domingo, 29 de mayo de 2011

HAVE YOU EVER REALLY LOVED A WOMAN?


EL SUEÑO GITANO

El antifaz caído
deja saber que quien busca su descanso,
en esa pizca sin aire y sin ventana
sobre ese camastro desabrido,
no es un hombre de bien,
del estilo que quieren las señoras,
para que sea el hombre que sus hijas
quieran por siempre y sin más
las haga abuelas…
Las botas entierradas ya conversan
de que el sujeto acaba una jornada,
donde el pasaje ha sido la aventura,
el peligro derivado riesgo puro,
acaso la consigna fue robar,
desquitar algún sueldo mal habido,
sin derecho quedarse con lo ajeno,
un evento moralmente contrahecho,
que ningún cristiano aprobaría,
ni tampoco un hindú,
formado musulmán por quienes dicen
que Mahoma dejó todo estipulado,
para vivir todos juntos con respeto,
amoroso regalo que las madres
de cualquier religión dan y departen…
Tras las botas y la tela de careta,
cae la ropa ensuciada de la noche,
donde todos pensarían en derroches
de actos malos de estrellas encumbradas,
timos grandes, estafas y siniestros,
cartas bien mal tiradas,
para hacer del esmero en la confianza
el  trago más amargo, el olvidable,
ante el paso gitano de este hombre
de su mano el dolor anda cogido,
son muchas las personas que han sufrido
el forajido este y los como él,
sólo en su beneficio siempre actúan,
ni una madre a su hija entregaría
al amor sin decoro ni futuro
que este gañán ofreciera como nuevo,
en el hartero afán por siempre usado,
y que sus ojos verdosos singulares,
le venden a sus manos irreales
para que éstas lo rieguen, lo fecunden,
por las pieles doncellas, y las viejas,
que a su paso detengan
con pasión inocente, irrazonable,
o ganas inauditas y hasta infames,
que dictan conocerle en sumo error,
sí con sólo mirarlo está ya claro,
que a su paso es mejor torcer la cara,
cruzar de esta acera hacia la otra,
para evitar su sino,
que no pasen sus actos cerca nuestro,
ni siquiera a dos metros,
pues allí está embozado el cruel destino
que seguro entre un quiero y un deseo
te alcanza, te somete, te declara,
y ya no habrá defensa ni gitana
que te salve de este sinvergüenza…

La cabeza de negra cabellera,
de mujer pareciera,
si la cara que duerme allí en la almohada,
no fuera encadenada por el gesto
rutilante en medio del descanso
por la clara belleza y el decoro,
que ni una cicatriz le desfigura
y sí más bien un halo compromete,
aquí la oscuridad sólo atenúa,
el conjunto completo,
no es el sueño y menos el cansancio,
de la jornada entre actos innombrables,
o los vastos recuerdos que le cruzan,
el inconsciente de malo que precede
cada uno de sus pasos…
Es más bien un motivo silencioso,
que en todo corazón de hombre maduro,
modifica las cosas que rodean,
su mundo de vigilia y de quimera
Algo llamado amor ciñe su gesto,
el arco de la frente que los ojos
cerrados como están hace infantiles
y la media sonrisa aun escondida
en la húmeda boca enrojecida,
la reciente existencia de una moza
que le arropa ahora mientras duerme,
todo es siniestro,
oscuro,
negligente,
menos el rostro dormido que lo vence,
igual que hace el amor sin antifaces,
cuando encuentra quien le de lo que precisa,
un latido feroz, mudo, homicida.
que cuando fiel y casto es recibido,
modifica la cara del dormido
hasta dejar el ceño antes fruncido,
atersado infantil y renovado
semejante al de un crío enamorado
de la voz de su madre,
que le pide que cuide su lenguaje
sinfonía de cantos y de risas
agolpadas en sueños
en la cara gitana del durmiente…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

sábado, 28 de mayo de 2011

DE UN HOMBRE CORRIENTE…PARA OTRO


ESTATUTO

hombre_pensando

A esa hora su labor es mirar por la ventana,
dejar ir a los ojos por la blanca baranda,
desleír los favores de las hojas,
que acarician con su vuelo al mundo
sin que a él le interese,
sin que árbol alguno las defienda
por marcharse en su danza
como  cualquiera cuyo destino es errabundo…
A esta hora,
es un hombre común asomado a la ventana,
desertado de temas caprichosos
de asolaciones sacras, repetidas
que pretendieran explicar el mundo,
de sus ojos tan claros ancha emerge
la certidumbre genial que ya lo llena
de que es verdad que él no sabe nada,
y esa sincera postura
que despertara con él alguna vez
adueñada del todo de su cama,
no se marchó,
no quiso nunca irse,
y él la dejó a lo último quedarse,
apoderarse de todo lo que había,
y lo que aun no era allí llegó,
porque ella nada más lo permitía,
la dueña de su vida ella se hizo,
esa seria certidumbre como llama
en las noches apenas alumbraba
pero su llama cierta,
ni ante el viento crecido o la tormenta
pierde su fuerza o sin virtud se apaga…

A esta hora,
en que un hombre corriente como él
se percata nuevamente que está vivo
lo acomete la duda aunque pequeña
por lo que pudo ser otro destino…
Eso llamado recuerdo no vivido,
que tiene rostro de mujer agradecida
pero profundamente triste en su sonrisa
deja caer el velo que la cubre,
y anuncia antes de parecer mortaja
que cualquier sentimiento semejante,
es mezquino y rival casi invisible,
es inútil pretender cualquier pelea,
será escenario falaz,  farsa aparente,
invento de dos pesos,
jacaranda de muertes,
y no es tarea que tenga algún ribete,
el presente es un impávido escenario,
que te muestra la ocurrencia de la guerra
incluso la de hacerse a ver las hojas
que caen sobre el suelo sin remedio…

Y otro estatuto que aun no fue nombrado,
ese de ser el sólo monumento
sobre el cual prender las evidencias
de lo vivido y forjado,
ha de seguirse a punto de la letra,
para llegar así al día postrero,
sin lamentar ni acaso una jornada,
que borlas de color y rasgaduras,
amainen vientos juntas tu figura,
que llegada hasta al final y sin usura,
gastado el fin de tu tiempo,
dejar caer el reloj junto a lo otro
como a cualquier artificio vuelto inútil
para llegar completo hasta ese instante,
sin el menor atributo para darle
como cambio a la muerte,
para intentar convencerla allí otra vez,
de que sola se marche
y te deje otro día
aunque el reloj ya no ande
ni un minuto hacia atrás
o hacia adelante

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

viernes, 27 de mayo de 2011

COSAS QUE PASAN, EN LA TIERRA Y EL CIELO…

COMO DUELE ESE ÚLTIMO LLAMADO


No fue sobre mi piel 
que he dejado esa pobre rasgadura,
que simplemente ella no dejó 
sino mi pobre gestión sobre la suya,
130 escalones hasta un primer tercio
y ya pasé de los dos primeros tercios,
y la fe de seguir se corrompió
cuando hace horas 
llegué al último escalón
y franqueando la puerta aterricé 
en la fea azotea color gris,
para esta muerte gris,
que sólo se sabrá 
si un pie atrás no doy,
la tarea tenaz empieza ya
hacer lo contrario que hice siempre,
es decir, no dejar las cosas empezadas
acabar, acabar,
de disolver su voz entre mis gritos,
que no vienen  a ver lo triste,
lo grimosamente triste de este sitio…
Ya no oigo su llamado neutro,
ni mi nombre sabiamente pronunciado
por su boca que amé,
todo es pasado…
Afuera no se ve, sólo hacia adentro,
el dolor no aminora es mi sustento,
pongo atrás de mi cuerpo a la baranda,
acallo las mil voces que se agolpan
en mi pecho sangrado,
en los pesos que llevo en las espaldas,
y oprimo con mis manos sudorosas,
esta barra que bordea el edificio…
Clavo en ella mi mente,
veo su rostro diciendo sin decirme
¿es ésta una venganza?,
¿es la llamada que hace el universo,
para que ya puedas irte ?
La llamada final que nada dice
el campanazo que grita que  me vaya,
no sé ya casi nada,
esta música clásica me llama,
sobre infiernos o cielos no se nada…

De repente, encima de la lama,
en ese musgo verdoso, incoherente,
el pie del penitente se desplaza
y el peso de su cuerpo
a la pura gravedad sólo obedece…
El equilibrio, un momento de dilema,
ese don exagerado cuando falta,
hace su arribo fatal para perderse,
y el suicida que no fue toma su vuelo,
con la cara lavada de la angustia,
por saberse a lo último un simple ángel,
que intentaba olvidar y no olvidó
y trató de volar y se cayó,
en el postrero instante de dolor
recordó que la tuvo y la perdió,
simplemente no pudo,
no voló…



JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

jueves, 26 de mayo de 2011

SENTIR DESTINOS QUE DERIVAN DE UNO…


POSITIVO

embarazada-imagen

Sale el viento  y cruza raudo por la cuadra,
ya la noche se teje sin remedio,
y aunque no pueden verse las estrellas,
el aire de ciudad es tan oscuro,
la gente se ha mudado de lugar
y es otra la que pasa, es otra casa,
mas soy yo la que distinta aun me acojo
porque la circunstancia me ha dejado,
con ganas de marcharme de todo lado,
y el lugar donde estaba, es decir éste,
a dos cuadras y media de otro punto
sin fuerzas ni deseos engendró,
esta tarde de perros
que llegada la noche se quedó,
ladrándole mis gritos a la luna,
que tampoco ha salido por la bruma…

A dos cuadros y media, les decía,
he dejado hace rato el dispensario,
y el frío que produjo la visita aun lo llevo atado,
a la piel, a los huesos,
a lo largo de todo el intestino…
Este trago separado en cuatro vasos
que al estómago sin más ha calentado,
no ha logrado quitarme el desvarío
que produjo recibir esa noticia,
la noticia del año, de la vida,
cuando no te hallas sola y en diez líos,
como justo me encuentro, o no me encuentro,
singular es saber lo que aguardas por haber buscado
pero no qué la vida de ti espera,
cuando la tuya propia lleva una banderilla,
es un toro que se enfrenta a diez tunantes
le persiguen con palos y con picas,
aun no para matarle sino sólo para que ría la tribuna,
porque la roja sangre hace ver la vida más tranquila,
en aquellos que intactos en su cuero,
calibran lo que tienen o les falta,
por la vista de lo mísero en los otros,
ese dolor ajeno…

Este bar no podría ser más feo,
y este trago tan malo no es de marca,
falsifica el dolor más no el origen,
y me causa mareo,
ya es genial que tuviera que pagar,
para deber saber esta noticia,
que me pone en un lugar tan cruel,
y lo pone a él entre mis brazos,
pero que digo él, puede ser ella,
mientras pongo la queja ante este trago,
el favor de un solo tajo ver crecer,
una rama del árbol va a dar fruto,
no sé bien como le hago,
ni soy muro para colgar el muérdago,
ni tampoco ensenada para barcos,
de la piel ya mejor no digo nada
que otra noche al dejar que ella hablara,
apenas musitando me encontré
con los ojos medianos y la fe
que atados a la cara masculina
que en mis días vi yo más divina,
me hicieron esta suerte de mujer,
treinta años y otros nueve para ver
en un frondio papel un positivo,
está usted embarazada mi señora,
como vino a pasarme a mi este lujo,
si lo estuve evitando quince años,
y ahora que ya abuela podría ser
llega esta noticia, si soy bruta,
ni siquiera en el antes que podía
soñé con una madre sustituta
que le diera a mi vida la alegría,
yo huérfana del siempre y del ahora,
estoy de quien encinta…
ya no importa…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

miércoles, 25 de mayo de 2011

SAGRADAS SENDAS QUE TODOS CONOCEMOS...


MEDIA ROTACIÓN Y UN SÓLO SUEÑO


Es rotación medida la que inicia tu voz,
cuando en tu tono bajo y amoroso
te despides de mi y te das la vuelta,
colocando tu espalda deliciosa
contra la mía seria, decadente,
con tu corto y difuso
buenas noches

Y si agregas querido en el inicio,
o al final, con un dejo soslayado
que mirando un segundo de mi lado,
se cuelga como niño irreverente
de la ventana abierta de un hospicio
y en mis ojos sin lastre lo haces mio
entonces el sagrado sacrificio
de otros días cansados se me olvida,
y sacando los recuerdos me germino,
a mi mismo entre tu carne me convierto
en el hereje mayor que te conmina
a pasar en las bocas miel divina,
toda la noche, sin horas, ni morfinas,
para quitar el dolor que no repara
y que queda metido entre las carnes,
para surgir de nuevo al otro día,
a las diez y catorce o a la una
cuando te duela allí entre las costillas,
o en la caída plena de las nalgas,
por llevarte de los llanos a las cimas
sin medir bien la hora de salida
y mucho menos la hora de llegada,
ampliando entre romeros y entre dalias
las ganas de querer y de quererme,
para que no más me digas buenas noches,
y repitas los gritos contenidos
después de mojar todas las sábanas,
a punta de sudor y semen vivo...

Nos dejamos llegar a la mañana,
alegres por tener el sueño entero
y empezamos mejor un día nuevo
diciéndonos mi amor,
este día mi sol
amanezco a tu lado
y como manda el canon,
me encontré tu deseo
y no he dormido...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

DEL CELULOIDE.....

AL VACÍO LLENO
-Un tributo a Mónica Bellucci-


De dos lados se hace todo entero,
al igual que en cuatro direcciones
puede hallar cualquier hombre o mujer
dirección y destino a su deseo...
Pero no, dice mi voz en esta noche,
sólo un lado halla el borde este minuto
en que huye tu alma
y comienza mi secreto desvarío
por hallarte tociendo la cabeza,
por hacerme con tu aroma mi sorbete,
y tenerme de ti como otros días...
te has ido de aquí, nunca estuviste,
acaso fuiste aroma,
en mi plato servido, enamorado
el mejor manjar de los hallados,
la foto en el portal no es mentira
dice que eramos fuertes como robles
una sola mirada, poesía,
el aire por lugar de crecimiento,
la voz que nos hablaba hecha de vientos,
el corazon trapasado alguna vez
por una flecha que nadie lanzó bien
a los dos corazones trapasó,
y al menos hoy
debo dejar sentado,
mi solo corazón late completo
pero con apenas una diástole partida,
y una sistole callada, que ya nada adivina,
que nada en sí reclama
en la sal de la vida no halla gozo
como antes cuando estaba
con sólo una pizca ambos hallaban...

Es noche cerrada en esta alma,
cada silencio aturde
y la fría morada no es de nadie
a pesar que todo tenga nombre,
y el suyo por marcharse haya borrado
de mi piel una por una toda marca,
una pieza de mi busca mi lado,
y sin culpa encuentra su vacío,
en el lado de él siento mi llanto
y sus lágrimas mojan desde cuando
el talado feraz
que su ida dejó en el lado mío...

Amado...
Que, amada...
Cuál es tu lado...
No lo sé , amada...
¿Tienes tú por ventura
 el lado mío?...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor


lunes, 23 de mayo de 2011

EL DORSO DE LA NOCHE…


PELIROJA CON SANGRE DE SUICIDA

SI

De aquel día en que el guarda la enjaulara
tanto tiempo ha pasado sin sentirlo,
y las cosas su símil han seguido,
las dos piernas con trajín están robustas
y la cara algo ajada, es por la hora,
pero tiene lo importante en su chistera
que está justo en el centro
como siempre,
justo a medio camino entre el ombligo
y las feas rodillas algo juntas,
verdad es
se han atesorado más  tristezas,
lanzado menos nocturnos alaridos,
más demonios caminando por los muros,
menos risas guasonas han salido
brotando extrovertidas por su boca,
y algo más de cabello es evidente,
ahora rojo, color sangre - color muerte -

Escándalo sincera le decía
la boca de su madre ya muchacha,
si acaso entre sus piernas más espacio
de la obligada cuarta entre una y otra,
es curso de ramera esa conducta
y te vas a caer ya pronto, linda,
si la andas mostrando a todo ojo,
sin siquiera lo mínimo, doctrina,
para saber que miran los que miran,
y que silencian esos cuando acaso,
pasando por el frente de tu vida
al decir respetarte muchareja
te envisten con sus vistas de reojo…

La camándula de muro es una ofensa,
este cuarto de maja sinvergüenza
que huele a polvo seco y a lujuria,
no puede tener horcas dibujadas,
ni renglones emblemáticos de curia,
ni promesas de diablos en sotana…

Bella pieza de obrera de la carne,
que desciende y asciende cada día,
desde el mismísimo infierno  desertado
hasta el cielo de Niza que quisiera,
está escrito entre pieles mocedades
quienes antes lo habitan luego vuelven,
esta dama de rojo en su cabeza
y utilería de a pie para salvarse
no tendrá más promesas diferidas,
que las propias de llegar al otro día,
con suficientes ganas para darse
con la piel, el coraje  y la sapiencia,
que le deje cobrar la diaria herencia
que ha ganado su piel sucia hermanada,
ese juego de amarse sin amarse
aun recuerda los ojos de su madre
diciéndole con quejas, hiel vencida,
de su propia fatal desesperanza,
que plata mal habida, mal gastada…
El refrán de las putas y los druidas

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

SABEMOS DE HÉROES Y DE HIMNOS…


SEMBLANZA DIURNA

LUZ DENTRO

Hablemos del vigor,
está el que al respirar nuestro pulmones
acaba de llenar con un impulso,
sólo es abrir la fosas y halar,
kinesis- cinemática- dinámica,
palabras deletreadas con simpleza
pero nacidas ayer de aquel enigma,
fundado por egipcios y por griegos,
cuyo enclave de números perfectos
traslada lo impreciso a lo medible
con apenas trazar puntos visibles…
Hablemos de la fuerza y su vector,
la línea ya presente en el dibujo,
que parte de un lugar y luego asumo
por vocación dirige intencionada
la fuerza que la mueve hacia otro punto,
desde A hasta B
trazamos una línea,
y sumando al recorrido sus obstáculos
hallamos aritmética en lo simple,
en lo llano y sencillo maleficio…

Hablemos del poder,
pero no del usado para hacer
que pase todo lo ajeno hasta mi mano
y yo me quede con el
sin que otro pueda por fuerza arrebatármelo,
de ése poder no, hablaremos mejor
de ese casi invisible que aparece
para en ese mismo sitio convencerse
con nosotros al tiempo de que todo
es factible de a poco mejorarse,
aunque luzca perdido, embolatado,
y tengamos los ojos y hasta el alma
llorosos,
con pesar,
encalambrados,
el mundo cuesta abajo se presenta,
guerras, maldad, demencia por todo lado,
en la propia conciencia
no existe claridad tan sólo flema,
de lo que antes fue bello nada queda
el pájaro sin trinos ahora canta,
madrugadas en grises sin naranjas,
positivos que no son lo que aparentan
y que traen destrucción
tras el gesto fatal de la careta…

Hablemos si queréis sobre el poder,
o bueno, del genérico, la fuerza,
que en el siguiente paso ha de tener,
la oscuridad perpleja de este ciego
para sabiendo que todo es dirección
conservar el sentido de su paso,
a derecha, a izquierda, por el centro,
oye bien,
este camino abierto,
no eres nada para nadie,
conserva la mesura y el sustento,
a derecha,
a izquierda,
por el centro…

El ciego de la silla se levanta,
abre un poco la boca, su bostezo,
con la fuerza que ciñe su bastón
envía luego su paso
en el oscuro fuero cincelado
el aire ante su fuerza se detiene,
ante él dobla rodilla el firmamento…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

viernes, 20 de mayo de 2011

FORMAR LO QUE SE AMA…

DE ANTIFACES Y MÁSCARAS

EL CENTRO

En mi mano los dedos alargados
y en ellos diez perfectos dedos
que han estado por siempre amancebados,
haciendo de entre líos
los mejores trabajos…
Algún recuerdo dice
que las yemas historias de aprendices
han sin un pesar perfeccionado,
en cuentos entre dígitos y sabios,
que el silencio rememora,
unos días entre el último escalón
y el sagrado descansillo
donde el cuerpo siempre tiende a descargarse,
y produce sonidos insidiosos
como esos que salen de los bronquios
ante la sana labor de respirar,
en ese que ante el gusto por fumar
dejó olvidado el vicio sin reposo
de vivir por solo habito…

El llanto en la escalera suena limpio…
El gorgoteo  de hembra quinceañera,
que ha visto partir a su edecán,
de la mano serena de la noche,
cuando supo en perfecta discusión
que no era su gusto compartido,
y el favor de su padre no cedió,
para darle al muchacho un pescozón,
y de bribón tratarlo, sólo eso,
por haberlo encontrado entreverado
con su cuerpo turgente,
sus senos en la boca adolecente
que todavía recuerda en ese gesto
al dato maternal que le trajera
al mundo de los hombres hace poco,
dejaron al papá con cara ajena,
policía,
preceptor,
gentil maestro,
sacerdote guasón,
tío funesto,
reticente y falaz desconocido,
sin rasgos del padre enternecido
que revisó tareas por la noche,
mientras ella dormida,
soñando con sacarla como fuera
de la pobreza peor de un pobre sueldo,
de la mísera casa de una pieza,
del hogar con papá pero sin madre
porque ella se fue a ninguna parte…

La escalera podría hablar historias
alegres, afanosas y decentes,
pero hoy el llanto de ella la precede,
y los diez testigos sabios en mis manos,
que acarician sapientes su cabello
no pueden confesarle a la doliente,
que solo ayer el duro adolecente
del cual estaba su corazón enamorado,
a solo dos kilómetros en auto,
besaba entrelazado a otra muchacha
que no era mi bella consentida,
y hoy mi autoridad se deposita
en cada bella lágrima vertida,
sin que sea la verdad una invitada,
a la escalera silente que me observa
abrazando a mi hija, que obediente
me deja gobernar esos calores,
los calores que llegan,
y que ya no se irán,
de la piel sedosa que la cubre,
del fondo de sus ojos y  del borde
que en sus piernas se une majestuoso…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

jueves, 19 de mayo de 2011

SOBRE LA MESA…


FULL DE ASES

arte-en-la-playa_1

Adheridos fatalmente a los objetos,
escondidos tras la falda larga y cálida
de las viejas costumbres,
fundidos a nuestros dioses de hojalata
que salen a pelear las guerras nuestras
con las armas diseñadas para otros,
que no muy bien partieron hace siglos,
de puertos cuyos nombres olvidamos
antier hizo seis años,
y todo porque el moho desabrido
nos hizo estornudar doscientas veces,
sobre el pañuelo rosa de un amigo,
que lo buscó anteayer antes de irse
para el juego de Moscas contra Pulgas,
que está muy por debajo de Delfines,
en las cuentas del bar, en las callejas,
mal nacidas apuestas de la noche
que ganaron sin ver a las del día,
el lunes aposté que ganaría…
Y el dios que me defiende
de los viejos azares y los nuevos,
me dijo en el oído pendenciero
que a todo le fuera y perdió el caballo viejo,
la estrella redimida no nació,
su luz tan fulgurante era mentira,
y en los mapas que habían prometido
mostrar la sucursal de un nuevo río,
si acaso un manantial pinta en azules
las brevísimas aguas que alcanzaren
para apagar la sed de mil jornadas,
ya  hechas de desiertos que llegaren,
apuesto a que si canto al firmamento
se estrella sobre el suelo en este instante
mal nacida mi suerte que no atina
en la cara me cae la saliva,
sí ofendido como hoy escupo al aire,
y luego autoridad sin estandarte,
con mi nombre en papeles azul grises
una multa pequeña o una grande,
me darán otra suerte,
por pintar en los muros groserías
y en las manos pondrán verde maleta
que me sirva de amigo y equipaje
para ser desplazado, ser goleta,
apostar a quedarme para irme,
a ganar la partida para darla
por perdida y donada,
otra vez sin que nadie
me obligara…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

miércoles, 18 de mayo de 2011

AMATORIOS HALAGOS DE LA PALABRA...

MEDIOEVO


Un lamento creído
por tan pocos,
por sólo uno,
yo,
tejido como salmo por las manos,
entre aguadas oraciones
y gestos de dolor
sin bautizo,
deberá ser enmarcado,
puesto con nombre propio
en nuestro cuarto
y mostrado
al que sea,
al que llegare de improviso
cual si fuera un trofeo decorado
por vencer lo invencible,
por salir del olvido
por propia mano impuesto
renacido, 
roto cerrojo que antes fue candado al cuello
cerrado monumento,
por haber puesto al amor
por fundamento
y comprobar que es sólo
un aderezo, 
del mejor plato si pero sólo eso...

Un lamento olvidado,
porque quien torna vivo del infierno,
se ocupa de muy bien narrar el cuento
a los primeros tres,
o diez,
o cien, 
pero de ahí para allá
hace apenas resumen...
Cuenta lo que pasó
como si de otro
un recuerdo recordara,
de un tercero,
o acaso de un querido familiar,
sin extenderse,
ha de estar ocupado en el presente,
incluso si otro amor se le atraviesa,
ya no será galante ni otra pieza
de justa cacería consentida,
su alminar sobre torre ha construido
y es seguro el cerrojo
de su bello aposento,
al que quiera la llave 
sólo tiene permiso para usarla
cuando caiga la noche,
y su silueta amada debe irse
cuando surja la luz por la ventana
y por obra del amor el día nazca...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

martes, 17 de mayo de 2011

PURA VERDAD...


INDULGENCIA


Te bautizaré comarca fiel,
te quitaré las placas que tenías,
te pondré algo de piel
pariendo cada gozo epitelial
que me hallas ofrecido sin rencor,
por no haberlos vivido
en otro tiempo
cuando el favor dejado por los labios
en cuerpo de mujer cara y vivida
perfecto desde el sexo hasta mi tacto,
que mereció un ser y dar
mucho más amplio,
mucho más bosque,
más destilado pecado,
y no fue por la gracia
 de su nombre
destino,
traslación, 
viaje,
discurso
o simplemente
un viento que pasó
con su sutil coraje enajenado
y la privó de ver ese sombrero
que recogía yo del mismo suelo
en el momento exacto
en que la tarde
mencionaba su nombre
gris,
latino,
al oído cerezo del destino,
que hoy te hizo el amor,
sin detenerse
veinticuatro horas 
con todos sus minutos,
vestido de italiano,
que te digo,
es decir,
desnudo como el humo del tabaco
o igual que ese vapor 
del capuchino,
que espera en la mesita
del aun no compartido desayuno

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

SENTIR, PENSAR...REGIR...


QUIÉN CRECE QUÉ...


Perdido gobierno de las ansias,
que la razón luciferina entierra,
hallo en vuestra ausencia aquel poder
que la niñez tuviera
y el demandado crecimiento
me ocultara,
en esa dura madurez
que día a día solivianto,
minuto a minuto 
de mi rostro oculto,
segundo a segundo
entierro sin virtud ni nudo...

Debo alcanzarte...
La inocencia febril 
largamente  corrompida,
grita en la puerta del siguiente latido,
no le des a la razón
más respuestas
si con ellas matas,
lo que pide ese niño
que hay por dentro,
y si otorgas más de lo que pide,
tenderás una trampa al universo
que ha sobrevivido
pese a todo,
allí verás tu rostro compungido
por matar por etapas a ese niño,
que cavila en tu interior 
cual forajido,
para elegir el camino correcto,
si no es el pensamiento su reducto
acaso lo sea el sentimiento,
y allí detrás el ceso te supera
y la ilusión del bien pensar te mistifica,
y sales a buscar a la ramera
que dio la vida al cagón
que te la quita,
pues será ya tarde 
que llega la respuesta,
que no puede habitar
en cuerpo de hombre
el saltimbanqui sentidor
que tiene por alma su quimera
y mil diamantes vivos
en su infantil cabeza...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

lunes, 16 de mayo de 2011

EN MEDIA NOCHE SOMOS TODO...


ECLIPSADOS


Son esos mutuos acuerdos
nacidos sin el cómo y sin el dónde,
cuando sólo como en puente de peatones
surgió en algún momento el suave qué,
solidario invitado de los solos
para que encuentren algo
de entre el todo,
en el tema de amores y quebrantos,
que tiene los capítulos completos...

Y a veces,
en las noches incoherentes
en que somos y no somos a igual tiempo,
como seres eclipsados encontramos,
cual correo regado por el suelo,
que espera a ser leído
para sanar dolores sin momentos,
conversaciones idas,
belicosos silencios,
ausencias sin rostro,
permanencias
que no debieron ser
pero que fueron...

A veces,
rendido por la noche,
que se abate como crepúsculo
en solo medio universo,
viene el amor a compulsar mil copias,
de sus fueros hallados y perdidos,
tomando por asalto nuestra boca
la última copa de vino que desliza
nuestra mano dormida,
y entonces esa magia no llamada,
hace fiel campamento en la memoria,
es nuestro corazón casa tomada,
 sin poderlo evitar el tiempo pasa
del triste eclipse de la noche,
cuando sale otra vez el astro rey,
del eclipse que fue
no queda nada...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor