lunes, 25 de noviembre de 2013

CON LA VOZ REMANDO CORRIENTE ARRIBA / Poesía de José Ignacio Restrepo


 
HERÁLDICA


Colocar en las manos ese cáliz,
de cuyo oscuro gramaje dan noticia
esos graves entreveros que en Galicia
se asemejan a los dados en Asturias,
y allí dicen que en Grecia son ya antiguas
las estacas clavadas en la espalda
de esos hombres reclamando la verdad,
tan celosos del curso de la historia
y con tan poca edad
dicen las piedras,
por los ríos van atando hebras 
sedosas, y a la vez fuertes y bellas
y así los pies instalan la carrera
por entender aunque toque perecer,
aún antes de engendrar o de nacer...
Lo que se dio por verdad luego fue dogma,
después de ser retado y entendido
aquello que enseñando hasta el cansancio,
luego nada decía en absoluto,
tomado por la fuerza el atributo
que situaba en el ángulo la esquina
o en la recta vulgar y separada
el vector  más letal hecho de puntos,
y no la suave linea entre cerrojos
que no decía nada ayer 
y hoy tampoco...
Levantar nuevamente cada piso,
alzar las barricadas de lo sacro,
entablar entre mantos de silencio
otros dogmas quebrados y sencillos
que provéan de claros fundamentos
a los nuevos conceptos
o creencias,
para poder sin más recuperar
entre muchos resuellos el aliento,
y volver a avanzar,
pese al augurio,
entre terrenos blandos e inseguros
con un paso a la vez porque es la ley
entre el arduo quehacer,
del viento mudo...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario