sábado, 19 de octubre de 2013

FRUTOS DISPARES, ALICIENTES / Poesía de José Ignacio Restrepo



A UN AMIGO 
CON PRÓTESIS 


Solventes
ese cuarto y quinto pasos
entablando conmigo en las escalas
esa conversación que para vos
es matutina, vespertina, permanente,
no lo noto yo casi ni la gente
que llevas en vez de pierna
un artilugio
que hace un año colocaron los doctores
y hoy tienes, compañero, he de decir
completamente bien domesticado...
Me miras mientras hablas,
yo sonrío,
no dejo de mirar por vos el suelo,
te tomas en mi haber de la baranda,
y no puedo creer que no te fuiste
pero tu pierna si...
En un mil fragmentos...
Como muchos
que al campo se han llegado
acaso con destino equivocado,
que bañados en sangre abandonaron
con el cuerpo incompleto ese lugar,
la suerte quiso amigo te pasara...
Eres canción cantada entre los tuyos,
de madrugada, entre sollozos,
por tributo,
y hoy siento ese dolor en la garganta
por saberte tan mío, tan de adentro,
amigo con la pierna de mentiras
como dijo tu hijo cualquier día,
no solo te corre sangre por las venas,
estas hecho de acero y de metralla
que decidiste sin miedo ya olvidar,
y la página fatídica pasar,
para dar ese paso y este otro
tan lejos de ese fatídico estallido,
del sitio que te trajo a un nuevo mundo
donde explotara todo aquella vez
aquella vez, amigo, de dos pies,
sin hacerlo contigo por completo,
amigo con la pierna de mentiras,
que llega con nosotros a la calle,
y continúa un paso y otro más,
sin más por el momento
que anotar...

 JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario