sábado, 19 de abril de 2014

EN EL JUEGO DE ENTENDER / Poesía de José Ignacio Restrepo


TODOS PONEN


Otra vez una musa atravesada
me pide que converse del tributo,
sin explicar de cuál,
el dado ya
o el que ha sido pedido y no se paga,
porque no es justa acaso la palabra
del que ya lo exigió,
pobre el decoro,
el manso tributante no es tan bobo,
es poco lo que tiene y lo que logra,
y no es tanta la vuelta de la noria
como para pedir
que el hoy nos cese...
Algo debo decir del tema,
entonces,
yo que soy tributante minorista,
ahora que está abierta la revista
donde podemos ver
nombres y todo,
estigmas, mondadientes, serenatas,
a todo lo que salga de barata
y termine en la lona o en el circo,
podemos condonarle el pundonor
de ser entretenido catecismo,
o al menos reportar por una hora
suficiente tributo para el ojo,
si no pernil al menos tripa dura,
déjanos en el plato
explicación,
que a todo ya pusimos precio caro
como para entender del bien valor...
Remiendo los calzones
del ayer,
para que pulcros vistan mi decencia,
les pongo un parche viejo que resista
esas serias jornadas de la silla,
y saco la pomada de la espalda
para dulce frotar
todo mi cuerpo,
brotan letras gerentes que me ordenan,
que ya nada tribute en plata muerta,
que pague con mis deudas mis ganancias,
para que el que me pide
bien lo entienda,
y devengue de todo lo que atisbo
suficiente rigor en aforismos,
verde, atado, en mi selva de jurado,
para dar al café la nueva toma,
tributos del sentir
al que razona,
y silencio encajado al que no pide,
ni siquiera entender
lo que ha pasado...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario