lunes, 22 de septiembre de 2014

POR VENTURA, ALLÍ ESTÁN... / Poesía de José Ignacio Restrepo



CATEQUESIS

Anda,
toma ejemplo ahora,
de inmediato...
que es de los más pobres
que a dar bien aprendemos,
bien sabido lo llevan
de memoria
en las marcas del alma y en su piel...
Anda,
míralos de frente, largo,
que nada pueden esconder
de lo que son,
ni siquiera el orgullo
los anima,
ni ese falso pudor
que ya ostentamos,
personas como vos o como yo,
que alterados por el mundo
obramos,
no,
ellos llevan las señas en los ojos,
y la manera de hacer justa
en los dedos,
tocan sus sinfonías del Edén,
como tocan tan suave
las semillas,
para volverlas pan
en hijos moros
que llegan desde el aire
piando coplas
de hambre grande, de años
a los hombros...
tengan alas allí, de plumas hechas,
o solo brazos flacos
alzados pidiendo más,
en ese orar callado a veces mudo,
que delicado brota diariamente
tras sacarse el sudor
que hay en la frente...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. este Poema és también resultado da leitura de los clásicos, de la literatura de lo nuestro tiempo, pero más que todo és lo conocimieto de la vida, de las multiplas vidas que se cruzan en la vida de lo Escritor. de lo suyo instinto y sensibilidad, de los valores que tiene tatuados en su espirito.... haces una pintura como si fuera de un Pintor realista o surrealista.....tus letras roban pinceladas y colores á los pintores como Courbet, con su realismo socialista o de los surrealistas, de los cuales no me acuerdo ningun nombre..... me encantan tus Poemas que hablan del humanidad y sus pesados problemas.... he amado!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No suelo orar en las iglesias. Voy cuando no hay servicio, generalmente cuando están vacías, y me siento a mirar, a sentir el aire de los siglos, flotando como lastre en mi cabeza, llena de mostruos sin mundo, de huellas que nadie dejó, nadie de nadie conocido...Y vengo a dejar aquí mis llantos mudos, mis circunloquios de ávida elocuencia, para que lleguen personas como tú, vivas, dispuestas, a reclamar la parte de mis ecos que piensen como suya...Y yo me siento entonces menos solo, y debo darte gracias, como hace el vento veraniego con el papel que encuentra...bailan, sin que una música se escuche, como hermanos de piel que apenas hoy se encuentran...

      Eliminar