domingo, 16 de febrero de 2014

DEUDA SANGRANTE / Poesía de José Ignacio Restrepo


LA AMPOLLA


Hay una huella
que quieres bien borrar,
tanto de esos internos derroteros
como de los visibles senderos de la piel,
pues solo verla o sentirla con los dedos,
desarma le velo de fétidos recuerdos,
el vaho feo  de áridas conquistas,
el cruel dolor sumado a la desdicha
que deja todo pecado capital,
cuando no existe
perdón que bien lo absuelva,
ni mano bella que borre la cuestión
de pernoctar sin fe,
cada que a duelo pasa por las yemas
la ampolla gruesa que deja el disparar,
con parque nuevo,
sin miedo de que acabe,
pagadas balas
que vienen a matar...

Ampolla que se crece cuando debe,
cuando eres vestido y remangado,
y llegas a la selva o a la mar,
con la orden de armar mapas extintos
que no pueden brotar de eso que hacen,
disparar donde mora ese desorden,
donde debiera ir de amor vestido
ese hombre descalzo, humilde, probo,
liberado de ampollas descaradas,
que no es el estafeta de esos altos
que de atrás olvidaron la decencia,
y no pueden sembrar la dignidad...

Desandar esos pasos dolorosos,
y raspar las ampollas aún sangrantes,
es tarea de todos los que fueron
 a ser cobardemente hombres pequeños,
cuando todos corrían para huir,
pues gigantes oían,
disparando sus armas que decían
que salieran de allí,
que solo eran para ellos
cucarachas...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. Maravillosas letras, cuanto dolor y tragedias que no tienen fin, esas ampollas nunca se curan y cuando cierran dejan cicatrices, muy tristes pero hermosas son tus letras querido poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperando que curemos entre todos, esas heridas rotas que no sanan...Esperanza feliz que no nos falta, y hará posible éso y mucho más...Besos Loly, gracias por venir a leer y saludarme...

      Eliminar