no puedo escuchar bien los olores,
me rondan los sabores inconclusos
que imagino en mi lengua libertaria,
envueltos en pasajes de la historia,
que jamás ocurrieron,
no pasaron,
estoy más ciego que ratón de aljibe,
las razones de mi hacer no se conciben,
por fuera de un azar casi aparente,
que necesita ciegos,
sordos, mudos,
del tacto deprimidos,
al azar entregados,
solidarios,
que no sepan llegar a meta alguna
sin pasar los trabajos ya descritos,
de preservar aquello ya perdido
para poder lograr
que se olvide mejor
lo presentido

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 22 de julio de 2012

DUELE LA TIERRA.... / Poesía de José Ignacio Restrepo

NATURA MADRE


Dados lanzados,
doncellas son las suertes que te esperan,
rúbricas mansas, 
plumas de palomas mensajeras,
de mis carnes laceradas yo recojo
los viejos ojos de mirada noble,
que vieron osos, cisnes, zarigüeyas,
que fueron monaguillos de la era
para recuperar el bien perdido
del fondo de los mares,
donde hombres que nadan
reducidos a la suerte perdida,
lanzan todo...

Llantos,
lágrimas como mares,
las huellas de la historia,
y los umbrales...
Si supieran que amargas soledades,
el agua tan salina como agria,
dolores,
relámpagos que matan,
la furibunda pasión ensombrecida
por renovar lo que se está muriendo,
no hay como arar
un grano en el desierto,
si no paramos ya,
seremos pronto
apenas un recuerdo...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 20 de julio de 2012

VIERNES 20, CERO HORAS.../ Poesía de José Ignacio Restrepo


AFUERA


Resuenan dos disparos
luego nada...
El insomnio tropieza y se recuesta
un momento a la derecha
de mi almohada,
me mira con su semblante contrahecho
de predicador insigne y temerario,
lleva horas robadas
en sus labios,
resecos por coger
lo que no es suyo,
lo que otros de verdad
si necesitan,
y los ojos le lloran empapados
por culpar a este orden de las cosas,
y ninguna respuesta recibir,
el casi amanecer se está anunciando...

De nuevo dos disparos,
y silencio,
que batalla se libra, quien la pierde,
acaso ahora mismo algún cristiano
tenga dos orificios con su mano,
y cuente los segundos
por llegar,
a algún dispensario,
un hospital,
donde sepan contener las hemorragias,
pues el arte de menguarse con la luna
hace mella profunda en su reflejo,
su nombre y corazón
van desparejos,
como la vida acaso en su mirada,
que parece perderse,
mientras busca una luz
en la distancia...

Me siento,
me recuesto,
me levanto,
las voces de la calle
que a lo lejos,
repiten que hay un hombre agonizando,
me empujan a sentir
esos asuntos...
Sus niños, su mujer,
lejos lo esperan
(confiando llegará la primavera)
No saben que papá fue baleado,
que su sangre valiosa
está cayendo,
sin poderlo evitar
en el sucio y oscuro pavimento,
mientras torpe el destino
distribuye,
el resto de las cartas con cuidado,
y él tapa esos quemados agujeros
con la carne y los huesos
de sus manos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 18 de julio de 2012

REZAD AHORA, SIN PENSAR / Poesía de José Ignacio Restrepo

DIVERGENCIA


Mocedad del rosal
que ya escondida,
nos aplaza la dicha de mirarlo,
para cuando el invierno agonizante
permita devolver luz al instante,
y encuentre bellas yemas inseguras
a los pies del que muere
ya naciendo...
La distancia entre el rito
y quien predica,
la cara desahuciada del creyente
que oteando a través de la ventana,
descubre que es vacía su pregunta
y que el tiempo de empollar
ya ha fenecido,
bendita latitud incomprendida
que deja la virtud desprotegida,
si marcha de la mano de la duda,
y mientras todo ofrece
a esa bastarda,
compleja, orgullosa y decidida,
mentira que corona los osarios,
en esos cementerios centenarios
donde viven cadáveres ilesos,
ricos, avaros, y fieles asesinos
que vivieron de acuerdo
a sus principios,
y se enfrentaron con ellos
a la muerte...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

lunes, 16 de julio de 2012

TODOS LOS DÍAS / Poesía de José Ignacio Restrepo

HOMO SAPIENS


Abulias engendrar para nacer
a libres renovadas diligencias,
que lentos y sin culpa envejecidos
vamos ya en pos de casi nada,
apuestas que no paguen cien a uno
en contra del sentido manifiesto
y silenciosas marcas que repiten
a qué vinimos todos
a este sitio

Rameras cual palomas mensajeras
desnudas nuestras sobras amamantan,
y los críos que nacen
nos demandan,
inasistencias nuevas y pendientes
donde solos y harto malolientes,
reniegan entre oscuros laberintos,
los peores destinos resabiados
que están hechos
de amparos malogrados,
allí con tus murmullos que no entiendes
las verdades te miran con tristeza,
pues tienes el vigor del anatema
que sabiendo que vas por mal camino
te ríes sin control
prometiéndote mejores
raciocinios...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 13 de julio de 2012

VACACIÓN... / Poesía de José Ignacio Restrepo

PROMESAS


Hoy guardará sus malos pensamientos
en el zapato izquierdo color caoba,
que le quedó de recuerdo de su padre,
viajero antes de tiempo de esta tierra,
y esperará que haya espacio suficiente
pues muchos son bestiales mercenarios,
calientes y sangrados le deprimen
los lleva atravesados en su centro,
personajes abyectos y excesivos
de latitudes hoscas y distantes
que abrazan sus aviesas inquietudes,
mientras él se sincera con promesas,
y sin permiso pide vacaciones
para poder olvidar sus oleajes...

Pensador de vilezas e infortunios
que causan otros hombres despreciables,
él recuerda que ayer le trajo flores
a su bella mujer que arde por él,
ella sabe pelear y baila tango,
y le pide un nuevo mensajero
que les traiga su luz apaciguante
- niño bello que hable de misiones
y conteste si preguntan por sus padres -
me dan de lo mejor,
me enseñan todo
aquello que es perfecto y necesario
aunque corran la vida haciendo cosas
en sentido opuesto y al contrario...

Hoy al correo cerrará los ojos
y todo lo que vea que enmudezca,
errático estafeta descentrado
de viajes atendiendo y criticando,
que las guías se esconden y ya sabe
si algo tiene remedio debe hablarlo,
es verdad que hay amor y de lo justo
también deben contarse mil historias,
acaso este juglar de vacaciones
que arriba prometió dar sus canciones,
ya mira lo perfecto y lo amoroso,
sin dejar de rezar a sus adentros ,
con lo negro promete ver loblanco,
y entrambos la paleta de colores,
para pintar el éter con las manos
y escribiendo sus cartas de respuesta
llenar con su pasión
los corazones...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©




miércoles, 11 de julio de 2012

VIEJO RÉQUIEM... / Poesía de José Ignacio Restrepo


EL AVISO


Sobrevivido apenas este día
en que chocan las camándulas en misa,
tantos héroes insignes fenecidos,
tantos planes marchitos sin cumplirse,
paridos ante dios y despedidos
sin siquiera un adiós pobre y mezquino
semejante al que dan seres extraños
en aeropuertos que están bajo la lluvia,
a los aviones que salen a lo lejos...
Lozanías perdidas de sustento
que ríen majaderas en mi cara,
ayer las cotejé y estaban tibias,
esperando mi calor allí en la cama,
dos más dos ya son trece y continúa,
el pesar por la guerra y las hambrunas,
el dolor por el hombre apretujado
entre cientos de inventos que no sirven
para darle por dentro un escenario
que lo deje vivir con sus hermanos
y no por el contrario martirice,
lo que queda en su alma
resguardado,
sobrehumano sentir que lo estimula
a emprender cada día causas duras,
que le hacen sentir como posible
la lejana utopía,
la cercana utopía,
inaccequible...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
ºCopyright

domingo, 8 de julio de 2012

SUERTE O MUERTE.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

CURIOSIDADES


Latir ajeno
que de noche se aposenta,
entre la arritmia cruel
que a la parca recuerda,
en tanto ufanos sueños
con fuerza nos despiertan,
encalambrando todo,
emociones y dichas...

No sea un Cuasimodo
el que ajeno nos llama,
a probar de esas uvas
con destreza pagana,
sin llegar esa hora
fatal y delicada,
de ensombrecer la ruta
hace tiempo advocada...

Mi señora, cruel tema,
consabidas las flemas
que su curso me causa,
pues tanta vida tengo,
de mi ajuar y derrocho,
que al hablar de la muerte
me convierto en un ocho...

Pero no desconsuelo
reparten mis decencias,
que si debo extenderme
en el tema propuesto,
le diré sin ambages
que no creo en la muerte,
de esa suerte no tengo
acabada noticia...

Cuando llegue prometo,
gentil sin avaricia,
buscar la forma humana
de volver y decirle,
amiga no se enfade
si la busco primero
y le cuento en detalle
que ocurrió con mi entierro...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
COPYRIGHT

viernes, 6 de julio de 2012

BAJO LA SUPERFICIE / Poesía de José Ignacio Restrepo

ABISALES



Romaredas de cal y canto cubren
las palabras viajeras y escarpadas, 
que visitan lugares de la fe, 
luego de andar los cuerpos, 
por horas de amor y desencanto, 
por no poder habitarlos 
y solo verse como ánimas viajeras, 
a lo que forma confieren 
y vida llenan...
Y la vuelta fatal 
de los poetas, 
observando su mies desde la ventana, 
mientras rompen umbrales las palabras, 
celestinas sinceras...
Son las horas,
hermanas diligentes y sumisas,
las que suman palabras a las voces.
que reptan por tu piel
sembrando flores,
mientras yo miro,
 alado y silencioso,
sumido en extravíos novedosos,
unas veces más alto que yo mismo
y otras como funámbulo de luz,
por tu cuerpo de adentros
y de afueras,
argonauta sin ley,
y sin profetas...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 4 de julio de 2012

EL ALMA ES MI GALAXIA... / Poesía de José Ignacio Restrepo


TERRENO



Son letras que salen
de mi alma,
anochecida juerga,
crítica por suave su batalla...
Almas son las que observo displicentes
tomadas de las manos
recordando,
cómo ayer se sentían
si miradas,
el cuerpo se quemaba
en astringente...
Son solo corazones
que se aprecian
que pese a estar lejos obligados,
a centímetros viven
de lo alados...
Pero lejos que llegan y difunden
su ósculo dorado en letras,
sus pieles que fiel se queman como naves
les dicen arduas al oído
como amantes bandidos,
que la apuesta perdida es la mejor,
y el viaje que sin mapa has emprendido
el gestante repara dulce amigo,
del espíritu fue una expedición
aunque dentro
no lo hayas comprendido...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

martes, 3 de julio de 2012

SI OTRO MUNDO… / Poesía de José Ignacio Restrepo


EL GLOSARIO

n i g h t

Cuando son ya las diez
cesa el bochinche,
la calle simplemente se silencia,
de las puertas se oyen los cerrojos
diciendo que ya todos regresaron,
y los gatos maúllan en rastrojos
llamando a las ausentes recordadas
que saben bien el porqué de sus llamadas,
el silencio es quien pregona en el oscuro,
esos fálicos anuncios  de agasajo…

Tras de oscuros locales comerciales
que son casas normales con negocio,
apagada la luz dice callando
que no hay nadie
la tienda está cerrando,
de aquellos movimientos matutinos
que la tarde consintió en aumentar,
cuando llegan las diez a este lugar
nada queda,
todos cogen otro rumbo,
uno donde decir no es necesario,
quedan cortos y acaso malheridos
los glosarios usados bajo el sol,
con los ojos cerrados y durmiendo
en el alma ensayan sus silencios,
entra y sale de casas y de calles
como reina que mora en todas partes,
y entre todas las que imploran por los vivos
ni una sola rescinde de ocultar,
que a pesar de tener cuerpos vivientes
no es el tiempo mejor para habitar,
a los seres que el lugar habitan…

A las cinco,
cuando aflora la mañana,
el glosario de luz vuelve a reinar
y la calle se llenan con los vivos,
dueños que aun no tienen beneficio,
pobladores de excelso sacrificio
que batallan diariamente
por el pan…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 1 de julio de 2012

SI UNOS OJOS CANSADOS… / Poesía de José Ignacio Restrepo


COMO AQUEL TANGO

n o s t a l g i a

Inocencia pueril la del que vuelve
esperando encontrar los bienes idos,
del galpón que dejara alguna vez
hay ahora inconscientes edificios,
y en vez de animales de labor
hay doscientos restoranes sin olor…
Lo moderno nos deja sin parientes
con que hablar de los recuerdos idos,
solo deudos responden a los nombres
que hoy son calles que no terminan nunca,
como altares de dioses infecundos
deambulan las cosas ya vividas,
ignoran de quién son  y allí escondidas,
arremeten en ciego sufrimiento
contra vientos que las levantan alto,
el que llega a recordar no encuentra nada
de aquello que la memoria le decía,
ufánate del amor que siempre vive
y ahora se da cuenta del error,
sin quererlo está de nuevo listo
para hacer nuevos recuerdos como un cristo,
que se hubiera bajado de la cruz
sin encontrar abajo a los que ayer,
lloraron su partida y su quebranto,
cual si fuera morador de un camposanto…
Memoriosa labor la de olvidar,
es mejor diariamente recordar
que nada tiene el presente de impreciso
en el hondo porvenir que no posee,
el recuerdo solo es si le precede
ese tiempo que espera por su olvido…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©