jueves, 17 de septiembre de 2015

AL MENOS VEINTICUATRO HORAS / Poesía de José Ignacio Restrepo


UNO SOLO...UNO SOLO


Volver,
regresar por los pasillos ansiados
con sus cuadros callados y elocuentes,
alargados de días que no acaban
para llegar a noches delicadas
cuando entran todos a olvidar
dónde están, quiénes son, a qué le apuestan,
como almas de ignorados trashumantes
que solo quieren pasar a este lugar
para encontrar a otros como ellos
en la mesa del bar frente a su vaso
de alcohol sideral
frío y brillante...

Recoger la huella que dejé
para cuando volviera sin culparme
y tomar del suelo sin preguntas
los pasos que dejé de tiempo atrás,
saber que aunque esto está igual,
han mudado de sitio la matera
donde antes decía bienvenidos,
y el alumbrado es nuevo y digital
igual que el equipo musical
que parece mover todo lo móvil
de lo duro que suena...

Y la gente parece ser más nueva,
los rostros lucen menos arrugados
y esos que bailan sin parar
de hecho podrían ser mis hijos...
al llegar mi pedido solo miro
los ocho años y medio que pasaron
y pienso sin pensar por un momento
que no parece ser el escondrijo
para abrigar mi sincera condolencia,
miro entonces a la derecha y a la izquierda
y veo que no hay nadie que repare..
el ron se queda allí sin consumirse
con la cuenta y algo de propina,
salgo sin despedirme como siempre,
luego veo la luz desde la esquina,
es la jugada correcta,
tengo algo de soda en la cocina
e intacta la memoria del quehacer,
si voy a cometer algún error
que sea uno nuevo
por favor...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

2 comentarios:

  1. Cada imagén, no tienes idea como la he disfrutado, gracias a esa travesía no se pierde el color, ni en los pliegos de la piel como en la gris memoria...Así como nunca me ha sido antepasado ese fresado que me dice cuanto más habrá de proyectar y saldar suspiros de dolor y de botón, mi devoto amigo, José querido... Abrazos.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... recordando a mi padre, Karelia, que en paz descanse. Tomó mucho y al final, ya tarde no tomó nada... de él aprendí lo que tengo de equilibrio. Gracias por venir querida y por tu generoso comentario.

      Eliminar