viernes, 30 de octubre de 2015

COINCIDIR, ESE MILAGRO / Poesía de José Ignacio Restrepo



SUELO CALIENTE


Y tras del ofuscado palpamiento
entra en vigor la etapa de gemidos,
bien mezclados los tuyos y los míos, 
tanto que no podemos con las manos
sostener este placer que arde,
y se pelan nuestras mutuas comisuras
en ese acto precoz que no es un beso
sino aletargamiento entre la usura,
espejamiento de labios, golondrinas
que caen desdobladas sin saber
que no está lejos el suelo de su fe
pero dolerá si es alta la cornisa...
Contradiciendo las leyes y el manual
llegamos hasta el bies de la jornada,
no la nocturnidad es la que alumbra
sino la aurora tibia, el mar del alba...
y debajo casi de la cama
aturdidos pero muy felices,
decidimos quitarle a todo fecha,
hacernos por hoy irresponsables,
enfermarnos para el mundo triste
y anudarnos allí, atornillarnos,
solo comer lo que tenga el enfriador
y mudarnos al sol de nuestros ojos,
no ir a trabajar...por hoy juiciosos, 
en este bamboleo hipnotizante
de extender en el amor
el fiero instante...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright © 

3 comentarios:

  1. ..que perdure el instante y se haga eterno.. fingir estar enfermos, si no deliramos ya... Apasionadas letras, Jo´se.. bello encantamiento.. Un abrazo bien fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por tus palabras Isabel. Son como un regalo seguir con este hacer, que sale dulcemente de tu alma. Un abrazo amiga.

      Eliminar
  2. Sutil manera de describir ese milagro en suelo caliente...que se ha sentido esa alta cornisa...sin importar el golpe...divina diempre tu forma de llevarnos adherida a tus motivos..
    Como recarga energizante en la zambullida uncion
    Besos mi querido poeta sabes que no olvido tus escritos....

    ResponderEliminar