miércoles, 22 de abril de 2015

CLAMORES Y SILENCIOS HECHOS TRENZA / Poesía de José Ignacio Restrepo


SI EL DESTINO...


Y si canta el herrumbre de los cuerpos, 
no hay lima desgastada que no apueste su sed 
de en ti anidar y herir por pura suerte,
para sacarle brillo a las cenizas
y ponerle retales de recuerdos 
a ese hueco hecho por el tiempo, 
que decidió ganar tu sed de lecho....
Amo el resguardo interino de tu voz, 
donde soy dueño, avaro, pasajero...
y no recuerdo cercano bautisterio 
donde ir a mojar mis menoscabos,
el trajín hilvanado a mis recuerdos 
que ya tallan sin más mi piel cansada, 
para obtener el frescor claro del ámbar, 
que tomé de tu piel sin un temor
o leí de tus cartas deseadas
cuando lejos estabas...
 Tus ojos destilados en augurios
tienen lo que les falta a estos que ven
cómo se multiplican adjetivos, 
si logras convocarme como hoy
en esos negros brillos que conversan,
desde el cielo que se abre y luego cierra
para regarlo con la brea destilada, 
del cansancio indómito en los míos
de días largos que no tienen norte...
y ponerle al mismo tiempo sin tu magia, 
esa tapa al frasco de lo tuyo
 para dotar de arabescos y belleza 
a mis solos y verbales artilugios,
 lugares de gozo si te pienso 
pozo de mi alma alegre por mirar, 
que simplemente aguardan por tu piel
así tenga las marcas del olvido
en tu senda de moho...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO

• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario