miércoles, 21 de septiembre de 2016

SIN UN PAN QUE PAGUE MI FAENA.../ Poesía de José Ignacio Restrepo



ALTO COSTO


Caro el impuesto 
que revierte el eco de mi fuerte queja, 
y cara también la dentellada 
en la augusta morada....
su pared llena de apuestos ornamentos, 
es hoy reseca grava, 
puesta como fermento, 
cual si fuera habitual ver en el muro 
ese rastro calado de sol puro 
persiguiendo los pasos del poeta, 
o sus tópicos líricos
que llenan de pudor su raciocinio...

Y lo vemos prendido del techo, 
para salvar su puesto en el decir,
la costumbre de obrar tal como piensa, 
la diáfana labor oscura hoy
que le devuelve al alma su sustento
trasbocando en ecos
sus silencios...

Vaya esta suerte de venir 
a buscar aquello que va atado 
en nudos simples y ya sucios, 
y de golpe poder ver en los muros
sus rupestres esencias, 
encontrar la fe perdida en llantos mudos, 
distante apenas del loado ayer, 
cuando sumamos que perdimos, 
y en esta resta de zócalos ajenos 
no hallamos los décimos de calma, 
que precisa nuestro azar para seguir
siendo de esta amplia humanidad
que nos deja vencidos
por sabernos sus hijos. 
Este saber que sufrimos 
de forma parecida 
tiene de algún modo un recado venial, 
y los versos nos dejan regalado 
su conjuro ensamblado. 


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario