domingo, 1 de julio de 2012

SI UNOS OJOS CANSADOS… / Poesía de José Ignacio Restrepo


COMO AQUEL TANGO

n o s t a l g i a

Inocencia pueril la del que vuelve
esperando encontrar los bienes idos,
del galpón que dejara alguna vez
hay ahora inconscientes edificios,
y en vez de animales de labor
hay doscientos restoranes sin olor…
Lo moderno nos deja sin parientes
con que hablar de los recuerdos idos,
solo deudos responden a los nombres
que hoy son calles que no terminan nunca,
como altares de dioses infecundos
deambulan las cosas ya vividas,
ignoran de quién son  y allí escondidas,
arremeten en ciego sufrimiento
contra vientos que las levantan alto,
el que llega a recordar no encuentra nada
de aquello que la memoria le decía,
ufánate del amor que siempre vive
y ahora se da cuenta del error,
sin quererlo está de nuevo listo
para hacer nuevos recuerdos como un cristo,
que se hubiera bajado de la cruz
sin encontrar abajo a los que ayer,
lloraron su partida y su quebranto,
cual si fuera morador de un camposanto…
Memoriosa labor la de olvidar,
es mejor diariamente recordar
que nada tiene el presente de impreciso
en el hondo porvenir que no posee,
el recuerdo solo es si le precede
ese tiempo que espera por su olvido…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

4 comentarios:

  1. la misma huella que perece en la arena, se eterniza en el hormigón, no siempre es la memoria sino mayormente, la intención. Poema inmenso poeta, mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del aliento de día me hago noche, cuando manos me tocan y libero mi alma de barrotes, y el lenguaje del recuerdo prevalece sobre todo otro afán...Gracias Carmen, por venir a casa, abrazos...

      Eliminar
  2. Y así igual que el tango "...guardo escondida
    una esperanza humilde que es toda la fortuna
    de mi corazón."
    Volver, siempre, pero a marcar nuevas huellas, no sobre el camino ya andado, sino el tiempo no hará bien su trabajo de olvido.
    Te abrazo muy fuerte querido José Ignacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que en mi pie se adormece la esperanza, pero útil como es me lleva solo a lugares de ensueño recorridos, unas veces dormido, pero otras infamemente vivo, de mi piel que es testigo te lo digo...Esta voz tuya, Fabi, que replica tiernamente aquí en mi oído, la valoro yo tanto, no dejes de venir, abrazos...

      Eliminar