viernes, 16 de septiembre de 2016

SOLO RETÓRICA / Poesía de José Ignacio Restrepo



VIDRIO MOLIDO



No más la ventana...

No tendrás donde más ofender 
tu mirada viajera
si escondemos al sol y a la luna 
esa dulce ventana,
oficina y rectángula plana donde vistas mundanas
se buscaron en lejas estrellas y en el límpido cielo,
mientras le recitaron de nuevo 
a esa hermosa de turno
viejos versos de jungla encantada,
manteniendo la turbia mirada cual sincero estandarte
reluctante en las tímidas carnes,
febril y decantada,
otra vez y otra vez y otra más,
repitiendo la corte en su foro,
tres que son
la ventana, la fémina y vos
mal poeta precoz...

Han tumbado la casa y con ella
ha caído esa hermosa ventana,
no culpable de nada...
No echa en falta la luz sus presencias
pero si a la estructura donde hacia el amor al pasar
ignorando a cualquiera
que en su cuadro perfecto y sublime
se encontrara buscando un no sé,
algún eco, otro verso de vuelta,
casi siempre encontrando al silencio
que dormita en un ancho sepulcro,
pues no cree en palabra enhebrada,
ni en urgente mirada...

Pobre diabla la hermosa ventana
que hoy disuelta en ladrillos partidos,
les parece decir pobres pillos,
cuánta farsa decir ese amor
mientras nada sentíais,
y era todo faltar al colegio,
a la vida hacer un ovillo mientras brillan los labios
y se moja la piel y el deseo
algo arriba, algo lejos, más allá
y con solo mirar una vez, otra vez o quizá una más,
de verdad la verdad aflorara en las turbias miradas
que en el cuerpo y la piel atoradas,
no dejaban vibrar, ni sentir,
mucho menos hallar la verdad,
y a esa dulce mentira de dos que tuvo cielo propio
un final colocar de cristal,
no una estatua de sal en los vidrios
quebrados por miríadas
sobre el piso...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

2 comentarios:

  1. y es en que en la turbia mirada a veces asoma la claridad del sueño...siempre a tu vera poeta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...de tu mirada, entonces, tibia veta...gracias siempre querida Anabel <3

      Eliminar