domingo, 19 de agosto de 2012

DOLORES REMANSO / Poesía de José Ignacio Restrepo


PARCA


Sentido molde
que se perdió de tanto ir a buscarse,
de tanto recabarse entre la piel
del argentado embalse de sus llantos,
deriva hacia su sed sin fecha cierta
que solo sabe bebe del coraje
que la impulsa a odiar primero hondo
y por último a amar sin un te quiero,
solo por ver su rostro de gitano
que la llama al portal por dos segundos
para dejarla amando,
en soledad...

Cuando la guerra viene
y se lo lleva,
pues le gusta matar sin casi culpa,
ella lo ve marchar entre los otros,
con sus cánticos adustos de lo hoscos,
y entonces cree ver al niño manso
que se voló de hospicios y de antros,
para volver su suerte un maleficio
revestido de premios infatuados,
su rostro es tan perfecto que da miedo
incluso para un árido soldado,
que se va a batallas no tranzadas,
en busca del hedor de muertos vivos,
mientras deja al amor en el visillo,
desleal y ampuloso,
la promesa de retornar queriendo
está franca pidiéndoles permiso,
pues lleva a la muerte apretujada
en sus bolsillos de lona
bien trenzada,
lambiéndose los labios sin color
pues aun sin marcharse de la villa,
con su cuchillo de marca diestramente
en la espalda ancha y lunareja,
le dibuja la seña de la muerte.


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

2 comentarios:

  1. La soledad y el amor apasionado suelen ir juntos, tal como pareces compartir tú tambien al principio del poema, aunque haya un giro después del primer párrafo que parece desmentirlo en parte donde el amor toma el giro de una mera dádiva generosa por parte de la amante, enamorada más de la figura que representa el chico que se aleja que de su persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atraer, alejar....el trabajo del azogue, y la virtud del día....que tus palabras de alma revestidas dejan claro, por arte...Agradecido, Fernando, por tus palabras de proximidad y gracia, que veo ya siendo noche...Abrazos...

      Eliminar