sábado, 16 de marzo de 2013

BASTIÓN DE PECHOS ROTOS / Poesía de José Ignacio Restrepo


LA SOMBRA


Dolores que se visten de ternura, 
llamados entre copas rotas, 
la música de fondo rompe todo
y te parece el eco sincerado 
de un llamado hondo que no cesa, 
letanía de piel bautizada, 
y de ella voz sin tiempo ya,
de sus pasos por tu vida enrarecida
de  lo tuyo y lo de ella resentido
 reflejo medio oscuro de quién más,
de lo tuyo y lo mío...

Y me habita el vocablo apasionado 
de algún hombre de armas y entelequias, 
roja su dermis de atacar sobando, 
verde el impulso invisible por no hallar
la joya ésa de ingrávida esperanza, 
que le inspira entre sueños madrugados,
y que también, mi amor, lleva tu cara,
y tu cuerpo sangrante acrisolado,
él y yo, sin más nos parecemos
por tener la misma inigualable fuerza, 
para darle y seguir, y darle más, 
a esa hembra sin nombre que lo adeuda, 
cada que mira tan roto mi antifaz...

Vete por más y sueña otra velada
lleva tu red de pesca, tu mirada,
hazle la corte como solo sabes tu,
dejando sobre el piso miel y babas,
no tengas miedo de fallar en diez sonrisas
ni de arrastrarte menos de lo justo,
porque llevas ese albornoz de piel brillante
que es igual a tu cara en todas partes,
reconoce la gente tu arrebato
y el rojo corazón que lo produce,
arde la letra gentilmente enviada
rubricada con besos agrandados,
de tu alma solana
enamorados...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario