viernes, 1 de febrero de 2013

POR ESTOS DÍAS... / Poesía de José Ignacio Restrepo



EN LA VENTANA
(Cantata de dos hermanos que van a la guerra)


Rento esa habitación con ventana a tu alma...
Llevo mis tres guirnaldas heredadas, 
con mugre de nuestro padre y sangre viva, 
esa por derramar que tengo intacta, 
debo contarte piel,  si te corrompes
no llegarás a arder sobrado sabes,
tengo pericia para pelear y son mis dientes, 
animosos para hallar nucas cobardes...
Desde este promontorio te saludo, 
mientras llego algo tarde para abrazarte,
sombra que sos de mis mejores cantos,
ardid para vencer las guerras
que se convengan con remisos timoratos,
tengo las ganas de rendirte un beso,
de los que damos ungidos los varones,
porque te has mantenido como un roble
con tus principios firmes y sin cambio...

Caen granadas por cientos en mi torno,
estallan, demostrando a todo mundo
que no es zambra inventada, esta catástrofe,
no solo es de verdad y llega tarde
sino que va a durar lo que queramos,
hasta que no tomemos con las manos
las nucas de esos cerdos arribistas,
déjame que yo mire desde allá,
de la abierta ventana del primero,
ese piso bendito donde vives,
el subterráneo vecino de la acera,
por donde veo pasar pies y zapatos
de gentes  que en variada procesión
caminan para arriba y para abajo...

Y luego sentenciemos otra vez
dónde están los derechos hoy perdidos,
en la mente de cuántos malnacidos
cabe ahora que el mundo ruede así,
llenemos de fe las cantimploras
porque acaso solo agua tomaremos,
si comienza ese férreo escarmiento,
no tendremos tiempo de volver,
escaso se nos hará el abecedario
para cumplir con prodigar ternura,
anchas son las prédicas regentes
sobre que los asuntos cuadrarán
pero esto solo se arregla con las manos,
no con esos lamentos de mentiras
que ya parecen un raro sirirí...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario