viernes, 11 de diciembre de 2015

BOTELLA ADENTRO... / Poesía de José Ignacio Restrepo



SOLAR COGNITIVO


Mi última ebriedad aún transcurre...
Su lento encallamiento me enamora
y no sé qué licor sin etiqueta
me hace salir sin ropa ni maleta
por las calles de dios
de este vil sitio
donde pese a mi favor
nadie se tuerce,
ni los ojos descansa de mirar,
cerrándolos de bruces contra el cielo,
como hago yo al entrar a cualquier día
cual si fuera tufo de capellán,
o zoológico sin reja o cuidador
con caminos montados por desuso
y lágrimas de sangre
que aún lloran ser lastre
por los muros...

Invito con mi voz
a los presentes,
pero nadie responde,
simplemente no hay barra en donde atarse,
ni sillas o mesas o paredes,
mi grácil borrachera marcha lenta
por la cómica estancia de mi adentro
y en turbias letanías me repite
- el lugar está hermoso,
su buen gusto
habla bien por usted...guarde silencio -

En la gesta mordaz de ésto decir
para que en cientos de ecos
se deshaga,
lo menos que pensé fue que pasara
mi atado subconsciente como paje
y me dijera lo bien que me vestí,
lo útil de un espejo por aquí,
donde  no existe uno...

Le repito, toma una bicicleta
y márchate antes de que te ate
conmigo al catre donde estoy dormido...
pero de nada vale,
en una risa aviesa y galopante
me dice con los ojos comatosos,
por dios, cómo no ve,
atados vamos hace mucho tiempo,
conozco de memoria sus destierros
 y las palabras sucias por lo urgentes...
Estar borracho no es tan diferente
a comenzar un viaje sin dinero...
y desatendiendo las voces de los astros
comenzar a andar algún camino
y no ése que indican las estrellas,
incluso desmintiendo a quien lo afirma,
es mejor salir de afán
desnudo y ebrio
a cumplir una cita con la noche
que dudar de encontrar tras el derroche
un mágico camino
de regreso...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios: