jueves, 12 de septiembre de 2013

PERLAS COLGADAS DE TU CUELLO FINO / Poesía de José Ignacio Restrepo


DE UN CANTOR


Sería músico pobre en otra época,
lo digo por que tengo mis manías,
encontrar esos ritmos escondidos
y hacerles algún fondo al taconear,
los recuerdos no acatan el silencio
si hay un tono que viene y que se va,
entre el último con cara de primero
y ese que está olvidado con tu cara,
en mitad de un te quiero siniestrado
en el borde cascado del espejo...

Soy músico de palmas y zapatos,
de pandereta, mesa, y dos cucharas,
silbaba para dar con la alegría
si ella estaba perdida o demorada,
sobre todo si tiene nombre de hembra
y promesa allegada en la palabra,
o posibilidad en sus silencios,
nunca doy por perdido lo que tengo
si se cayó con ganas de extraviarse,
pues destino no tengo más que el mío
y si debe buscarse ha de encontrarse...

Entonces esa nota que volaba
sin hallar algún mágico instrumento,
para luego encadenarse con las otras,
hallo casa en mi boca, en mí fortuna,
y ahora es parte de un himno ponderado
que enmarca musical el nombre tuyo
en la historia que pasa y no se acaba,
pues se canta todas las mañanas,
en mi boca festiva que regresa
de estar toda la noche entre la tuya 
amada por tu canto y presa...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

4 comentarios:

  1. Un derroche de alegría a la vida con tu forma de expresarte a través de la música. Salta de felicidad en tu pentagrama musical esa nota disonante, que encontró el camino de regreso y refugio en tu himno. Precioso cierre...dichosa tu musical musa que amanece aferrada a tu canto. Te abrazo poeta, deslumbrada con los destellos de tu llave de sol...♪♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precavido cantor lleva su lira, adosada al lomo de su musa, cuando extiende su mano para verla, con los ojos cerrados de su tacto, las cuerdas preparadas se emocionan y se dejan llevar de los deseos...Ay Mariela, si lo vieras con tus ojos, de nuestro humilde amor serías testigo, ese solo vigor de nuestro canto los poemas ensambla, los versos enarbola y ante el viento, los envía sin más, como roja y constante claraboya...Gracias amiga, tanto que llegas y revives, esta tarde fría que ya acaba...

      Eliminar
  2. Hermoso fascículo guardado y ordenado de modo de rosa con el dorso de su espina olvidada y es tu plexo musical el que llena tus espacios aledaños de toda gritería entre eólicos sonidos de alegre silvano, a la espera que aparezca a tu frente ésa colorina que tiene el ícor de tus cantos y es presa de tu encanto... Sos un probo maestro José Ignacio, en todos los tiempos y modos del canto e imprescindible se hace venir a aplaudirte hasta aquí... Besos y mil abrazos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pentagramas de hecho compartidos, que en mitad de este espacio se extravían, para hallar singulares lucesitas, que resuenan nutridas más abajo, en los renglones presos de los versos, y la voz amable del que canta...Gracias amiga, por llegar al poema, te ofrezco mi abrazo...

      Eliminar