viernes, 2 de octubre de 2015

LO QUE MUCHOS CUENTAN.../ Poesía de José Ignacio Restrepo


YA ES SANGRE SECA


Donde hay muchos plantados
queriendo desde ahora
dejar allí sembrados sus largos huesos blancos,
tiene mi sombra apego,
y alguna jovial magistratura
pues es desde otro tiempo hereditaria
por haberse allanado a tus sosiegos
y haberte dado un lazo de alabanza
para que tú lo ataras al vacío,
única tierra digna de labranza
para dos que dicen ser lobos unidos,
en el paso del hielo quebradizo
y en el nombre encabado
en la nostalgia...

Sembradas multitudes, solo pienso,
dejado ante el olvido para darlo
al que llegue con hambre,
como yo,
al que no tenga nada y solo venga
y el hambre se le salga por los ojos
y no tema alzarse de la piel
porque está lleno de pálidas usuras,
a ese alimentar con mieles nuevas
nacidas del deseo bipolar
de subir y bajar de las esferas
donde las cosas perfectas solo viven
de dos minutos uno y luego estallan,
a ese que regresa como hebra
cuando era antes un nudo en gruesa soga
darle pienso en plato y con cuchara,
y luego engalanarlo con los ojos,
y desbordarlo a punta de te quieros
mientras la piel le sigue
y el suceso
de ser alimentado lo bendice
forjando en su palabra la alabanza
y en la nuca otro dije...

No te muevas de encima que me caigo
estoy haciendo el segundo calendario
con tu rostro y el mío sobrepuestos
en una virginal policromía
de soles siempre azules contra lunas enanas,
hechas de blanca sal y raya negra
que pinta los dos ojos destacados,
viendo todo de lado,
que elegancia,
mientras duermo y despierto exacerbado
con todo por hacer como anteayer
y tu mano en la mía,
recontando,
lo que voy a ganar sin dar pelea
por perder la bendita soledad
y bajar de mi corto pedestal
para ser tu doncella...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. Eres maravilloso... tus apasionantes versos ofrecen toda una aventura... Apetece leerte, apetece sentir cada palabra, dejarse llevar por ellas... Fortísimo abrazo José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo recibo y te doy uno mío, con la fuerza de toda mi alma, para que crezca adentro tuyo...como un árbol de follaje inmenso, como un viaje de recodos llenos que nos deja al fin serenos, cansados, en aquel lugar que siempre soñamos...que de amor te lleno, Isabel...Gracias por venir amiga bella...

      Eliminar