lunes, 18 de enero de 2016

SOLO OLER DEBE HACER DAÑO A LA PIEL.../ Poesía de José Ignacio Restrepo


PREGUNTAS


Aplaudir hoy lo triste,
bienvenir como amigo al desencanto,
de alegrías va harto el corazón...
de rojos y amarillos que se marchan
sin darme una razón...
Abro entonces la lata
de imágenes que vagan entre el gris,
sin darme una alabanza, una razón
para que yo las vierta con cuidado,
están aquí,
se ofrecen sin candado...

Miro tras de la verja,
un perro en conmoción me está ladrando,
tranquilo me detengo,
los míos como siempre solo husmean,
y allí está ese color...
En sus ojos de lirio ya aplastado,
un gris hecho de nubes que se marchan
cubriendo su mirada de preguntas,
ladra pues el hocico lo interroga,
¿son tres o acaso es un batallón?
...no podré siquiera contenerlos...

Puede con los recuerdos
pero no
con la injusticia infame
de no ver...

Sigo,
la historia corre por mi plasma,
soy como perro viejo que se fue
y ahora huele entre todo su morada,
se oculta de quienes pueden darle daño,
pero no puede evitar el recordar
cuánta paz había entre sus guerras,
cuánta alegría fiel entre las penas
que no lo echó a la calle lo que había
sino esa codicia infame de tener
lo que la calle inmensa prometía...

Sin vista ahora en la reja huele afuera
preguntándose una y otra vez,
qué tiene de aquello que fue suyo,
dónde vive su orgullo...
porqué tiene su piel tanto cansancio
y tantas cicatrices su recuerdo,
y esas manchas que viven en sus ojos,
¿se vinieron con él sin él querer
de qué viejo solar o arduo rastrojo?

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario