lunes, 20 de abril de 2015

UN NUEVO LAGAR / Poesía de José Ignacio Restrepo



LLEGA



Opones a la cruz las cenizas de un arpa 
y con eco profuso dejas ver que la cuerda
ayer tensada y rota buscándose entre sonidos multiformes 
puede hoy ahorcar la búsqueda de sus pasos que no están,
el terror de la huida que viviste o  su ausencia turgente,
porque todos tenemos culpa del desorden que vemos 
y basta entre cerrar los ojos por miedo taciturnos
para ver que sentirla no nos sirve de nada,
y allá en los alveolos del alma encerebrada
puja y sufre aún vivo el pasado que fue...

 Teme el celo perdido el aroma pueril de amores no logrados
cuando hace como ahora su arribo la dama que te mira,
sabiendo en sus adentros por la forma de verla,
que ella es la elegida para llenar la cama que no habitas,
y  que tu piel fantasea con una Dulcinea presentida
pues hay mujeres de lujo y hay princesas solo de recambio
para alguna ilesa hasta su muerte o a su huida temprana,
reina serena del alma y en ella permanente...
como un premio inmutable, una gracia etérea,
convertida en única por siempre y sin esfuerzo,
del que atrevido y noble su hombre en su momento 
logró en su dirección y bien sufrirlas y amarlas,
sin saber que amándola ya estaba perdido,
 pues todo amor que empieza - si es de origen divino -
 a un fin interminable ya está subordinado...

En el bucle imantado de sus cabellos 
que tocaban un punto justo entre las nalgas, 
cada noche principio, cada noche final,
se tejía lo eterno sin saber que ocurría...
Un beso más osado y más bello que el de antes
dormía entre los labios del amado y amante
para ser puesto allí al final de la espalda...
cada vez que acabaran el acto interminable...
Eso la hizo eterna en su mente hecha de alma,
para decirlo bien, sus besos la hacen viva aunque ella se ha ido,
 hay mujeres que nunca pasarán aunque mueran 
entre hiedras enredadas o estalladas de rojo
entre miles de fragmentos de guerras odiadas...
La que llega ya sabe, lo dice mientras mira, 
que tendrá para amarle también saber sufrir
y a la efigie impoluta de la vida de aquella 
que vaga por la casa, el cuarto y el jardín,
desde ya le recuerda que ella aún existe,
se halla en el menú del diario simplemente 
lidiar sin ignorarla o fiel reverenciar,
como a un Hada Callada de quien restar camino,
el que quede, el que baste, el hasta allí transcurrido.
 

Aceptar que tus recuerdos vagos o inconstantes
son camándulas recias que te cuelgan del cuerpo,
instantes imborrables, viejas tapas marcadas,
y que ese nuevo amor de pieles pernoctadas 
parece blanca sal y arde sin heridas
más el fuego quemando en otro cuerpo ajeno,
que no es cuerpo, no es voz, no es eco ni es pellejo...
Hiel bañando los restos de viejos animales,
 centeno seco y duro sirviendo de alimento...
en mitad de un clima de grises revejidos....
Arden rojos sin embargo entre los pálidos ojos 
y todo lo que mira de alguien antes fue,
debieran dar un paso para atrás antes de otro que merme ese zaguán,
para pagar dolores prevenidos no ha de usarse plata del ahorro
y si en los dedos ilesos de guerras emprendidas  no hay sombra de anillo
o rencores vividos en dramas de corral...nueva estás y ya ilesa
también trazada tu vida con pinceles perfectos,
aunque sea la imagen de una dueña pasada ama de este lugar
del que nunca se ha marchado,
la que tiene con trazos de avaro carboncillo 
en la cama,  el jardín, incluso en la vajilla...
Traes tus ornamentos por ser joven y ser bella,
y una mejor paleta y la brocha ancha y nueva
y pintura del rojo de tus labios callados,
la labor es tapar con tu cuerpo febril
las noches y los besos de ese inmenso pasado...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©
 ( La ilustración es de Chie Yoshii )

6 comentarios:

  1. Preciosas letras al amor, los recuerdos que aún se sienten que aún se respiran, bellísimo querido poeta, con que elegancia describes la pasión y el amor, bella imagen, gracias por tus maravillosas letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre un nuevo gozo la creación, y al mismo tiempo el regalo de vuestros ojos y almas que se acercan...gracias Loly, abrazos..

      Eliminar
  2. Geniales momentos de lectura llenos de sensibilidad y emoción.Gran escritor ypoeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y tu presencia tan grata como el eco de un agua bajando la colina, esta misma mañana... Abrazo fuerte querida Mila!!

      Eliminar
  3. Siempre tú...., eso es lo bueno... Nos llevas por el pasado, lo compartes, nos regalas tus tiempos..., y nos ofreces el papel principal... Nos regalas la rosa con la que tintar las noches, los días, los cruces de horas y meridianos.... Y lograr formar parte... Un placer siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ....aunque haya días francos y otros puro material de guerra, mientras a solas me gasto y me indigesto, coleccionando música para escuchar mientras tejo mis telas de letras, a solas solamente como quien dueño de su circo de todo lo cree capaz por más de ser el único que salta, el acróbata solitario de noches riesgosas y filiales con su mismidad...y esos amigos y amigas que se acercan, y entran a la carpa con su ticket de oro...en la mano siempre una rosa blanca; si hay rosas querida algún sitio es hostal del corazón, y en mis poemas largos o cortados merece que le de mis alabanzas...Gracias por tu poesía y tus bellos regalos querida mía...

      Eliminar