sábado, 17 de septiembre de 2011

O LO UNO O LO OTRO.....

OTRO EDICTO


Los idos,
los remisos,
los difuntos,
los que apenas ayer reconocimos
que sin culpa duermen hoy en el olvido,
los carentes de culpa,
los culpables,
los que lograron todo,
los que suerte mejor se merecían,
los parcos,
los honestos,
los que blindaron todo y lo perdieron,
los que tuvieron fe,
y los otros,
esos que se dignaron de lo digno,
y aquellos
que vergüenzas ajenas contrajeron,
los estéticos,
los feos,
los medianos,
los que hicieron de todo con las manos,
los señores de sabios intelectos,
los mansos y también los orgullosos,
los que tuvimos miedo y lo perdimos,
esos que se metieron en carrera
y entre la muchedumbre enardecida
traspasaron países y fronteras,
sin por eso merecer ser más felices.

Todos esos,
y los que se salen de la lista
por saber pertenecer con garbo y clase
a eso que llamamos mayorías,
sabrán dispensarme sí hoy demando
las palabras de amor adolorido,
y me recuesto al sabor de los recuerdos
escondidos,
místicos,
ideales,
y no escribo el poema que debía,
para el que estaban estas lineas destinadas,
que en medio del fragor por un llamado
entre miles de rostros que han pasado
sucumbió sin saber a la batalla...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

10 comentarios:

  1. su letra es muy rica en cada contexto que le adhiere asi esten conviviendo varios sentimientos en una sola poesia.. lo hace magistralmente,

    ResponderEliminar
  2. Quisiera ser la magia de tus enigmas para dorar con pétalos morenos el canto de tus palabras y bailar el rito que me ofreces en tus versos, tomada de tu mano hasta el final del camino de piedra donde quedaron los olvidos de los de antes. Esa batalla se da poeta, como sea!!! A por ella mi caballero luchador, te admiro y te quiero por la diversidad maravillosa que te habita poeta. Te dejo todos mis abrazos y mis besos lobeznos adorado José Ignacio.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre apotéosico mi Restrepo, un manjar sentirte

    ResponderEliminar
  4. y no ha de preocupar la opinión ajena, incluso ni la propia, cuando de edictos de soberanos se trata, porque regente el alma sabe lo que pide y dónde se recuesta dueña última de sus siesta, una bella pieza Restrepo, de ahí que tan bien haga el apellido eco.

    ResponderEliminar
  5. En la hora de dejar agradecidamente, una nota, por venir aquí y dejar la huella fresca, te digo Gricel brevemente que tu paso es tranquilo y diferente, y eso lo hace más de algún modo memorable............

    ResponderEliminar
  6. Gracias Pocho, sólo sentir tu nombre es certeza de tu abrazo....

    ResponderEliminar
  7. Por tu rúbrica pletórica de acertado estímulo y radiante de tu palabra e imagen, Te doy las gracias Jeannette que nunca es tarde para llegarle al hombre y al poeta son su salario mejor: el de la honesta flor que le repite que el candor que produce a fe que llega...agradecido Loba!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Abigahil, la sombra musitante de tu paso deleita por sólo saber, que precederá la siguiente vez que vengas...Abrazos..

    ResponderEliminar
  9. Sólo el criterio de alma parlante, que toma estos sencillos escenarios como palestras de calor intempestivo, para dejar de experiencias plasmados lo que llamamos en argot rudimentario, la seña del vivir, del irse..Entonces, bien que lo dices querida Carmen, el alma recostada es la que rige...Y el descanso, sí llega, que no nos mal críe...Gracias por venir...

    ResponderEliminar