lunes, 14 de abril de 2014

LA LABOR DE ENTALLAR LETRAS / Poesía de José Ignacio Restrepo



AMANUENSE


Hoy, otra vez, me pregunté en silencio,
porqué soy tan proclive a elegir temas
que me llenen los ojos de tristeza
o me partan a fuego el corazón,
porqué llega esa musa de la guerra,
o la que muere de hambre, o la arrollada
por un coche que no la quiso ver,
o esa musa violada por su padre
en presencia de esa otra que se dice
ser la madre, o la progenitora...
cuando nada le sino traidora...
Porque caen historias como rosas,
y yo debo escribirlas, darles vida,
si yo prefiero musas estandartes,
o musas que me canten cosas nobles
para yo transcribir la poesía,
con los ojos plenos de alegría,
alegando por nada contra el cielo,
bendiciendo el fuego de su azur
invitándolo al pecho y a la vida...
Pero no,
las historias perdidas me  persiguen,
es el sino fatal del escritor,
elegido desde antes por sus temas,
colocadas estrellas cual diademas
van cosidas a mis plateadas canas,
suspirando cuando comienzo a abrir
ese extraño instrumento donde escribo...
Me buscan sin llamar las desventuras,
y les pongo la tinta sin pesar,
luego acabo y miro lo que he hecho,
mi derecho, leer, luego llorar...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright © 

0 comentarios:

Publicar un comentario