miércoles, 30 de noviembre de 2011

SOMETER O TOLERAR... / Poesía de José Ignacio Restrepo

LEALTAD DESNUDA


Gasto cruel del que mi mano se ha cansado,
y que lo deja tirado sobre el suelo
como a un niño viejo que olvidado
a dejado a sus pies sin el regreso,
al común lugar de cita con recuerdos
que le tuvieron por fiel protagonista,
limadas por tanto tiempo las aristas
sin que hubiera un plateado resultado,
solo opacos colores,
abandonos,
tirando de los pomos de la puerta
donde el presente cada día se presenta,
arden los singulares comentarios
de los ojos de sus infancias resolutas,
casi como plañideras prostitutas,
recelando de clientes conocidos,
mientras que el hambre atora los sentidos
de cuya vocación firme y bendita
debiéramos obtener gentil noticia

La botella vacía nos avisa
que estas sedes no son providenciales,
del ordeñado pregón de sus altares
vasta recordación tengo y reparo
cada que me detengo por remedos
que me hace mi perfil desde el espejo...
No temas, silenciosamente digo,
nada hago de bien sin esculcarme,
pero fuerza no opondré a distinta suerte
si por afán o decidida circunstancia,
fuera a desaparecer lo omnipresente
para poder seguir en la batalla...
Enconos debo tener de cien pasados
que me pidieron iguales resultados,
y vos seguís aquí gentil memoria,
dirigiéndome sin vara ni reproche,
esperando como dama a que la noche
nos junte aquí en la cama sin remedio,
para decirnos cosas como amantes
de propósito incierto, altisonante,
en el más misterioso de los lazos,
el que lleva un varón con su pasado,
desquicio de otro canto de algún Dante...

 JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

2 comentarios:

  1. Hay muchas cosas que quedan atrás, viejos recuerdos traen a la memoria ecos de cualquier naturaleza que pueden incidir en nuestra vida diaria si dejamos que nos afecte. Hay que seguir, estás en lo cierto. Una magnífica poesía reflexiva.

    ResponderEliminar
  2. te brindo un abrazo en razón de tu cercanía y otro a favor de una reflexión compartida, en distintos lugares pero similares modos...gracias por leer, Justo y por sentir con estas letras mías, ocasión para seguir hermano...

    ResponderEliminar