miércoles, 1 de agosto de 2012

UNAS POR OTRAS... / Poesía de José Ignacio Restrepo

SIN TÍTULO



Deletreándome ahora,
vestido con mi frac aquí en mi pozo,
te prometo sincero y comulgado
que serás entre todas mi pecado,
mi ladera encerada,
potestad de pasión excomulgada,
con nombre entre callado
y prohibido,
dormitando a mi lado,
solo mío...

Salido del afuera o del adentro,
tomado de la mano,
medio ebrio,
te prometo en la hora veinticinco
que llegarás tardía cuando llame
pues tu sino ocupado de quimera
yacerá con cualquiera una mañana,
y yo como un dispuesto visitante
pondré mis ojos lejos de tu talle
por juzgarlo ajeno,
divertido y ajeno,
entregado al otro que no soy,
y que no quiero ser
pero que sueño,
sin permiso,
obviamente,
sin permiso...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. las promesas de la hora veinticinco, es que me encanta esa hora, el sueño y la realidad se hacen homogéneos... este poema es encantador, date permiso poeta, no hay lugar que te cierra una puerta.. te quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos ese central, el corazón donde hemos vivido, tantos instantes bellos compartidos... Que se halle el camino, y se trasponga est'a puerta, cuando toque el deseo nuestra alma, querida Carmen... Gracias por venir!!

      Eliminar