jueves, 11 de abril de 2013

AQUEL BELLO LUGAR / Poesía de José Ignacio Restrepo


FILIAL


Visitaré un lugar
con mis palabras vivas,
que ya hace mucho perdí por no volver,
no sé si aún como era permanece,
lo digo porque yo ya me marché,
sin más esfuerzo que el diario de vivir,
me convertí en otro inesperado,
igual que el bosque se muda
sin moverse,
con solo el viento y las horas
por verdugo,
o mejor digo, por capitán 
y actual contramaestre.

Ahora mismo le miro con respeto,
templado entre mis pálidos haberes,
esos diez pinos en fraternal hilera,
en la distancia callados
me decían,
que ya estaba llegando a aquella casa,
donde mi hermana mayor
hacía las veces,
de una mamá querida y sustituta,
en esa casa campestre y solitaria,
aquellos árboles desde lejos me miraban,
sentidamente movidos por el viento
de ese cerro capitel
al descubierto

Un recuerdo pretérito que ileso
me trae hoy momentos tan hermosos,
mientras que veo por la gran ventana
pasar la tarde, marcharse el bello día,
de esta otra vida
completa, diferente,
que adolecía del místico recuerdo
desde hace tiempo allí, fiel,
esperando,
a que su dueño filial lo rescatara,
para volver a brillar,
vivo y dispuesto...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


2 comentarios:

  1. Precioso recuerdos que no olvidamos nunca, hermosa manera de recordarlos, si lindos son los recuerdos son así de bellas tus letras, eres un magistral poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos, de hecho, parte irremplazable de nuestros recuerdos,somo depositarios de una memoria invariable, que debiéramos guardar con cuidado, pues se puede romper, puede cambiar sin que queramos, puede irse de tajo...Nuestra forma de vida la cuida, la empobrece o la termina, y éso puede sentirse mayestático pero es la verdad de a puño...Recordar es vivir, gracias Loly, por venir a mirar cosas pasadas, que tuve y ya no tengo, pero que poseo ilesas entre mis recuerdos...

      Eliminar