lunes, 3 de abril de 2017

ONCEAVO GRITO / Poesía de José Ignacio Restrepo


DEL RISCO



Tienen saliva ajena los oxidados garfios
de los que penden sin vida los recuerdos,
y las imágenes tenues, disecadas
claman desde hace tiempo sepultura,
vos las sacas de su cajón sombrío
y las revives a punta de codazos
como si fueras siempre antagonista
de lo propio y resueltamente muerto,
enemigo de tu antes y tu ahora
mientras canas te pintas en el pelo...

Y lo ajeno que puedas encontrar
está allí por la fuerza de tu trato
no por argucias finas celestinas,
ni por que cartas redentoras...
es tu mente de atrios y callejas
que llevan bien tu marca reteñida,
que no quieres quitar como si haces
con las cosas presentes que te llaman
y de vida transpiran sin pudor...

Pones el aldabón en off de a posta
y así nadie te llama ni molesta,
y el álbum de recuerdos se abre solo
en el más perentorio, indecoroso,
que exhala su vaivén y siempre apesta...
derivadas, cortantes y sinuosas
pasan las llamaradas en tu mente
mientras suena una voz,
un ya, descansa, para...no te dañes...
son apenas las cuatro de la tarde,
¿qué mal te hace el día por favor,
si tú eres un poeta bendecido
en las mentes de otros ruiseñor?


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©