sábado, 7 de septiembre de 2013

ESAS NOCHES SIN FUEGO... / Poesía de José Ignacio Restrepo


DÍJOME HERMES


Esmerada virtud la del profeta,
que en su cama de noche desparrama,
los recuerdos fortuitos, los de guerra,
y les hace boicot a los más nuevos,
por ser solo polizones de su herencia,
que no se pudre pues es su testamento...
Una elegía, pienso, un canto vivo,
no se deja tentar de ser lo póstumo,
traba la puerta y cuenta a su mesías,
que es el tiempo real un evangelio,
un sistema de cuentas por pagar
que incluye dos sonidos reverentes,
la risa por aquello que dejó
en contante y sonante una ganancia,
y el rubricado llanto por llevar
al muelle esa barca no amarrada,
adentro sus noticias de dolor
sin un adiós por dar tan mal saldadas
que no quiere volver a visitar...
Hazte a un lado
le dice bronco el sueño,
y déjame la cama como es,
quita tanta vitualla ya ofrendada,
y merma tus apetitos de mirar,
que ese hacia atrás puede ser muy peligroso
si te inhibe de hacer un hoy juicioso,
más bien envía todo éso en ese bote
y empújalo hacia el mar
con viento escorzo,
que aquello que se fue
tiene valor,
lo que no tiene ya
es certero cobro...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

6 comentarios:

  1. Uy. Si. Solo soy yo. Pasaba por aquí. Buen sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...nunca eres solo tú, vienes con todo lo tuyo, amante este tu pie que me visita, y la huella que dejas...y el aroma, a silvestres violetas que enamoran...

      Eliminar
  2. ...creeés en Hermes? lo encuentras digno de credito?..sin palabras.... bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...fuego en segundos, que levanta la piel, quita el cobijo, y los recuerdos profundos desparrama... Salud Milu, abrazos!!

      Eliminar
  3. Ríe porque hizo de sueño la fortuna que robó, ganancia dejada como piedra para guía, pero a cambio la mirada de una de sus ninfa no volvió... ¿Qué hará Hermes ante el sacrificio de corderos que profesa, si su lira encantada la dejó a ella como una estatua? --- Excelso poema, imágenes para follar en ideas una y otra vez... abrazos mil, mi querido José Ignacio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...siempre un encargo del mar, deja la sal en la playa derramada, que bueno que algo de fuego entre las letras fiel trascienda, y no deje cenizas ni cadáveres regados, como prueba...Gracias Karelia, por llegarle al poema, una abrazo..

      Eliminar