viernes, 21 de septiembre de 2012

ESTA MUSA ALADA / Poesía de José Ignacio Restrepo

LA SUERTE DE MI PADRE


Percentiles de greda y maniquíes, 
sublimadas tareas y motines, 
la ardua y milenaria cruel tarea 
de entender lo que es solo susceptible, 
de sentir por momentos merecible...

Cruel tarea, 
es dada por el tacto la misión 
y otorgada al favor por seso abierto, 
pensar y disentir del corazón, 
mientras adentro lucha nuestro perro, 
el lábil y valioso corazón...
Pienso del fiero deshacerme en oros,
tarea de este diario miramiento,
ruégole a mi festín no cierre el antro
donde como y suplico para verme,
pues soy monstruo como todos
y tantas veces me niego
o me conformo...
Me he vestido con mi piel de dinosaurio
para ver si me extingo finalmente,
y no puedo lograrlo,
me quiero como soy
o demasiado,
no alcanza para darle todo al manso,
a ese corazón octogenario
que vive entre mi pecho adolescente,
y no guía mi mente lo confieso
pues tiene ese tono autoritario
que era de mi padre y se llevó,
una noche en que acabó 
su buena suerte...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. A veces uno tiene que quedarse prisionero y mudo de nuestros propios sentimientos , y no dejar ladrar el perro , pero.. estas haciendo bién... o mal..?? a ti mismo....
    Los sentimientos y sensaciones hay que dejarlas fluir para liberarnos , no encontrarnos en una carcél donde se agoniza lentamente entre la sombra y la duda , sin ver la luz de sol.

    ResponderEliminar
  2. Las amarras, las horcas, los cadalsos y los perros, son figuras del imaginario del poeta... Su presencia, sentido y posición dentro del escrito no pueden leerse en su significado real pues solo sirven en tanto se construyen las imágenes... La lectura presume identificaciones en quien lee, pero sobre todo interpretaciones personales y abiertas... Agradezco muchísimo tu lectura y tambien el comentario Brujilla..

    ResponderEliminar