sábado, 22 de junio de 2013

TIBIA LA SOLEDAD, QUE ARRIBA / Poesía de José Ignacio Restrepo




LLEGANDO



Termina el viaje...
Los boletos de barcos y de aviones
dormidos en las manos,
te miran sin hacerlo y abatidos,
tus deseos pasados por sombríos,
enumeran las cláusulas, los hechos,
esas marcas ya puestas y olvidadas
para que ante el llamado cual aldabas,
te abrieran esa puerta de recuerdos,
sin apenas mirarla, sin ceñirla,
rondándola amorosa con los dedos,
y en ellos recordándola esas yemas,
habitadas por ecos,
cicatrices,
por la mora de rojos que en sus grises,
colorean de edad lo imprescindible,
esa puerta franqueada por tu cuerpo
y encinta de tus cortas oraciones
con el toque del alma por empuje,
y el talón del deseo al ajustarla,
para que tras de ti
todo se cierre...

Termina,
con la lluvia vespertina
de ese color dorado que te avisa,
que luego nacerá la oscuridad,
hasta esa no querida de los verbos,
que quisieran decir, amar, velar,
y no consiguen ya preocuparte
mucho menos nacerse hasta la hoja,
esa que arrastra el viento,
o esa otra,
que brota del cajón de la gemela,
en ese cuarto hotel donde has llegado
a venerar por fin la soledad,
sin hacer ese duelo del impío,
que pretende llorar por que ha perdido,
tras gobernar el ancho de sus días,
que le fueron legados como premio,
al esfuerzo salado,
a esa fuerza perdida,
llamada entre los deudos vida,
y entre los fallecidos
lo ya ido...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

6 comentarios:

  1. Preciosas tus letras, cuantos recuerdos, siempre recordar nos pone un poco melancólicos pero nos traen también una picara sonrisa de alguna travesura o un momento especial, bellísimas tus letras querido poeta, me han hecho recordar, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo saben los hoteles, mi querida amiga, y esas manos acaso confundidas por el adiós vocal de alguna piel, que fue su enamorada solo ayer...Gracias por venir, abrazos...

      Eliminar
  2. ...celebremos la tibia soledad, esa cuna de sabanas de lino y ren das de adonde emerge la vida interior que buscamos...es cuando somos verdadeiros y.falsos, nos desnudamos deante de nosotros, de lo todo y de lo nada...celebramos la vida, lo silencio y muertes fisicas, que las otras se imponen, se espanden, se agarran a nuestra piele...y ya todo pasa a hacer parte de patrimonio proprio y inviolable...y tanto a reflectir pero el esencial lo deciste tu en este tremendo Poema ...es na TiBIA SOLEDAD que reside la claridad...bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantas veces vivido, tantas por vivirse, emerge como sombra el sentimiento de lo sensiblemente ya vacío, y con su rostro nuevo, entre el poema, me agarra de las manos y no suelta, como si fuera un crío con sus quejas, rezongos, regañinas, cantinelas por tener en la boca, en un diente perdido, un dolor sin nombre, renacido....Gracias corazón, por llegarte hasta el nido, donde la luz es sombra, aunque con brillo...

      Eliminar
  3. Inmenso eres amigo con tus letras. Llegar o irse... a veces nos abraza el tono melancólico y vemos como el inclemente tiempo nos hace su presa. Es como una gigantesca espiral que se siente muy dentro. Hábilmente la has retratado en versos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidentes entrambos oleajes, de los sombríos rumbos, puentes, muelles, sabe la luz de tarde si amanece, que quedará rendido entre su brillo, esa tenue beldad en extravío, que apodamos sin fe melancolía, por tener impreciso rostro femenino, como las que enamoran por cursillo, las que triste mirada dan en venta, desde aquella ventana o esa otra, que queremos sin más cambiar por risas, sin más, mi amigo Justo...lo sabrás tú mejor, en paz deduzco...Abrazos..

      Eliminar