miércoles, 6 de febrero de 2013

POLICROMÍA DE GRISES / Poesía de José Ignacio Restrepo


DEUDA PAGADA


Tres meses podrían bien parecerse
a estos tres años sin entrar aquí,
este lugar sombrío sin ventana,
con la pared vacía y una cama,
donde puede verse dibujado
un cuerpo solo de inmensa soledad,
que pareció dormir en mi lugar
sinceramente
sin mi cuerpo estar aquí...
Me llaman Juan,
me apellidan Bruscamente,
como título de un blues infame y duro
que se cantó hace años
por la cárcel,
en los garitos viejos, en los muelles,
donde yo dejé pasos y quereres,
que al final olvidaron,
al final,
el olvido es como un gesto de la mano,
uno que se hace casi sin mirar
cuando hasta bien venir es algo frágil.
egoísta, mendaz, poco sincero,
sobre todo errático y mordaz...

Entro al cuarto y la luz enciendo,
una prima que vino dejó limpio
tanta mugre de nada acumulada,
y el lugar surge bello
ante mis ojos,
un mundo de antifaces recordaba,
y en su lugar todo brilla y es azul,
ni un olor que sin paz me la recuerde,
ni una calcomanía en la nevera
que le diga a mi sed
que ella fue mi agua,
y se venga a vivir ese revés
en estas horas solas y sin calma,
que sin embargo son mi bienvenida,
las primeras pasadas sin la cárcel,
que se había convertido en mi guarida
desde el año bisiesto,
si,
desde el último vivido
año bisiesto...
Me llaman Bruscamente,
pero mi nombre es Juan
como algún otro...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. el olvido es como un gesto de la mano... Muchas veces, como ahora, no encuentro palabras que ya no hayas escuchado. Te dejo un abrazo desde esta tarde abúlica y sofocante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ....llega la noche, y el silencio brega, luego sin más, hace su entrada triunfal...Gracias Viole, vecina de mi alma, llegar me cambia a fresco, y un abrazo te brinda el alma mía...

      Eliminar