martes, 31 de julio de 2012

DEL TRECE... / Poesía de José Ignacio Restrepo


QUEMADO


Con la tez en escamas y el espejo,
obrando como critico glorioso,
mi cínico dilema sigue vivo,
hostigando este viaje que en el fondo,
no tiene una misión ni un compromiso,
un festejo inefable por la duda,
una centella amable a la pregunta,
de qué ciega razón le da su rumbo,
y si debo aguantarme otro estallido
que le queme a mi rostro
su delirio...

Compresas de las sales con que como,
en aguas que han llegado de los mares,
que tengo por montones en poemas
lacerados del alma y vecindades,
en mi cara cubriendo lo quemado,
esperando con fe que regenere,
mientras ríe mi boca por capricho,
y el dolor me corrige en un segundo,
doblegado al dolor
hosco relincho...

Trece son los destierros que me esperan,
que ningún desterrado bien conoce,
en su propio terruño ya no ver
el camino que lleva a lo que tiene,
al llegar no poder reconocer
lo que antes le fue propio y ajeno,
en el músculo centro y capital
esperar el latir del bien obrar
para desenvainar ese cuchillo
que quiere cercenar el estribillo,
que brota de su boca sin demanda,
corre mi bienhechor que cae el sol,
corre que este es un día sin honor,
salta por la ventana sin mirar
si es del último piso el alfeizar,
o es solo una parodia de un nivel,
pesadilla de altas cualidades
en las cuales todo podría suceder,
sin bajarte siquiera
de la cama,
mientras se ríen de ti los pedestales...


JOSÉ IGNACIORESTREPO
• Copyright©

0 comentarios:

Publicar un comentario